actAnalysisEspañol

Apertura de embajada una victoria para la Revolución Cubana

Partidarios de Cuba celebran la apertura de la embajada en Washington, D.C.Foto: Sarah Sloan

Originalmente publicada en Liberación Periodico, agosto 2015

Con el fin de la congelación de relaciones diplomáticas que comenzó en 1961, Cuba y los Estados Unidos han abierto nuevamente las embajadas en sus respetivas capitales.

El 1 de julio, los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama intercambiaron cartas en donde confirmaron la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas. En la ceremonia para abrir la embajada cubana en Washington, D.C., el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla atribuyó el avance diplomático a “la libre e inquebrantable voluntad, la unidad, el sacrificio, la abnegación, la heroica resistencia y el trabajo de nuestropueblo, y por la fuerza de la Nación y la cultura cubanas.

Varias generaciones de la diplomacia revolucionaria confluyeron en esteesfuerzo y entregaron sus mártires.”

Mientras normalizan los enlaces bilaterales con el gobierno estadounidense, Cuba también exige la derogación de las políticas que afectan negativamente al pueblo cubano, afirmando que sólo así puedan haber relaciones verdaderamente normales. Esas políticas incluyen el bloqueo económico y financiero, la ocupación del territorio de Guantánamo, y todos los programas y esfuerzos auspiciados por el gobierno EEUU, que pretenden desestabilizar y subvertir a Cuba.

El prestigio mundial de Cuba, en gran parte por su internacionalismo que incluye la lucha contra la transmisión del VIH, y la campaña contra el ébola en África occidental, ha creado la presión al gobierno de Estados Unidos para que negociara con Cuba. La restauración diplomática es parte de un mayor acuerdo que liberó al resto de los Cinco Cubanos, y eliminó Cuba de la lista de supuestos auspiciadores estatales de terrorismo.

Como revolucionarios y partidarios de la Revolución Cubana, el Partido por el Socialismo y la Liberación ve el nuevo giro de Estados Unidos como nueva táctica para rescatar la influencia que ha perdido en América Latina. Está claro que la estrategia de aislar y estrangular económicamente a Cuba falló. Un sector de la clase dominante estadounidense, incluyendo la administración Obama, calcula que usando otros métodos será más efectivo entratar de derrotar el socialismo en Cuba.

Por ejemplo, para el año fiscal 2016, Washington ha aprobado por lo menos $30 millones para financiar una reducida oposición derechista dentro de la isla y su contraparte en Miami.

Con los ejemplos de Siria, Libia y Irak, sabemos que promover “la democracia” y “cambios positivos” es código para diferente forma de intervención con el fin de debilitar estados soberanas y antiimperialistas. Por supuesto, el gobierno revolucionario de Cuba considera justamente la apertura de la embajada como victoria. El gobierno cubano ha defendido su soberanía fuertemente. Continua defendiendo sus programas de salud y educación socialista, y continua la tradición del internacionalismo en cuanto a la medicina, ciencia y su apoyo para revolucionarios exiliadoscomo Assata Shakur.

Apoyamos firmemente al gobierno cubano y defendemos la Revolución y la construcción del socialismo en Cuba.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close