URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
AnalysisEspañol

Biden y Trump compiten para producir el anuncio más engañoso y racista contra China.

Desde el brote del coronavirus en los Estados Unidos, el mantra en los labios de los políticos estadounidenses, expertos en medios corporativos y presentadores de programas de entrevistas ha sido un aluvión continuo de ataques contra China. No solo no se proporcionan pruebas reales para corroborar las acusaciones de que China “encubrió” la gravedad de la pandemia, sino que tampoco se permite ningún debate público o desafío a la narrativa de los medios de comunicación estadounidenses.

Como una extensión del esfuerzo de propaganda contra China de la clase dominante, los dos candidatos presidenciales corporativos, Trump y Biden, compiten entre sí para ver quién puede transmitir los anuncios de televisión más virulentos contra China. Uno atacando al otro por ser “demasiado blando” o incluso un títere para China, los anuncios racistas que usan música de fondo ominosa y retórica vitriólica sirven para pintar al país como una amenaza villana para los Estados Unidos y el mundo.

Ni los anuncios de Biden ni de Trump abordan ninguno de los problemas cruciales que enfrenta la mayoría de las personas en los Estados Unidos hoy en día en medio de la pandemia: la falta de pruebas masivas y el seguimiento de contactos, la falta de atención médica gratuita, la grave escasez de EPP cuatro meses después de la crisis , millones de despidos mientras los trabajadores luchan por pagar la renta y el hecho de que este país tiene el mayor número de casos y muertes en el mundo por COVID-19. Estas no son prioridades para ninguno de los partidos de la clase dominante, pero China sí.

Las mentiras y la información errónea caracterizan los anuncios de Trump-Biden

De las muchas mentiras que se inventan para culpar a China de la pandemia y la recesión económica mundial, el anuncio de campaña de Biden se lleva la palma. El anuncio de la campaña de Biden ataca a Trump, no en base a las muchas políticas horribles contra la clase trabajadora, así como de carácter racista que su administración ha llevado a cabo en los últimos cuatro años, sino al afirmar que Trump “le dio la espalda” a EE.UU. por China. Específicamente, la acusación es que los expertos sanitarios estadounidenses no fueron enviados por la fuerza a China, en contra de los deseos del estado soberano chino, para encontrar información que supuestamente estaban ocultando.

Pero, de hecho, los expertos sanitarios de EE.UU. visitaron China. Dos expertos en salud estadounidenses, uno de los Centros para el Control de Enfermedades y otro de los Institutos Nacionales de Salud, visitaron China del 16 al 24 de febrero como parte del equipo de investigación de la OMS que elogió a China por su respuesta para contener una enfermedad nunca antes vista como COVID-19.

En el mismo sentido, el anuncio pro-Trump America First Action acusó a China de ser responsable de la pérdida de empleos en los Estados Unidos. Pero son las decisiones de los CEO’s, ejecutivos y accionistas corporativos estadounidenses, decisiones en las que los trabajadores no tienen voz, lo que determina cuántas personas están empleadas en un momento dado. En las últimas seis semanas, se estima que al menos 30 millones de personas en los Estados Unidos han perdido sus empleos.

No es China la que despide a decenas de millones de trabajadores en los Estados Unidos; son las corporaciones estadounidenses las que priorizan sus márgenes de ganancia. No es el coronavirus el que despide a los trabajadores; son los jefes y ejecutivos capitalistas. Los mismos políticos estadounidenses que están repartiendo billones en rescates a Wall Street y los grandes bancos, dejando migajas a la clase trabajadora, insisten en que todos los males en la sociedad estadounidense son culpa de China.

El anuncio pro-Trump también ataca a China por la escasez de EPP en los Estados Unidos, cuando en realidad el congreso de EE.UU. ha elegido durante meses no implementar la Ley de Producción de Defensa para producir suministros críticos en masa. La afirmación de que China está acumulando suministros es ridícula: solo en el último mes, China ha exportado 4 mil millones de máscaras y miles de ventiladores y kits de prueba a países de todo el mundo. Por supuesto, nunca se menciona la guerra comercial y los aranceles del gobierno de EE.UU. sobre China que impiden la entrada de bienes críticos a los Estados Unidos.

Ambas partes, Biden y Trump, acusan a China de mentir y retener deliberadamente información durante días o semanas sobre COVID-19. De nuevo, esto es una mentira. China notificó a la Organización Mundial de la Salud, a los CDC de EE.UU. y al Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. inmediatamente después de que una investigación epidemiológica interna sugiriera un nuevo brote viral en la provincia china de Hubei. El 1 de enero de 2020, los CDC de EE.UU. se enteraron del nuevo virus y su impacto potencialmente devastador, un hecho que informó el New York Times en enero.

En referencia al tiempo transcurrido entre el descubrimiento del virus en China y su llegada a los Estados Unidos, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, preguntó legítimamente a principios de abril: “¿Alguien puede decirnos qué ha hecho Estados Unidos en los próximos dos meses?”

La campaña bipartidista contra China es una campaña de distracción y de pasarle las culpas y responsabilidades a ese país; una campaña de distracción ante el fracaso total de la respuesta del gobierno de EE.UU. a la crisis de salud pública, y la bancarrota del sistema económico capitalista que en sí mismo da paso a recesiones y depresiones económicas periódicas. Cada siete a diez años, la economía capitalista se estrella con o sin COVID-19, y el gobierno de los Estados Unidos responde con rescates para los ricos.

“Detener China” es el mantra bipartidista del día. Cada movimiento que hace China se enfrenta injustificadamente a las críticas y al odio visceral por parte de la clase política estadounidense y sus fieles servidores en los medios corporativos. La pandemia de coronavirus se ha presentado como la oportunidad perfecta para atacar y difamar a China, ya que ideológicamente preparan a la clase trabajadora de EE.UU. para un período potencialmente devastador de confrontación con el país.

Ambos partidos políticos en los Estados Unidos buscan hacer de China un enemigo nacional. Pero la clase trabajadora de EE.UU. tiene más que ganar con la amistad, la solidaridad y el intercambio de conocimientos con China y el pueblo chino.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close