URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
Español

¿Cómo se abolirá la policía? Una perspectiva Marxista

12 puntos sobre el estado de EE.UU. y la necesidad de la revolución

1. El Partido por el Socialismo y la Liberación defiende el derrocamiento, el desmantelamiento y el reemplazo completo de las instituciones centrales del estado capitalista, que son los “cuerpos especiales de hombres armados”, es decir, la policía, las prisiones, el ejército y los tribunales. Este núcleo del estado capitalista no se puede reformar en un cuerpo neutral. Debe ser abolido mediante una revolución.

2. La centralidad de estas instituciones violentas en el gobierno capitalista se refleja en su gigantesca escala. Combinadas, las instituciones estatales superan con creces cualquier otra parte del gasto público. El extenso sistema penitenciario de EE.UU. es el más grande del mundo, y representa el 25 por ciento de los prisioneros del mundo con solo el 5 por ciento de la población mundial. Incluye 1.833 prisiones estatales, 110 prisiones federales, 1.772 centros correccionales juveniles, 3.134 cárceles locales, 218 centros de detención de inmigrantes, así como prisiones militares, centros de internamiento civil, hospitales psiquiátricos estatales y otras instituciones. Hay más de 790.000 agentes armados en las agencias de policía locales, estatales y federales. El ejército de los Estados Unidos es uno de los empleadores más grandes del mundo e incluso en “tiempos de paz” Estados Unidos mantiene a más de 2 millones de miembros en servicio activo. La Guardia Nacional cuenta con un personal de alrededor de 450.000.

3. Esta vasta y sofisticada red de violencia organizada y coerción existe para defender los intereses de propiedad privada y el poder de la clase capitalista. No está diseñado para mantener la “seguridad personal” o “combatir el crimen”, como afirman los medios de comunicación, el sistema escolar y la élite política. Asegura la estabilidad a través de la fuerza y la intimidación, y está especialmente enfocada en derribar cualquier desafío a su orden social altamente desigual y opresivo. Cualquier persona pobre o de clase trabajadora que alguna vez se haya involucrado en una lucha seria, incluso por las cosas más básicas — una huelga por mejores salarios, vivienda para las personas sin techo, mejores condiciones para los estudiantes, una protesta contra la brutalidad policial, etc. — se encuentra de inmediato ante las fuerzas de la ley y el estado capitalista. La esencia de estas instituciones no se puede reformar. Ninguna ley u orden ejecutiva puede cambiar su carácter fundamental de clase, de instituciones del lado de los capitalistas a instituciones del lado de los pobres, la clase trabajadora y los oprimidos.

4. El capitalismo estadounidense y la clase capitalista numéricamente pequeña se desarrollaron en base al robo de la tierra de los habitantes originales de América del Norte y el trabajo no remunerado de los pueblos africanos esclavizados. El establecimiento del poder policial y militar en América del Norte se justificaba en el racismo y la brutal opresión de clase sentados como premisa, y en sofocar las triples amenazas de resistencia armada de los pueblos indígenas, las rebeliones de los africanos esclavizados y las inquietas clases trabajadoras, principalmente inmigrantes, de los crecientes centros urbanos. Con el tiempo, se desarrollaron fuerzas y agencias especiales para reprimir las organizaciones de lucha de la clase trabajadora y las comunidades oprimidas a nivel nacional. Esta no es una historia que queda en el pasado. Por el contrario, las operaciones policiales en barrios negros, indígenas y latinos continúan operando en la lógica de una fuerza de ocupación armada. Los capitalistas llevaron a cabo la mayor expansión de la policía, el ejército y el sistema penitenciario a partir de las décadas de 1960 y 1970 como arma contra los crecientes desafíos al sistema imperialista desde adentro y desde afuera. Esto incluyó vastas operaciones de contrainteligencia, dirigidas desde el nivel federal al local, con el objetivo explícito de subvertir y dividir los movimientos populares y matar o encarcelar falsamente a sus líderes.

5. La naturaleza del estado no se puede transformar bajo el capitalismo; la única solución es una revolución. En una revolución socialista, el estado capitalista sería derrocado, no solo reformado, y sus instituciones estatales centrales serían aplastadas y reemplazadas por nuevas instituciones estatales que respondan a los intereses de la clase trabajadora y de los pobres. La revolución creará nuevas leyes y normas socialistas, y la clase trabajadora en el poder creará nuevas instituciones estatales de un nuevo carácter de clase para defender el estado revolucionario y proteger ese nuevo orden social. Este proceso de desmantelar el viejo Estado y construir uno nuevo desde cero ha sido confirmado por la historia como una característica fundamental de toda revolución socialista profunda.

