URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
AnalysisEspañol

Desafiando las sanciones de EEUU, primer buque iraní llega a Venezuela

La presencia militar de los Estados Unidos en aguas del Caribe no disuadió a Irán mientras el “Fortuna”, el primero de sus cinco gigantes buques petroleros llenos de gasolina y suministros de refinería llegó a las aguas de Venezuela el sábado 23 de mayo.

Hoy atracó en el puerto de la refinería El Palito, a 160 kilómetros al oeste de Caracas. En el puerto, el nuevo Ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, dio la bienvenida al barco: “Así se expresa la autodeterminación de los pueblos. … No podemos permitir que ninguna potencia asuma el rol de superpolicía, y con ello dictar medidas que prohiban acá y allá.

“¡Que gran fortuna contar con Irán en estos tiempos!” concluyó.

El Ministro de Defensa, Vladimir Padrino López describió los aviones de Venezuela que acompañan al segundo buque petrolero “Forest”acercándose a la costa, y dijo: “¡Esta es la solidaridad entre las naciones que marca un hito en la geopolítica mundial!”

La llegada de los barcos es una gran victoria tanto para Irán como para Venezuela. El generoso acto de solidaridad iraní extiende una línea vital a la Revolución Bolivariana incluso cuando la administración Trump está intensificando su campaña de cambio de régimen.

El Forest está cerca de su llegada y tres barcos más, el Petunia, Flaxon y Clavell, llegarán a la costa pronto. Llevan un total reportado de 1,53 millones de barriles de combustible, más repuestos y aditivos de refinación.
La gasolina ha estado prácticamente no disponible en las bombas de gas durante semanas.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, advirtió que Irán responderá si sus barcos son desafiados de alguna manera. “Si nuestros petroleros en el Caribe o en cualquier parte del mundo enfrentan problemas causados por los estadounidenses, también estarán en problemas”.

Increíblemente, Trump, Mike Pompeo, Elliot Abrams y anteriores funcionarios estadounidenses han evocado abiertamente la odiada Doctrina Monroe con respecto al apoyo iraní y ruso a Venezuela. El ex asesor de seguridad nacional John Bolton se jactó en marzo de 2019: “No tenemos miedo de usar la frase ‘Doctrina Monroe’ en esta administración. Y uno de los propósitos de la Doctrina Monroe era evitar la interferencia extranjera e incluso la recolonización”.

Aparentemente, los imperialistas estadounidenses creen que Oriente Medio también es su patio trasero, con decenas de bases que ocupan numerosos países de la región. Irán es un país donde la presencia de Estados Unidos no es bienvenida y, por lo tanto, también está bajo sanciones y amenazas militares.

Irán y Venezuela han tenido estrechos lazos económicos y políticos desde la presidencia de Hugo Chávez. Invirtieron en la industria petrolera de cada uno. Irán construyó decenas de miles de nuevas unidades de vivienda en Caracas como parte de los más de 3 millones de viviendas provistas en la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV).

La generosa donación de combustible de Irán es especialmente notable ya que las sanciones están perjudicando su propia producción de petróleo. Según el sitio venezolano MisionVerdad.com, hasta el 25 por ciento de las 160 refinerías de Irán están cerradas por los efectos del bloqueo impuesto por Estados Unidos.

Foto de Liberación: Mandy Wilkens

El petróleo de Venezuela es objetivo durante 20 años

Atacar el corazón del recurso estratégico de Venezuela ha sido la principal línea económica de ataque de Washington para tratar de desestabilizar y derrocar la Revolución Bolivariana.

Comenzó con el sabotaje estadounidense 2002-2003 que cerró la producción de petróleo durante cinco meses, del cual nunca se recuperó por completo.

A principios de 2019 trajo un fuerte descenso en la economía, incluida una inflación vertiginosa. Las sanciones de Trump incluyeron la confiscación ilegal de fondos en bancos internacionales y las reservas de oro del país. Han bloqueado medicamentos, alimentos y otros elementos esenciales para la vida. Solo la intervención directa del gobierno del Presidente Maduro con el suministro masivo de alimentos a más de 6 millones de familias y otros subsidios gubernamentales han permitido a las personas sobrevivir y resistir el bloqueo.

Las estaciones de servicio CITGO de Venezuela y las propiedades de refinería en los Estados Unidos, con un valor de más de $8 mil millones, fueron incautadas por Washington el año pasado.

Los tribunales de los Estados Unidos finalizan el robo de CITGO

El último golpe a CITGO fue el viernes 22 de mayo, cuando el juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos Leonard P. Stark en Delaware dictaminó que la totalidad de los activos de CITGO se pueden subastar para pagar una deuda de $1,4 mil millones que la firma canadiense de extracción de oro Crystallex, reclama de Venezuela. Actuó después de que la Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a escuchar la apelación de Venezuela el 18 de mayo contra Crystallex.

El caso se remonta a 2009. El gobierno de Hugo Chávez decidió que cualquier extracción de recursos naturales estratégicos del país, incluido el oro, la bauxita, los diamantes y el uranio, sería controlada y operada por el estado, favoreciendo al pueblo en vez de las empresas de extracción extranjeras.

Crystallex había tenido una concesión provisional de extracción de oro durante varios años, pero nunca recibió la aprobación final. Cuando se le negó una concesión permanente en 2009, presentó una demanda.

