AnalysisEspañol

Camino a la catástrofe: Biden busca un frente unido para enfrentar a China

La primera gran cumbre entre altos funcionarios estadounidenses y chinos terminó el 19 de marzo en Anchorage, Alaska, y reflejó las profundas tensiones que han llegado a definir la relación entre los dos países. La parte estadounidense, representada por el secretario de Estado Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, aprovechó la reunión como una oportunidad para presionar sobre puntos clave, en línea con la doctrina de la “competencia de las grandes potencias”, de fomentar un nuevo período al estilo de la Guerra Fría de confrontación. Al concluir la cumbre, Blinken comentó que las dos partes estaban “fundamentalmente en desacuerdo” sobre cuestiones económicas y políticas clave que China considera fundamentales para su estabilidad interna y sus derechos soberanos en el mundo.

Yang Jiechi y Wang Yi, los dos principales diplomáticos del gobierno chino, no estaban de humor para ser intimidados. Yang expresó su “firme oposición” a “las interferencia de EE.UU. en los asuntos internos de China”, advirtiendo que China “tomará medidas firmes en respuesta”. Yang también denunció la práctica estadounidense de utilizar “la fuerza militar y la hegemonía financiera para ejercer una jurisdicción de brazo largo y reprimir a otros países”. La delegación china planteó la cuestión de los abusos contra los derechos humanos cometidos por el gobierno de los Estados Unidos contra los estadounidenses negros.

Claramente, no se avanzó hacia el alivio de las tensiones diplomáticas, y la administración Biden mostró poco interés por ese fin. Apenas dos días antes de la apertura de la cumbre de Alaska, Washington anunció que impondría sanciones a 24 funcionarios chinos por las políticas del gobierno central en la ciudad de Hong Kong. Biden y sus principales tenientes han dejado claro que se ven a sí mismos encerrados en un conflicto a largo plazo con China para preservar el dominio de los Estados Unidos en el mundo.

La cumbre de Alaska culminó una ráfaga de actividad de una semana de altos funcionarios estadounidenses que buscan reunir a los socios menores del imperialismo estadounidense para agudizar las tensiones con China. De hecho, al mismo tiempo que comenzaba el compromiso “diplomático” de Estados Unidos con China en Alaska, el secretario de Defensa Lloyd Austin estaba en India instando al primer ministro de extrema derecha Narendra Modi a comprometerse más plenamente con un bloque regional anti-China.

Blinken y Austin visitan Japón, Corea del Sur

Reuniones similares de alto perfil tuvieron lugar a principios de semana en Japón y Corea del Sur. Estas conversaciones fueron presentadas por la administración de Biden como representativas de un nuevo enfoque diferente al temerario de “Estados Unidos primero” de la era Trump: la diferencia es un regreso de los planificadores militares de Biden al “multilateralismo” que devuelve las alianzas regionales posteriores a la Segunda Guerra Mundial en el centro de los preparativos de guerra contra China. La crítica implícitada a Trump por parte del equipo de Biden es que Trump minimizó la importancia de que los aliados imperialistas menores y los regímenes subordinados fuesen alineados para trabajar en un frente unido anti-China. Biden tiene la intención de arreglar eso.

La reunión del 16 de marzo entre los líderes militares y de política exterior de los Estados Unidos y Japón sentó las bases para las conversaciones de seguimiento en abril, cuando el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, visitará la Casa Blanca. Esta será la primera reunión en persona de Biden con un jefe de estado, con la intención de enviar un mensaje simbólico claro. Estos movimientos están destinados a demostrar que el impulso de los Estados Unidos a la guerra con China está en el centro de la agenda global de la nueva administración y estará anclado por una alianza entre Estados Unidos y Japón, con Japón, el ex gobernante colonial brutal de China, funcionando como un subcontratista regional clave.

Austin y Blinken luego visitaron Corea del Sur. Dado que los intentos de Trump de llegar a algún tipo de acuerdo con Corea del Norte fueron descartados cuando los militares de línea dura de la administración ganaron en el 2019, la situación en la península se ha mantenido extremadamente tensa. Corea del Norte exige el levantamiento del aplastante régimen de sanciones impuesto al pueblo del país por las sucesivas administraciones estadounidenses. Aliviar esta política atroz no ha sido algo en lo que Biden haya demostrado estar interesado hasta ahora.

Más allá de este cruel bloqueo económico, Estados Unidos también se ha negado a cesar las operaciones de simulacro de guerra en la península, que entre otras cosas han incluido simulaciones de ataques de “decapitación” contra los líderes del Norte. Los aviones estadounidenses y aliados vuelan directamente hasta la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, cada vez poniendo a prueba la disciplina de las fuerzas armadas de la RPDC en lo que es una afrenta a la soberanía del país y una fuente de ansiedad constante para los coreanos en ambos lados de la frontera.

El objetivo principal de las visitas a Japón y Corea del Sur fue coordinar las políticas anti-China. El ejército estadounidense ha tenido despliegues masivos de tropas permanentes desde el final de la Segunda Guerra Mundial en estos dos países. Como tal, estos dos países ocupados son imprescindibles para el poder militar de los Estados Unidos en la región. Aproximadamente 50.000 soldados estadounidenses ocupan Japón con otros 30.000 en Corea del Sur, todos bajo el control del Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos, que tiene una fuerza de más de 380.000 en toda la región.

En febrero y marzo, la administración Biden se abalanzó y de manera amistosa llegó a acuerdos rápidos con ambos países sobre cuánto pagarían para “albergar” bases y tropas estadounidenses, acuerdos de costos compartidos que se habían estancado bajo Trump. Sin perder tiempo, Washington avanzó con ejercicios militares conjuntos (es decir, simulaciones de guerra ofensiva) con Japón y luego con Corea del Sur del 22 al 26 de febrero y del 8 al 16 de marzo, respectivamente.

La alianza ‘Quad’ es una amenaza para la paz

El 11 de marzo, la semana antes de las reuniones de Japón, Corea del Sur, India y Alaska, Estados Unidos organizó una cumbre virtual de los líderes del “Quad”. Esto se refiere a una alianza laxa entre los Estados Unidos, Japón, India y Australia que la Casa Blanca espera pueda convertirse en un marco para consolidar un bloque anti-China.

El Quad, o diálogo cuadrilátero de seguridad, se formó en respuesta al terremoto y tsunami del Océano Índico del 2004. Fue más o menos resucitado por la administración Trump, ya no para cumplir un propósito humanitario, sino como una forma de alistar a estos países en una nueva Guerra Fría con China. Ahora, ha sido adoptado por Biden, quien cree que su administración puede manejarlo con más delicadeza. Ya sea que sea posible o no, algunos en Washington esperan que se expanda a una “OTAN asiática”.

Es importante recordar que todo el concepto del “pivote hacia Asia”, una redistribución global de la mayoría de los recursos militares estadounidenses en la región, comenzó bajo la administración de Obama, cuando Joe Biden era vicepresidente. Esta política sigue siendo la amenaza más grave para la paz.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close