6. Nos unimos al sentimiento de quienes exigen “abolir la policía”. Es un rechazo de todo el aparato estatal capitalista. Es un rechazo a la propaganda burguesa sobre como “sólo son unas pocas manzanas podridas” y la noción de que la policía “resuelve” el crimen. Entonces, ¿cómo se puede abolir la policía capitalista? El estado capitalista nunca abolirá sus propios cuerpos protectores de primera línea. Hacerlo sería un suicidio para la clase dominante. A lo sumo, los políticos capitalistas trasladarán algunas responsabilidades de financiación y ejecución a agencias nuevas o menos odiadas, o se volverán hacia fuerzas mercenarias privadas. Pero los abusos, la violencia y el racismo de la policía derivan de su función social en este sistema, su comportamiento hacia la gente no deriva principalmente de las agencias por sí mismas, y ese mismo comportamiento se reproduciría en cualquier nueva institución armada encargada de defender este sistema enormemente desigual y racista.

Por lo tanto, abolir la aplicación de la ley capitalista requeriría primero abolir la ley capitalista misma. La lucha para eliminar las fuerzas policiales existentes, por lo tanto, debe abordarse como parte de una lucha revolucionaria para derrocar al capitalismo y la sociedad de clases, y para reemplazar el estado existente con un gobierno y un sistema socialistas. Bajo el nombre de abolicionismo hay muchos esfuerzos valiosos para transformar las relaciones interpersonales, re-concebir las respuestas estatales y de los activistas a diferentes formas de daño, desinvertir en los presupuestos policiales e invertir en necesidades sociales, entre otros. Pero la abolición del estado capitalista también requiere un programa para la revolución, donde los oprimidos tomen y mantengan el poder y los opresores pierdan el poder.

7. Bajo el socialismo, la clase trabajadora y oprimidos obtienen poder real, abolen la ley capitalista y crean un nuevo conjunto de derechos y leyes. El nuevo poder crea sus propias instituciones de seguridad pública, penal y de seguridad nacional desde cero para hacer cumplir esas leyes, defender su revolución y reprimir a los explotadores violentos que han sido derrocados. Las raíces sociales de gran parte de lo que constituye el “delito” se abordarán rápidamente. La libertad se otorgaría a la gran mayoría de los actualmente encarcelados. Una revolución en la esfera política y económica comenzaría inmediatamente a abordar la pobreza y la desigualdad, y estaría profundamente relacionada con una revolución en el ámbito de los valores y la cultura. Esto, a su vez, conduciría a menos delitos impulsados por la pobreza y la necesidad, y progresivamente a menos delitos de violencia aleatoria, de patriarcado y de racismo. La clase trabajadora empoderada, armada y organizada constituiría un estado en el que el “cuerpo especial de hombres armados” no se utilizaría para reprimir a la clase trabajadora, sino para reprimir los restos y la resistencia de la vieja clase capitalista. Entonces, el carácter de clase de estas nuevas instituciones sería completamente diferente.

8. En un estado de los trabajadores, el objetivo es reducir los cuerpos especiales de fuerza con el tiempo hasta el punto de su disolución. El socialismo es una fase de transición al comunismo, y bajo el comunismo no hay cuerpos especiales de represión en absoluto: ni policía, ni prisiones, ni militares. El comunismo es nuestro objetivo.

Los marxistas difieren de los anarquistas no tanto en el objetivo final, sino en los métodos para lograrlo. En última instancia, el estado es sinónimo de fuerza. Es una cuestión de poder. El estado maneja los antagonismos sociales en beneficio de la clase dominante, y bajo el socialismo la lucha de clases no desaparece de la noche a la mañana, porque las clases sociales y sus vestigios no desaparecen de la noche a la mañana. Más bien, la clase trabajadora se convierte en la clase dominante. Los problemas prácticos de una transformación social masiva implicarán desafíos complicados: la resistencia de las clases depuestas y sus pistoleros, la prevalencia duradera de patrones de comportamiento burgueses y reaccionarios, etc. Una revolución no se desarrolla de acuerdo con manuales y fórmulas, sino que consiste en desarrollar nuevas formas de lucha para superar la sociedad de clases; no se trata solo de victorias, sino de reveses, compromisos y retrocesos.

