Qué fue tan amenazante de Trayvon Martin? Solo su color de piel. Para distraer los motivos racistas del crimen, reportes noticiarios recientes han proclamado que George Zimmerman no es blanco, como se había reportado inicialmente. El asunto NO es si Zimmerman es blanco. El asunto es que a Trayvon Martin lo mataron por ser negro. Y Zimmerman se mantiene libre porque matando a un hombre negro raramente trae serios castigos penales en este país. Solo miren a Johannes Mehserle, un policía de transito que sólo terminó sirviendo menos de un año por el asesinato de Oscar Grant en Oakland, Calif.

Lo que le pasó a Trayvon Martin comprueba, igual que los casos de Emmet Till, Oscar Grant, y literalmente cientos de otros casos de los cuales las pesadillas de cada padre negro están hechas—que un joven negro (casi siempre hombre) puede ser perseguido y asesinado prácticamente con impunidad en el capitalismo de los EE.UU.

Al punto que el pueblo negro ha ganado respeto, consideración y representación bajo este sistema es solo gracias a que hemos organizado y luchado por ello. Que ahora, el FBI y el Condado de Seminole se sienten obligados a investigar el caso, refleja la lucha enllamada por esta matanza. Vivimos bajo un sistema, el sistema racista capitalista, que no le importa las vidas de la gente, sino solo la explotación de su trabajo. Nuestra simple sobrevivencia depende en la habilidad de gente jóven en adelantar la lucha. La familia de Trayvon Martin merece justicia. Y la gente negra por todos los EE.UU. merece un sistema que valora las vidas negras, protege niños negros y trae odiosos asesinos racistas a la justicia. Debemos organizar y luchar. La única razón por la cual el Departamento de Justicia está investigando el asesinato de Trayvon Martin es por el coraje de las masas. Similarmente, cuando trajeron a corte a Johannes Mehserle por el asesinato de Oscar Grant, fue la primera vez que un policía oficial de California había sido traído a corte por una matanza durante su turno de trabajo, aunque por supuesto no fue la primera vez que un oficial policial de California había matado un hombre negro. Fue la efusión masiva de coraje y las protestas nacionales que hicieron la diferencia, forzando a que el gobierno tomara algún tipo de acción demandando responsabilidad por su asesinato, porque temían lo que pudiéramos hacer si no hacían nada.

Sí hay justificación por la cual temen el coraje organizado de la comunidad negra. Como el movimiento de Derechos Civiles mostró, es una fuerza que puede influenciar cambio profundo en este país y cambiar el curso de la historia en si. Es tiempo que organicemos no sólo por reformas de un sistema corrupto que ha explotado y oprimido a gente negra desde que nos trajeron en cadenas a este país. Necesitamos organizar para la revolución, un cambio fundamental.

Como el caso de Trayvon Martin nos mostró, sin importar qué progreso hemos hecho bajo el capitalismo, el sistema racista no tiene problema en atrasar el tiempo; cada reforma puede ser eliminada. ¿Por qué debemos seguir protestando para insistir que el matar hombres negros es un crimen? Solo una revolución socialista puede otorgar derechos y protecciones que no se le podrán quitar a americanos negros. Una revolución socialista destruirá este sistema, que depende del terror racista y súper-explotación igual que en la policía y cuerpos de hombres sobre-armados para proteger los intereses del capital. Socialistas creen en luchar en contra del racismo donde sea que se encuentre. Creemos en protecciones legales, reales, y igualitarias, y creemos que aquellos que promueven racismo y violencia racista deberían ser castigados.

Entonces mientras que luchamos por Trayvon Martin y cada otro joven negro, también luchemos por un futuro donde no habrá mas Trayvon Martins. Luchemos por el socialismo.