URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
Español

Desastre en el Líbano visto como una “oportunidad” por Estados Unidos e Israel

El mundo vio conmocionado cómo una explosión masiva arrasó el puerto de Beirut el 4 de agosto matando a cientos, hiriendo a miles y desplazando a cientos de miles. Esto ocurre durante la pandemia de COVID-19, y solo meses después del colapso de la economía libanesa, dejando a la mitad de la población en la pobreza. La ONU ahora advierte sobre una crisis humanitaria.

Lo que el pueblo del Líbano necesita ahora es solidaridad y un esfuerzo de ayuda inmediato y masivo, proporcional al daño causado y entregado a todos sin ataduras políticas.

Pero donde la gente ve crisis humanitaria, el imperialismo ve oportunidades. Así como los multimillonarios de EE.UU. vieron la pandemia de COVID-19 como una oportunidad para obtener más ganancias, el gobierno de EE.UU. ve el sufrimiento en el Líbano como una oportunidad para manipular esta terrible tragedia para aumentar su propia influencia en el país a expensas de la soberanía libanesa y en beneficio de Israel.

El 4 de agosto explotaron 2.750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut. La explosión, tan poderosa que se escuchó y se sintió en Chipre, dejó un cráter de 141 pies de profundidad. El número de muertos hasta ahora es de 200, incluidos los ciudadanos sirios que trabajaban en el puerto; 6.000 han resultado heridos y 300.000 se han quedado sin hogar por la explosión.

La explosión demolió algunos de los barrios más ricos, en su mayoría cristianos, de Achrafieh, junto con tres hospitales. Explotó ventanas y puertas por toda la ciudad. Destruyó el suministro de grano de todo el país, almacenado cerca, y cerró el puerto de Beirut, que es necesario para la supervivencia económica del Líbano.

Negligencia grave del gobierno

El nitrato de amonio altamente combustible, que puede usarse como fertilizante o explosivos, había estado almacenado en el puerto durante más de seis años, desde que fue descargado de un carguero averiado. Numerosos funcionarios en el puerto, en los ministerios de comercio, finanzas y otros, en el sistema judicial y en otros lugares conocían la situación, pero ninguno buscó una solución para deshacerse de esta sustancia altamente inflamable. Esta negligencia grave y criminal ha enfurecido al pueblo libanés no solo contra el gobierno, sino contra todo el sistema gobernante.

Incluso antes de que la terrible explosión causara tanta devastación, el Líbano estaba en crisis. Durante años, bajo el sistema político sectario y clientelar del Líbano, el uno por ciento saqueó las arcas del gobierno mientras se adhería a un plan del FMI que cobraba impuestos cada vez más altos a los trabajadores y a los pobres. Este esquema económico de Ponzi se vino abajo en octubre, después de que el gobierno se volviera tan disfuncional que ni siquiera podía proporcionar electricidad las 24 horas, agua del grifo o recoger la basura. El colapso de la economía sumió en la pobreza a la mitad de la población, incluidos los refugiados sirios y palestinos. Incluso antes de la explosión, millones estaban desempleados, algunos reducidos a robar comida para alimentar a sus hijos y pedir prestado a los bancos para pagar el alquiler.

Protestas enfurecidas

No es de extrañar que después de la explosión la reacción del pueblo libanés fuera pura rabia contra el gobierno y la élite política que lo dirigía como su fondo privado. Los manifestantes furiosos han llegado a la Plaza de los Mártires todos los días desde el 8 de agosto, a veces 10.000 fuertes, librando batallas campales cuando la policía intentaba dispersarlos o contenerlos.

Al día siguiente de las explosiones, un mensaje popular de WhatsApp estaba en amplia circulación: “Hoy, lloramos. Mañana limpiamos. Al día siguiente, los colgamos”. Muchos de todos los espectros políticos fueron vistos en manifestaciones sosteniendo sogas. Las protestas tuvieron un nivel de ira contra el gobierno y los líderes del país nunca antes visto en Líbano.

Reformas bloqueadas por la élite del Líbano y el FMI

Las protestas forzaron la renuncia del primer ministro Hassan Diab y su gabinete el 10 de agosto. Este gobierno de técnicos, en el cargo desde enero, ya se había encargado de rectificar la situación económica, pero no había logrado nada. Sin embargo, pocos esperaban que este gobierno tuviera éxito, ya que no hubo cambios en la relación de fuerzas.

Diab, que tenía el respaldo de Hezbollah y sus aliados políticos, dijo que los esfuerzos de reforma de su gobierno habían sido bloqueados en todo momento por agentes de poder atrincherados en el gobierno del país. Tampoco contó con la cooperación del FMI respaldado por Estados Unidos, que rechazó su plan de recuperación del 30 de abril y presentó una oferta por un préstamo de $10 mil millones. Sin reformas ni préstamos, la lira libanesa perdió el 80 por ciento de su valor desde octubre.