En última instancia, establecer cualquier sistema de reglas y consecuencias (leyes) que todos deban seguir es coercitivo. El cambio radical bajo el socialismo es que los explotados y oprimidos están en el extremo de la aplicación, no en el extremo receptor del estado. Esto significa que las “contradicciones entre la gente” se manejarán de la manera totalmente opuesta en la que el estado capitalista aborda los mismos problemas. Por ejemplo, existe una amplia gama de alternativas conocidas y efectivas a la policía y las cárceles, que podrían implementarse a escala masiva e inmediatamente para manejar diferentes contradicciones. Ejemplos embrionarios de estos ya son observables bajo el capitalismo. Actualmente son de escala bastante marginal, pero podrían ampliarse y mejorarse considerablemente con el apoyo del gobierno.

Pero eliminar la policía y las cárceles, eliminar el estado, significa eliminar las contradicciones sociales antagónicas. La abolición de la policía es parte constitutiva de la abolición del capitalismo, y el establecimiento del comunismo es un proceso mediado por una transición socialista. El comunismo tiene como premisa el avance de las fuerzas productivas y la eliminación de la necesidad y la pobreza humanas, así como el fin de las clases y, por lo tanto, los antagonismos de clase. Eso sienta las bases materiales para la desaparición del estado, la desaparición de los cuerpos armados especiales que gobiernan la sociedad. Los problemas de la sociedad, incluidos los “excesos individuales” o la violencia personal contra otros, bajo el comunismo, pueden ser abordados por la sociedad y la comunidad sin necesidad de recurrir a una fuerza policial armada y cárceles. Además, la eliminación de la explotación, la pobreza y la miseria eliminaría la causa principal del “exceso individual”.

9. En cuanto a lo que se puede hacer bajo el capitalismo, todas las promesas de transformar fundamentalmente la relación de la policía con los oprimidos y la clase trabajadora a través de reformas administrativas, reorganizaciones, capacitaciones técnicas y de sensibilidad, siempre terminan vendiendo una ilusión. En particular, el enfoque estatal de las rebeliones, las huelgas de trabajadores, las insurrecciones y las organizaciones revolucionarias, cosas que desafían la estructura de poder, nunca se reformará porque la represión de estas es su función principal. Aun así, apoyamos la lucha por reformas en el actual sistema capitalista que reducen la escala de las fuerzas estatales capitalistas, que reducen su financiamiento y que crean obstáculos adicionales para su uso diario de la tortura y la violencia. Estas reformas no cambian el carácter fundamental de la policía o las cárceles. De hecho, incluso cuando se logran las reformas, las agencias del estado generalmente ignoran las nuevas prohibiciones. Con frecuencia ignoran las nuevas leyes o encuentran otras formas de socavarlas. Aún así, apoyamos aquellas reformas que ponen obstáculos a la represión cotidiana y que, por lo tanto, facilitan la supervivencia de los trabajadores y les brindan herramientas para luchar política y legalmente contra el abuso del estado. Pedimos, por ejemplo:

  • cualquier reforma que alivie el sufrimiento de los presos.
  • la liberación inmediata de grandes clases de reclusos en el sistema carcelario híper-inflado y tortuoso de nuestro país.
  • el fin de los “tres strikes” y otras grotescas pautas de sentencia.
  • enmendar la 13ª Enmienda para eliminar las cláusulas que permiten la esclavitud y la “servidumbre involuntaria” de los presos.
  • el fin de la “inmunidad calificada” de los oficiales.
  • la derogación de programas federales que envían equipamiento militar a policías locales.
  • el fin de las tácticas policiales de las “Ventanas Rotas” (Broken Windows), incluidas las de detener y registrar y otras tácticas de acoso policial.
  • la prohibición de irrupciones policiales a domicilios sin previo aviso, entre otras reformas necesarias.
  • reformas que dificultan que la policía obstruya la actividad de libertad de expresión. Esto incluiría la eliminación de permisos de sonido y permisos de protesta, limitaciones en el uso de equipo antidisturbios en protestas; y las prohibiciones de arrestos masivos para quienes participan en actividades de libertad de expresión. (Tales reformas se introdujeron durante las protestas en Washington, DC, debido a litigios de libertades civiles).

La lista anterior no es exhaustiva y tanto miembros de la comunidad como activistas abolicionistas han propuesto muchas otras medidas importantes para reducir la presencia policial.

