URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
Español

Gobierno de EE.UU. se opone la acción contra el calentamiento global

Las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzaron niveles sin precedentes en la primera década de este siglo, según un panel de científicos del clima que resumen la investigación del cambio climático desde 2007. En la actualidad, las temperaturas globales son 0,8 grados centígrados superiores a los niveles pre-industriales, y la concentración de dióxido de carbono en el aire ha crecido en un 140 por ciento durante el mismo período. Estas tendencias obstaculizan el objetivo declarado de mantener el aumento de la temperatura global a 2 grados centígrados para el 2030.

Las concentraciones de dióxido de carbono en este nivel están contribuyendo a cambios notables en los patrones climáticos. El año 2012 vio una ola de calor récord en los Estados Unidos en el que las temperaturas alcanzaron los 118 grados Fahrenheit en Nebraska, una expansión de la sequía que afectó a 60 por ciento del territorio continental de Estados Unidos, que dañó gravemente la producción de granos, y el monstruoso huracán Sandy que causó enormes daños y pérdida de vidas hasta el noreste.

Europa ha visto temperaturas récord en los últimos diez años acompañados por la sequía, en 2003, unas 30.000 personas murieron durante una ola de calor.El calentamiento global tendrá el efecto más negativo sobre la gente pobre, tanto en los países subdesarrollados y en los países capitalistas avanzados. Un informe científico de 2007 prevé que millones de personas en África podrían enfrentar escasez de agua en 2020, lo que conduciría una caída del 50 por ciento en la agricultura en algunos países. Para 2080, el calentamiento global podría aumentar el número de personas que padezcan hambre en cualquier parte del mundo, se estima que entre 140 millones y un mil millón, dependiendo de cuánto gas de efecto de invernadero se emita en la atmósfera en las próximas décadas. Además, se prevé que aumentarán la malaria, las enfermedades diarreicas, el dengue, las enfermedades transmitidas por las garrapatas y las muertes relacionadas con el calor debido al calentamiento global.

El cambio climático – el aumento de la temperatura global debido a las emisiones de carbono causadas por el ser humano – ilustra la necesidad de una cooperación global en lugar de la competencia. Después de todo, las emisiones de carbono producidas por un país no sólo crean daños en aquel país. Y la devastación causada por el cambio climático, el hambre, la sequía y las tormentas destructivas tendrán un impacto en todo el planeta. ¿No deberíamos todos estar tomando medidas para evitar que esta crisis se agrave?

Pero todo depende del carácter de clase y la perspectiva de clase de los gobiernos en cuestión. Esto es porque Estados Unidos es el mayor obstáculo para el progreso para frenar las emisiones que causan el calentamiento global.

El Protocolo de Kioto nunca fue ratificado por los Estados Unidos

El Protocolo de Kioto en el Marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) es un tratado internacional que establece obligaciones vinculantes para los países industrializados para reducir las emisiones. Estados Unidos firmó pero no ratificó el protocolo. Desde Kioto en 1997, los Estados Unidos ha continuado bloqueando el progreso en las reuniones internacionales para evitar la imposición de objetivos vinculantes para la reducción de las emisiones, mientras que señala con el dedo a China en un intento de echar la culpa de las emisiones a los países en vías al desarrollo.

Por ejemplo, como se revela en los cables de Wikileaks, en diciembre de 2009 en la 15ª Sesión de la Conferencia de Miembros de la CMNUCC en Copenhague, los Estados Unidos utilizó tácticas de intimidación para impedir la adopción de objetivos vinculantes. La reunión de dos semanas se suponía que seria la culminación de un proceso iniciado en Bali en 2005, cuando los miembros de la CMNUCC acordaron concluir las negociaciones sobre un nuevo acuerdo global para el año 2009. Destacando la creciente alarma sobre los efectos del cambio climático, los líderes de 110 países asistieron a la conferencia a su conclusión.

Como ya ha sido revelado por la filtración de estos cables, muchos países pobres han sido víctimas de intimidación y el soborno porque los EE.UU. utiliza su poder para obligar a otros países a apoyar el llamado acuerdo de Copenhague climático, una declaración no vinculante que no hace nada para detener el peligroso curso de la continuación del cambio climático global. (Fidel Castro, el derecho de la humanidad a la vida, PSLWeb.org, 16 de diciembre de 2009)

Según un artículo publicado en el periódico británico The Guardian: “Los cables diplomáticos de Estados Unidos revelan cómo los EE.UU. busca lanzar lodo a las naciones que se oponen a su enfoque de lucha contra el calentamiento global, la forma de ayuda financiera y de otro tipo de ayuda es utilizado por los países para obtener apoyo político; cómo la desconfianza, las promesas incumplidas y negociaciones de contabilidad creativa falsas; y cómo los EE.UU. montó una ofensiva diplomática mundial secreta para aplastar la oposición a la controvertida ‘acuerdo de Copenhague’, el documento no oficial que surgió de las ruinas de la cumbre sobre el cambio climático de Copenhague en 2009”.

Los Estados Unidos echa la culpa a las naciones en desarrollo como China y la India por la profundización de la crisis. Pero, de hecho, los Estados Unidos, con sólo 5 por ciento de la población mundial, es responsable del 25 por ciento de los gases de efecto invernadero, más que cualquier otro país del mundo.

La principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de carbono y de otros gases es el consumo y la quema de combustibles fósiles. La mayor parte de estas emisiones provienen de la industria energética y del uso de los automóviles privados. Las industrias de energía y los concesionarios han luchado para oponerse a los controles sobre las emisiones de carbono.

Mientras tanto, los países en desarrollo tienen más de noventa por ciento de los costos del cambio climático, incluyendo una tasa de mortalidad anual de 300.000 frente a los desastres relacionados con el clima, y las pérdidas económicas que ascienden a $ 12 mil millones por año.

“Expandirse o morir” va a matar al medio ambiente

El capitalismo, el sistema que domina la mayoría de los países en la conferencia—encuentra en la búsqueda de ganancias a corto plazo su mayor impulso. “Expandirse o morir” es un mantra principal.

En la competencia implacable que caracteriza al sistema, ningún gobierno capitalista o capitalista individual, que representa los intereses de su “propia” clase capitalista está dispuesto a aceptar un plan que lo podría en desventaja en relación vis-á-vis otros capitalistas. Los capitalistas de los Estados Unidos quiere tener la libertad de crear tantas emisiones como quieran en su búsqueda de ganancias cada vez mayores.

Es hora de que estos destructores del planeta sean despedidos y que el capitalismo mundial sea sustituido por una economía socialista planificada racional que dé prioridad a las necesidades de las personas y del planeta primero.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close