Traducido por Keiti Rubio y Claire Matthews

Dieciocho corredores participaron en el Maratón de Nueva York el 5 de noviembre vistiendo camisetas de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Corrieron en solidaridad con Don Antonio Tizapa y con los 43 activistas estudiantiles mexicanos, quienes fueron “desaparecidos” violentamente por la policía mexicana mientras se encontraban en camino a una manifestación en la Ciudad de México en el 2014.

En una demostración de apoyo y solidaridad, miembros del Partido por el Socialismo y la Liberación, la Coalición ANSWER (Actúa Ahora para Acabar con la Guerra y Terminar el Racismo), El Congreso de Resistencia Popular, Somos Los Otros y otros activistas de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut esperaron en fila sobre la ruta del maratón. Vistiendo camisetas de Ayotzinapa y portando fotos individuales de los 43 estudiantes, aclamaban y coreaban, “Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos” al pasar los corredores.

Don Antonio, atleta, explicó que corrió para entregar un mensaje de consciencia de manera pacífica a través de la conciencia deportiva. Uno de los desparecidos de la Escuela Normal es su propio hijo de diecinueve años, Jorge Antonio Tizapa.

Antonio ha participado en otros maratones, difundiendo este mensaje mediante el deporte y a través de los medios independientes. Ha estado movilizando una campaña para levantar el secreto oficial de los detalles de la acción militar que secuestró a los estudiantes, y para revelar la participación de la policía mexicana, a los niveles estatal, federal y ministerial. Otro de los gritos asociado con esta campaña es “¡Fue el estado!”

Además, el 26 de cada mes, Don Antonio y otros simpatizantes se manifiestan frente al consulado mexicano para exigir la devolución de los 43 estudiantes.

Padres se dedican a continuar la lucha

Don Antonio dijo, “El tiempo no nos ha hecho olvidar la desaparición de los 43 de Ayotzinapa por culpa del estado.” Explicó que él y los demás padres seguirán luchando por la verdad y por la devolución de sus hijos. En el tono humilde de un padre, añadió “Tu hijo es mi hijo. Mi hijo es tu hijo.”

En México, la justicia está de vacaciones debido a la corrupción de un gobierno íntimamente asociado con los EE. UU. Tres años deberían de ser suficiente para aclarar lo que sucedió el 26 de septiembre, 2014, en Guerrero, México. Sin embargo, el gobierno mexicano a la fecha no ha dado respuesta oficial a los padres de los estudiantes, ni tampoco ha hecho ningún esfuerzo para priorizar una investigación sobre la desaparición de los 43 estudiantes.