10. Apoyamos la demanda de los pueblos oprimidos por el control comunitario en la medida en que representa un anhelo progresivo de autodeterminación, una forma de crear fuerzas policiales separadas del estado opresor. Pero también debe reconocerse por experiencia histórica que todos los planes de poner a la policía bajo control “civil” o comunitario con poderes de contratación y despido, cualquier medida para interrumpir la cadena de mando del estado capitalista, nunca se han logrado ni implementado ni siquiera parcialmente en los Estados Unidos, después de muchas décadas de organizarse en este sentido. El estado capitalista no accederá mediante referéndum o reforma legislativa en “tiempos de paz” a permitir la creación de zonas liberadas dentro de sus propios centros metropolitanos. Hay ejemplos de pequeñas zonas urbanas liberadas, así como algunas universidades, en otros países capitalistas, donde las fuerzas policiales regulares del estado no pueden ingresar fácilmente. Pero estos no se ganaron a través de medidas legislativas, sino a través de enfrentamientos intensificados entre clases. El deseo de control comunitario de las personas oprimidas sólo puede satisfacerse mediante la lucha general por el poder político y la autodeterminación.

11. Afirmamos la exigencia de “encarcelar policías asesinos” como una de las tantas consignas necesarias en esta lucha contra la violencia policial. El grito de “¡Policías asesinos, a la cárcel!” (Jail Killer Cops!) es una demanda justificada enraizada en la lucha de siglos contra la impunidad supremacista blanca de los policías y de las pandillas de linchamiento, que han robado vidas negras y nunca fueron castigados. El deseo de justicia y la indignación por el doble estándar ante los asesinatos fueron los sentimientos impulsores de esta rebelión nacional y tantas rebeliones en las últimas décadas. Más precisamente, la repetida negativa del estado capitalista a enjuiciar a los asesinos racistas – su protección instintiva hacia ellos – es lo que le dio a la rebelión una resonancia, amplitud y profundidad tan inmediatas.

Aquellos que exigen un castigo para los policías asesinos racistas generalmente no se hacen ilusiones sobre la naturaleza de la policía o el sistema de encarcelamiento, y no se formulan nuevas ilusiones sobre ese sistema si los policías asesinos finalmente son acusados. Algunos agentes de policía están siendo acusados de asesinato debido al movimiento popular. Estas concesiones están muy lejos de la justicia total y la transformación social que se requiere, pero rechazar esta retribución limitada que se puede lograr bajo el capitalismo significa dejar libres e impunes a los policías asesinos.

En el aquí y ahora, antes de una revolución socialista que aplaste el estado capitalista y empodere a los oprimidos y a la clase trabajadora, el proceso legal capitalista se desarrolla con una serie de opciones binarias: el policía asesino será arrestado o no arrestado, acusado de forma severa o leve, condenado o declarado inocente, y condenado a la ligera o duramente. La gran mayoría de los oprimidos en lucha, columna vertebral de cualquier movimiento revolucionario, exigirá a cada paso que la policía reciba el castigo más fuerte posible, y la policía librará la lucha más desesperada para evitar cualquier forma de rendición de cuentas, castigo y consecuencias. El deseo de justicia y castigo representa una legítima aspiración de los explotados al poder, de imponer su voluntad sobre los policías racistas patronales y su reino de terror. Lo importante de una demanda no es cuán intrínsecamente revolucionaria es, sino si ayuda a atraer a las masas populares a la lucha contra el enemigo de clase. El hecho de que el estado no satisfaga las demandas que las masas populares consideran necesarias y alcanzables es lo que puede crear una situación altamente inflamable, incluso revolucionaria.

12. La tarea de la política revolucionaria y la agitación es vincular la demanda más inmediata, la que está sacando a la gente a las calles, con otras consignas que profundicen la orientación revolucionaria del movimiento y hagan avanzar la lucha a la siguiente etapa. Combinamos la consigna de “¡Policías asesinos, a la cárcel!” con otras consignas de esta naturaleza que resaltan la injusticia actual como síntoma de un sistema racista, capitalista e imperialista. En diferentes momentos, estos han incluido “Detengan la guerra contra la América Negra”, “El pueblo unido puede detener el terror policial racista”, “El racismo es la enfermedad, la revolución es la cura”. La demanda democrática de justicia igualitaria bajo el estado existente debe estar vinculada a una lucha revolucionaria para derrocar, aplastar y reemplazar ese estado.

Related Articles

Back to top button
Close