Corrupción, incompetencia integrada en el sistema confessional

Muchos manifestantes dicen que las renuncias del primer ministro y del gabinete no son suficientes, y también piden la renuncia del presidente y del parlamento. Otros, incluidos muchos de la izquierda, sienten que incluso esto sería solo un cambio de dirección.

Sienten que la corrupción y la ineptitud que produjo tanto la explosión como el colapso de la economía están integradas en el orden neoliberal que las instituciones financieras internacionales impusieron al Líbano en coordinación con las élites gobernantes del país después de la guerra civil de 1990.

Sienten que la estructura estatal actual debe ser reemplazada, con, en palabras del Partido Comunista Libanés, “un estado de ciudadanía moderno”.

Encerrado en un sistema de castas

El Líbano tiene un sistema político similar a las castas, conocido como el sistema confesional, donde cada persona se define de por vida por cuál de las 18 sectas religiosas en las que nació. En lugar de ser ciudadano del Líbano, uno es miembro de cierta secta.

El presidente del Líbano debe ser siempre un católico maronita, el primer ministro un musulmán sunita y el presidente del Parlamento un musulmán chií. El parlamento tiene cuotas para cada secta. Los cargos gubernamentales se distribuyen por sectas.

Este sistema determina todos los aspectos de la vida de uno. La educación, el registro para casarse e incluso los servicios como la eliminación de basura son proporcionados por la propia secta. La población depende para los servicios del patrocinio de los líderes de la secta, una posición generalmente heredada.

Por diseño, este sistema no permite servicios en todo el país como la atención médica universal o la educación pública. Mantiene a este país de 5,5 millones de habitantes funcionando como una colección de pequeños feudos fácilmente controlados por el imperialismo.

El sistema es mantenido por Estados Unidos y Francia. A Washington le gusta tanto que busca imponer el mismo sistema en Irak, Siria y Libia.

Hezbolá un defensor de la soberanía libanesa

En la actualidad, hay dos bloques políticos importantes en el gobierno libanés. Existe la Alianza del 14 de Marzo respaldada por Estados Unidos y Arabia Saudita, que consiste en su totalidad en los oligarcas. Está la Coalición 8 de Marzo pro-Hezbolá. Hezbolá, que está aliado con Irán y Siria, no forma parte de la élite del Líbano.

Hezbolá se fundó a principios de la década de 1980 como respuesta a la invasión y ocupación israelí del Líbano y al asedio de su capital. Tiene su sede en la comunidad chiita, el grupo religioso más grande del Líbano y tradicionalmente el más pobre y desfavorecido. El grupo se ha ganado la lealtad chiita a través de sus programas de servicio social, sacando a muchos de la pobreza en esa comunidad por primera vez en la historia del Líbano.

Hezbolá tiene su propia y poderosa milicia que expulsó al ejército israelí del sur del Líbano en 2000, poniendo fin a una brutal ocupación de 18 años. En 2006, Hezbolá fue fundamental para hacer retroceder una invasión masiva del Líbano por Tel Aviv. Más recientemente, el grupo fue crucial para la derrota de ISIS, al-Qaeda y grupos extremistas respaldados por Estados Unidos en Siria y Líbano. Ha sido conocido entre todas las sectas como un defensor de la soberanía libanesa y a menudo se le ha llamado “la resistencia”.

Hezbolá ingresó al gobierno en las elecciones de 2018 que le dieron la mayoría junto con sus aliados de coalición, el Movimiento Patriótico Libre, un partido cristiano, y Amal, un partido chií. Esta coalición gobernante permitió a Hezbolá, sin servir como rostro del gobierno, proteger sus intereses tradicionales, disuadiendo principalmente a Israel, y evitar que el Líbano cayera totalmente en el campo imperialista.

Estados Unidos ha estado decidido a revertir la victoria de Hezbolá en 2018 desde entonces. Calculan que un gobierno sin Hezbolá no puede resistir a Israel o los representantes extremistas del Golfo que amenazaron al Líbano durante la guerra en Siria. También ven la expulsión de Hezbolá del gobierno como una forma de debilitar a Irán.

Estados Unidos ha colocado a Hezbolá en su lista de “terroristas”, lo ha sancionado y ha amenazado con imponer sanciones a sus aliados a quienes tengan relaciones con él. En febrero, al comienzo de la pandemia de COVID-19, Estados Unidos impuso sanciones a varias empresas farmacéuticas y médicas en el Líbano vinculadas con la Fundación Mártires de Hezbolá. El objetivo era obligar al grupo a recortar sus programas sociales y de bienestar.

Intentos de culpar a Hezbolá por la explosion

Hezbolá se encuentra en una posición muy difícil en este momento como el principal patrocinador del gobierno que preside un colapso total del estado y la sociedad libaneses. Se ha incluido con otros grupos políticos como blanco de la ira masiva. Esto no ha pasado desapercibido para el campo imperialista, que busca utilizarlo en su beneficio.