El fallo judicial ilegal del viernes en Estados Unidos permite que las propiedades de CITGO finalmente se liquiden para resolver el reclamo de Crystallex. Otros pueden ganar con sus reclamos contra Venezuela, incluido ConocoPhillips.

El fallo judicial del viernes es solo un ejemplo del reclamo ilegal de jurisdicción del gobierno estadounidense sobre la riqueza de otra nación, y el poder de la clase dominante para librar una guerra económica a través de medios coercitivos unilaterales financieros, económicos y comerciales.

Es por eso que el desafío de Irán al cerco de Venezuela por parte del Pentágono es tan importante. Muestra que la solidaridad internacional es la clave para derrotar las conspiraciones del imperialismo estadounidense.

La verdadera causa del declive petrolero de Venezuela

Si bien Venezuela tiene vastas reservas de petróleo, su industria petrolera es especialmente vulnerable a las sanciones de Estados Unidos, pero no solo porque las propiedades de CITGO fueron fácilmente robadas. Su industria petrolera interna depende en gran medida de la tecnología estadounidense y los aditivos químicos necesarios para la producción. México, por ejemplo, se endeudó fuertemente con los Estados Unidos debido al hecho de que sus operaciones petroleras son un producto de y dependen en gran medida de la tecnología estadounidense.

Las refinerías de petróleo son entidades altamente complejas y necesitan mantenimiento constante, reemplazo de piezas y mejoras. Las sanciones han hecho que sea imposible importar partes o aditivos para el refinado de petróleo y gasolina.

La ayuda de Irán está ayudando a superar el declive de infraestructura de Venezuela mediante la entrega de suministros esenciales que son compatibles con el sistema de refinación de Venezuela. A principios del 29 y 30 de abril, aviones iraníes aterrizaron con suministros destinados a mejorar las operaciones en el Complejo de Refinación de Amuay.

Otro factor principal en las dificultades de Venezuela es la caída mundial de los precios del petróleo debido a la sobreproducción y la caída repentina de la demanda de combustible causada por la pandemia de coronavirus.

Objetivo de EEUU: derrocar a la Revolución Bolivariana

Aunque Washington no ha renunciado a su intención de derrocar a la Revolución Bolivariana desde que Hugo Chávez asumió el cargo en 1999, se intensificó en enero de 2019 con el autodenominado de Juan Guaidó como “presidente interino”. Estados Unidos lo reconoció de inmediato porque Estados Unidos era y es su patrocinador.

La administración Trump esperaba que su plan golpista tuviera éxito en cuestión de días o semanas. No lo hizo.

Sin inmutarse, los líderes estadounidenses han llevado a cabo una guerra económica sostenida de sanciones, robo directo y confiscación de los activos de Venezuela en todo el mundo.

Han pasado 16 meses y el gobierno de los Estados Unidos no está más cerca de derrotar al gobierno del presidente socialista Maduro y la resistencia del pueblo.

Por el contrario, más de 3 millones de miembros de las milicias civiles se movilizan en todo el país. Las fuerzas armadas bolivarianas y la población civil han repelido numerosos golpes de Estado y planes de desestabilización. El último fue el intento de invasión el 3 y 4 de mayo por una pequeña banda de mercenarios estadounidenses. Los invasores capturados dicen públicamente que creen que estaban actuando en nombre de Trump.

Dejando a un lado a los mercenarios, los imperialistas estadounidenses pueden estar preparándose para un ataque militar más directo.

El 1 de abril, Trump anunció el despliegue de una armada de los Estados Unidos que incluía destructores y tropas en el Caribe cerca de la costa de Venezuela, con la absurdamente falsa acusación de “narcoterrorismo” contra el presidente Maduro. Esto siguió a las acusaciones del Fiscal General de los Estados Unidos William Barr contra los líderes bolivarianos, con una recompensa de $15 millones en sus cabezas.

La guerra económica de Estados Unidos y otras formas de intervención no comenzaron con el régimen de Trump.

En abril de 2002, el presidente Hugo Chávez fue derrocado brevemente en un golpe respaldado por Estados Unidos, pero fue rápidamente devuelto al cargo por elementos leales de los militares respaldados por la movilización de la gente. Fue seguido por el cierre del petróleo inspirado en Estados Unidos en 2002-3. Esa fue la administración de George W. Bush.

En marzo de 2015, el presidente Barack Obama, volviendo la realidad de cabeza, declaró a Venezuela “una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional de Estados Unidos”. Esto trajo las primeras sanciones importantes de Estados Unidos y le dio a Washington un pretexto unilateral para continuar acumulando medidas punitivas.

No es ningún presidente ni partido en particular el que impulsa a los Estados Unidos hacia la guerra y la dominación. Es el sistema capitalista mismo. Trump ha tratado de aplastar a Venezuela, Cuba e Irán. Él continuará fallando. También lo hará el próximo presidente, quien gane en noviembre.

Mientras tanto, es fundamental que las personas amantes de la paz en todo el mundo estén preparadas para una nueva agresión estadounidense en Venezuela, Cuba, Irán u otros lugares.

¡Viva la solidaridad de Irán y Venezuela!
¡Manos fuera de Venezuela!
¡Viva la Revolución Bolivariana!

Gloria La Riva es la candidata presidencial del PSL en 2020 y ha visitado Venezuela muchas veces en solidaridad con la Revolución Bolivariana.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close