URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
AnalysisCOVID-19Español

¿Cuándo habrá una vacuna contra el COVID-19?

Un aumento dramático en las tasas de infección por COVID-19 en todo el país ha confirmado una triste realidad: Estados Unidos está entrando en un nuevo resurgimiento de la pandemia. Esta ola se produce en un momento en que el clima se vuelve más frío y comienza la temporada de gripe, un escenario que los expertos en salud pública han estado temiendo desde el comienzo de la crisis.

En este contexto, la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus se ha vuelto aún más urgente. Los profesionales de la salud de todo el mundo están compitiendo para desarrollar una que sea eficaz y segura.

El 19 de octubre, la Organización Mundial de la Salud anunció que 184 países se han sumado a la iniciativa COVAX, donde los estados participantes acuerdan compartir hallazgos científicos y abandonar la competencia financiera para que los países más ricos puedan ayudar a las personas de los países más pobres a obtener una vacuna. La OMS tiene como objetivo proporcionar al menos dos mil millones de dosis para fines de 2021 y vacunar al menos al 20 por ciento de la población de cada país participante. El gobierno chino anunció recientemente su participación, mientras que la administración Trump se ha negado abiertamente a unirse a la coalición.

Sin tener en cuenta las posibles consecuencias para la salud pública, los medios de comunicación corporativos con sede en los EE.UU. han promovido campañas de alarma en torno a posibles vacunas que se están desarrollando en Cuba, Rusia y China. ¿Cuál es la verdad? ¿Será segura la vacuna, cómo se prueba y cuándo podrán recibirla los trabajadores?

¿Cómo se elabora una vacuna?

Para que una vacuna sea aprobada, debe demostrar tanto su seguridad como su eficacia. Esto significa que debe determinarse que es seguro administrarlo a la población en general sin efectos secundarios peligrosos, y debe demostrarse que funciona ya sea produciendo una respuesta inmune significativa o reduciendo la posibilidad de que una persona contraiga el virus en primer lugar.

Hay varias etapas de investigación y pruebas por las que pasarán las vacunas antes de ser accesibles al público. Primero, se realizan pruebas en animales, a menudo con ratones. Si la vacuna no produce efectos secundarios negativos significativos y si hay evidencia de que funciona, pasará a ensayos clínicos con humanos. Hay tres fases de ensayos clínicos, y en cada fase hay un grupo de voluntarios que reciben la vacuna y un grupo que recibe un placebo.

La fase I se lleva a cabo en un grupo pequeño, por lo general solo unas pocas docenas de voluntarios adultos sanos. El enfoque principal de esta fase es establecer la seguridad de la vacuna candidata e identificar los posibles efectos secundarios, así como el rango de dosificación. ¿Qué tan grande es una dosis que podría producir efectos secundarios graves? ¿Cuánto es demasiado poco para que no sea realmente eficaz? Los voluntarios que no reciben el placebo reciben distintas dosis de la vacuna para determinar la respuesta a estas preguntas.

La segunda fase incluye pruebas con varios cientos de participantes que reflejan el grupo demográfico para el que se necesitará la vacuna. El objetivo principal de esta fase es establecer la eficacia.

Miles de personas participan en la Fase III y, nuevamente, los investigadores buscan determinar la eficacia de la vacuna candidata. Realizarán un seguimiento de los participantes en el mundo real para ver si contraen la enfermedad y, de ser así, qué tan graves son sus síntomas. Históricamente, esta fase por sí sola puede llevar meses o años.

Si la vacuna candidata pasa estas tres fases de ensayos clínicos, entonces está aprobada y fabricada para la población general.

Al 19 de octubre, 151 vacunas candidatas se encuentran en pruebas preclínicas con animales, 17 están en la Fase I, 13 están en la Fase II y 10 están en la Fase III. Una vacuna ha sido aprobada en Rusia, aunque se saltaron la tercera fase de ensayos. Al 20 de octubre, cuatro vacunas candidatas desarrolladas en China han entrado en ensayos clínicos internacionales de Fase III, con resultados prometedores. Hasta ahora, se ha administrado una de las cuatro vacunas candidatas a 60.000 voluntarios, sin que se hayan informado efectos secundarios significativos.

¿Quién recibe la vacuna?

Es probable que los trabajadores de la salud que se encuentran en la primera línea de la lucha contra la enfermedad tengan acceso a una vacuna primero. Los ancianos e inmunodeprimidos serían el siguiente grupo prioritario. Otros adultos serían el tercer grupo de prioridad, seguidos en último lugar por los niños. Los niños son los últimos porque no están incluidos en ninguna etapa de los ensayos clínicos, y en este punto debería haber suficientes datos de la población general para determinar si será seguro para ellos.

