AnalysisEspañol

Clase dominante a los obreros: tu labor o tu vida

Los trabajadores de todo el país se preparan para un regreso prematuro a sus trabajos a pesar de las advertencias de salud pública de un segundo aumento en las infecciones por el Coronavirus. Un total de 23 estados, con una población combinada de 120 millones de personas, han emitido órdenes de “regreso al trabajo” que entrarán en vigencia en los próximos días. Otros ocho estados han indicado que harán lo mismo a mediados de mayo. Esto requerirá que trabajadores — cuyos lugares de trabajo se consideraron “no esenciales” o fueron despedidos — vuelvan a trabajar, o de lo contrario correrán el riesgo de perder sus beneficios de desempleo.

En medio de un aumento de seis veces en las infecciones dentro de las plantas empacadoras de carne de Sioux City, Iowa, la gobernadora derechista Kim Reynolds comentó descaradamente: “Si usted es un empleador y ofrece traer a sus empleados de regreso al trabajo y deciden no hacerlo, eso es un abandono voluntario. … Por lo tanto, no serían elegibles para el dinero del desempleo”.

Al menos 20 trabajadores de las empacadoras de carne ya han perdido la vida y más de 5.000 más han sido infectados. En algunas instalaciones de Tyson Foods, más del 15 por ciento de los trabajadores han dado positivo por COVID-19. Aunque los trabajadores de Tyson, Smithfield, Purdue, Case Farms y otras empresas de procesamiento de carne estaban tomando medidas audaces contra las aceleraciones y las condiciones insalubres en las fábricas, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva que requiere que las plantas de envasado de carne vuelvan a abrir en cualquier circunstancia. Esto les da a los jefes de fábricas de pollo y cerdo una excepción para esquivar las normas de seguridad que, según afirman ellos, han hecho que los negocios sean “no rentables”.

Con la eliminación de los beneficios de desempleo, esto deja a muchos trabajadores tener que elegir entre arriesgar sus ingresos o arriesgar sus vidas. Esta es una señal de lo que vendrá a medida que los funcionarios del gobierno en un estado tras otro atiendan las demandas de las corporaciones gigantes decididas a descargar el costo de la “recuperación” en las espaldas de los trabajadores.

Mientras tanto, la marea de despidos, recortes y quiebras está lejos de terminar. El 30 de abril, la compañía US Steel notificó a la Comisión de Canje y Valores de EE.UU (SEC por sus siglas en inglés) que está preparando cortar 6.500 empleos en sus fábricas e instalaciones relacionadas, mientras que siete de los 10 altos hornos de la compañía en los Estados Unidos permanecen inactivos. El 4 de mayo, la división de aviación de General Electric anunció que planea recortar la fuerza laboral global de la compañía en un cuarto, afectando más de 13.000 empleos. Las compañías minoristas en declive como J.Crew y J.C. Penney también han sido llevadas a la bancarrota.

El sector público también informó en una estimación de la Liga Nacional de Ciudades que entre 300.000 y 1 millón de trabajadores del sector público en educación, saneamiento, salud y seguridad probablemente perderán un trabajo o pago en las próximas semanas y meses.

Beneficios guardados bajo llave

Para los casi 30 millones de trabajadores que han solicitado un seguro de desempleo en las últimas seis semanas, ha sido una lucha para obtener estos beneficios por los que han estado pagando durante años a través de impuestos que salen de sus cheques de pago.

Un estudio del 28 de abril del Instituto de Política Económica encontró que por cada 10 personas que solicitaron beneficios de desempleo, había cuatro personas que solicitaron, pero se les impidió pasar por el sistema para presentar una reclamación. De esos 10, otras dos personas simplemente no presentaron la solicitud porque el proceso era muy difícil.

Anticipando otro colapso económico importante que probablemente inundaría sus instalaciones, las agencias estatales de desempleo idearon sistemas de aplicación que tratarían cada caso como potencialmente fraudulento. En los años posteriores a la crisis financiera de 2008, los estados exigieron cada vez más a los trabajadores que documenten sus búsquedas de empleo semanalmente, que se inscriban en los servicios de empleo y que pasen un período de espera de 10 días antes de su primer cheque.

Sin embargo, estas deficiencias masivas en los sistemas estatales de desempleo no pueden reducirse solo a la incompetencia burocrática. Lo que esto revela es la política deliberada de la clase dominante para rediseñar los sistemas existentes que otorgan a los trabajadores acceso a sus beneficios de desempleo con la esperanza de bloquear la mayor cantidad posible de reclamos.

El “alivio” que el gobierno ha brindado hasta ahora a las decenas de millones de trabajadores despedidos de sus empleos ha demostrado carecer de sustancia. En realidad, los patrones y su gobierno han ideado un plan para sacrificar a los trabajadores por el “bien mayor” de rescatar sus ganancias. Pero la historia muestra que ambos pueden ser derrotados por la lucha de la gente.

Historia de la lucha militante

El seguro de desempleo nunca fue un regalo otorgado a los trabajadores por parte de sus empleadores o del gobierno. El seguro de desempleo se ganó a través de las luchas masivas militantes de los desempleados en la década de 1930 durante la Gran Depresión, una época en la que miles de trabajadores murieron de hambre cada año debido a la imposibilidad de encontrar trabajo. Cientos de miles de personas salieron a las calles con el lema “Lucha, no te mueras de hambre”, ya que se encontraron con ataques violentos y disturbios policiales. Con la ayuda de los sindicatos con liderazgo comunista y otras organizaciones laborales, se formaron Consejos de Desempleados en ciudades de todo el país para dirigir las luchas de las personas desempleadas por el seguro de desempleo, programas de obras públicas y alimentos y viviendas subsidiadas.

El 6 de marzo de 1930 fue declarado “Día Internacional del Desempleo”, y las manifestaciones masivas de trabajadores desempleados, veteranos y trabajadores agrícolas arrasaron con el mundo capitalista, particularmente en los Estados Unidos. Los consejos de desempleados rápidamente ganaron impulso y tamaño, y para 1936 todas las principales organizaciones de desempleados se habían unido para ayudar a ganar reformas como la Administración del Proyecto de Obras, la Ley del Impuesto a la Riqueza, la Ley Wagner (garantizando el derecho de sindicalizarse) y la Ley de Seguridad Social.

El impulso de “volver al trabajo” debe entenderse como un nuevo ataque de la clase dominante contra los beneficios de; desempleo y los niveles de vida de la clase trabajadora. Durante este tiempo de creciente ira y desafío contra las políticas feroces y antipopulares de los republicanos y los demócratas en respuesta a la crisis, las lecciones de la década de 1930 ofrecen ideas clave sobre cómo podemos luchar y ganar contra la ofensiva de los patrones que está poniendo en riesgo tantas vidas.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close