Yaakov Katz, editor en jefe del Jerusalem Post, también habló en nombre de los regímenes reaccionarios árabes y de Estados Unidos cuando escribió el 6 de agosto: “La pregunta para Israel ahora es si este lamentable desastre [en el Líbano-JC] puede utilizarse para cambiar el equilibrio de poder en el Líbano, y alentar / inspirar al pueblo libanés a volverse contra Hezbolá y sacarlo del poder “.

Inmediatamente después de la explosión del puerto, se lanzó una campaña de mentiras y rumores culpando a Hezbolá por la terrible explosión. Según Electronic Intifada, los tweets que acusan esto provienen de una organización de propaganda vinculada al ministerio de asuntos estratégicos de Israel, las cuentas de redes sociales israelíes y proisraelíes han seguido difundiendo mentiras similares.

The Daily Best informa que inmediatamente después de la explosión, varias cuentas de Twitter verificadas vinculadas a Arabia Saudita culparon a Hezbolá. En 24 horas, el hashtag “El amoníaco de Hezbolá quema Beirut” era tendencia. Fuentes de inteligencia dicen que la desinformación está siendo generada y difundida por cuatro cuentas verificadas vinculadas a Arabia Saudita que han estado activas en los últimos años en campañas de desinformación diseñadas para dañar los intereses iraníes.

Estas falsedades se han reproducido en los medios libaneses y otros.

Hassan Nasrallah, el secretario general de Hezbolá ha negado los rumores. El 12 de agosto dijo: “Niego categóricamente la afirmación de que Hezbolá tiene un alijo de armas, municiones o cualquier otra cosa en el puerto”.

Francia: el ex maestro colonial

Mientras tanto, los medios occidentales han tratado la visita del presidente francés Emmanuel Macron a Beirut el 6 de agosto como la misión de un salvador. Francia es el antiguo maestro colonial en el Líbano, y en 1926 fue el creador del sistema de gobierno confesional que divide rígidamente al gobierno entre las 18 sectas religiosas del país.

Hasta el día de hoy, Francia es uno de los principales patrocinadores y financiadores del orden político corrupto que ha sofocado y hambriento al pueblo libanés durante décadas. También es uno de los principales proveedores del gas lacrimógeno y otros equipos de control de disturbios utilizados por la policía contra los manifestantes.

Las autoridades francesas continúan encarcelando al prisionero político libanés George Ibrahim Abdallah, a pesar de que el gobierno libanés ha solicitado oficialmente su liberación y repatriación. Mientras estaba en Beirut, Macron se enfrentó dos veces a jóvenes que gritaban “¡Libertad para Georges Abdallah!”

Francia y las Naciones Unidas encabezaron una conferencia virtual de donantes donde los gobiernos prometieron casi $300 millones en asistencia humanitaria al Líbano. Citando “la voluntad del pueblo”, la conferencia decidió que este dinero no irá al gobierno libanés, sino que será “entregado directamente a la población libanesa” a través de la ONU, organizaciones internacionales y ONG.

Los manifestantes han expresado el temor de que el dinero destinado al gobierno se pierda debido a la corrupción. Pero no hay garantía de que los imperialistas no estén usando “la voluntad del pueblo” como tapadera para distribuir fondos a través de otros canales a los oligarcas cuya política apoyan, ni a las ONG financiadas por Estados Unidos.

Los partidos políticos respaldados por Estados Unidos y los grupos respaldados por los agentes estadounidenses del cambio de régimen reaccionario, como el Fondo Nacional para la Democracia, el Instituto de Estados Unidos para la Paz y la USAID esperan felizmente entre bastidores.

¿Qué pasará después?

Aunque el gobierno ha dimitido, el primer ministro Diab continuará en calidad de interino hasta que se pueda elegir un nuevo gobierno. En un momento en el que se necesita hacer tanto, este gobierno tendrá poca autoridad. Salvo una intervención revolucionaria, el nuevo gobierno mantendrá su forma confesional y estará integrado por alguna combinación de las mismas fuerzas.

Las acciones masivas ocurren a diario y continuarán. Algunos han sido grandes y muy decididos, pero de carácter espontáneo sin una dirección o un programa coherente.

¿Puede haber una alianza entre las protestas masivas y Hezbolá?

Ahora mismo, la izquierda libanesa pide la abolición total del sistema confesional y sostiene que todos los que se aferran a este sistema político son responsables de la crisis actual, incluido Hezbolá.

Los partidarios de Hezbolá argumentan que su partido no ha estado en el poder el tiempo suficiente para cambiar nada. Insisten en una alineación estratégica con partidos, como Movimiento Patriótico y Amal, para proteger su capacidad de resistir la agresión israelí.

Hasta la fecha, no existen formaciones políticas lo suficientemente fuertes como para rivalizar con las de los oligarcas actualmente en el poder, y Estados Unidos está cada vez más decidido a tratar de cooptar el movimiento para sus propios objetivos.

Sin embargo, la lucha en sí es la mejor educadora de la clase trabajadora. Y la lucha está destinada a continuar y profundizarse en el Líbano.

Related Articles

Back to top button
Close