Por supuesto, no basta con desarrollar una vacuna segura y eficaz, sino que también debe haber una infraestructura para fabricarla y distribuirla de manera eficiente y justa. Cuando alguien recibirá una vacuna dependerá de su trabajo, si se encuentra en una categoría de alto riesgo y, según el país en el que viva, si se lo puede permitir.

También dependerá de si vive en un país rico o pobre, de su capacidad de fabricación y de sus acuerdos comerciales bilaterales con otros países que dispongan de una vacuna. La iniciativa COVAX de la OMS tiene como objetivo unir fondos que se habrían utilizado para la competencia del mercado para aumentar la infraestructura de fabricación y distribución necesaria para producir suficientes vacunas antes de su lanzamiento al público en general.

El presidente Donald Trump y su administración han renunciado a unirse a COVAX en lugar de la asociación público-privada “Operation Warp Speed”. Pero no hay ninguna empresa privada en Estados Unidos que tenga la capacidad de producir el volumen necesario de vacunas.

¿Puedo confiar en una vacuna de China?

Una crítica recurrente es que China está “apurando” el desarrollo de una vacuna en aras de dominio global. En realidad, China tiene una sólida comunidad de investigación médica y ha invertido fondos públicos en la investigación de enfermedades durante muchos años.

Esto se debe en parte a su sistema socialista de gobierno que valora la atención médica accesible, y en parte a su experiencia con el síndrome respiratorio agudo severo a partir de 2002 y el síndrome respiratorio de Oriente Medio en 2012. El SARS y el MERS también son coronavirus, por lo que son preexistentes. la investigación sobre el desarrollo de una vacuna para el SARS ha podido informar y acelerar el desarrollo de una vacuna COVID-19.

Si uno hace un juicio basado en el historial general de un país en la lucha contra la pandemia, hay muchas más razones para confiar en una vacuna desarrollada en China que en Estados Unidos. El gobierno y el pueblo chinos han utilizado la planificación centralizada para actuar con rapidez para combatir el virus, iniciando cuarentenas obligatorias y rastreo extenso de contactos, construyendo nuevos hospitales, usando máscaras y más. A principios de este mes, se detectaron 12 casos de coronavirus en Quigdao, y la ciudad comenzó a analizar de inmediato a los nueve millones de residentes en solo cinco días.

En un artículo de Politico titulado ¿Qué sucede si China obtiene la vacuna contra el Covid-19 primero? Elizabeth Ralph advierte sobre un “escenario de pesadilla” en el que, “China anuncia que una de sus vacunas Covid-19 ha completado con éxito los ensayos de Fase III. La Organización Mundial de la Salud está entusiasmada. Beijing distribuye dosis a países de América Latina y África y a aquellos que reclaman el Mar de China Meridional. Los Estados Unidos no se encuentran por ningún lado “. ¡Qué pesadilla! Dios no quiera que un país se ofrezca a compartir descubrimientos científicos que podrían salvar cientos de miles de vidas.

Al anunciar la participación de China en COVAX en Twitter a principios de este mes, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, declaró: “Este es un paso importante que China ha dado para defender el concepto de una comunidad de salud compartida para todos y honrar su compromiso de convertir las vacunas Covid19 en un bien público global “.

Vacunación para el pueblo, ¡no para generar beneficios!

Existe una profunda preocupación de que si una corporación en un país como los Estados Unidos desarrolla una vacuna contra el coronavirus, que no se ha comprometido a ponerla a disposición como un bien público, los esfuerzos de la industria farmacéutica para beneficiarse de ella evitarían que se distribuya como un bien público. amplia y rápidamente según sea necesario. Liberation News habló con trabajadores de la salud sobre estos temores y temas relacionados.

“COVID no solo ha revelado los graves fallos e injusticias de nuestro sistema de salud, sino que ha intensificado la negligencia médica hacia la clase trabajadora, las personas de color y las personas sin hogar”, dijo Yesenia Mejía. Mejía, un trabajador que brinda atención médica a personas sin hogar, argumentó que “una vacuna COVID debe ser ampliamente accesible y gratuita porque los trabajadores aún no están seguros … Nuestro sistema de atención médica debe priorizar mantener a toda nuestra población de pacientes sana y segura, no solo a aquellos que pueden pagar.”

Leela Anand, recién graduada en enfermería, dijo a Liberation News: “Todos deberían tener acceso a la vacuna sin coste alguno porque la efectividad de una vacuna es mayor cuando la mayoría de la población está vacunada. Esto ayudaría a reducir la tasa de transmisión. En un período de pandemia mundial, mercantilizar la vacuna para que una empresa farmacéutica o un laboratorio pueda recaudar miles de millones de dólares es injustificable, es un crimen contra la humanidad”.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close