El Partido por el Socialismo y la Liberación (PSL) y la campaña presidencial de Gloria La Riva/Leonard Peltier hacen el llamado a implementar un programa de emergencia inmediato con el fin de combatir la crisis del Coronavirus con las siguientes medidas:

Pagos por enfermedad y 100% seguro de desempleo garantizado para todos los trabajadores y trabajadoras. No a los desalojos por no pago de hipotecas.

Hay que rescatar al pueblo, no a los bancos! Debemos expandir el seguro de desempleo para que cubra el 100 por ciento del salario en casos de pérdida de empleo por cierres de empresas, despidos, enfermedades, o en caso que un trabajador o trabajadora estén cuidando a una persona enferma. Este seguro debe ser garantizado indefinidamente por la duración de esta pandemia y la sucesiva recesión de la economía. Se deben suspender inmediatamente los cobros y cortes de servicios públicos, renta, y desalojos. Los propietarios, compañías de servicios, y los bancos no deben acumular nuestras deudas.

Todas estas medidas deben ser aplicadas para trabajadores y trabajadoras indocumentado/as y también para contratistas independientes. El gobierno federal debe proporcionar asistencia financiera a las empresas pequeñas por sus pérdidas.

Producción de emergencia y medidas de distribución

Necesitamos organizar la producción en masa de bienes críticos: kits de prueba para el Coronavirus, ventiladores para hospitales, equipaje de protección y equipajes médico a costo para satisfacer las necesidades inmediatas. El gobierno tiene el poder para exigir que las empresas produzcan bienes críticos, puede requisar ciertos tipos de propiedades y expandir su producción, imponer control de precios así como también asignar materias primas hacia la “defensa nacional”. El gobierno puede y debe hacer uso de estos poderes ahora mismo para lograr abastecer al pueblo con todos los bienes críticos necesarios para combatir el virus.

No al lucro durante esta crisis! Un sistema centralizado de distribución gratuita debe ser creado para garantizar que todos y todas tengamos acceso seguro a comida nutritiva y otros productos esenciales para subsistir. Podemos y debemos expandir programas existentes como servicios de comida a domicilio y crear redes comunitarias de distribución de alimentos, pero necesitamos establecer un sistema centralizado para proveer de alimentos y abastecimientos gratuitos a todas aquellas personas que están en cuarentena médica, a quienes estén en riesgo, y a quienes han sido instruidos que se queden en casa.

Atención y asistencia de salud gratuita

Ofrecer exámenes gratuitos solo funciona si es que va acompañado de tratamiento gratuito. La atención y asistencia de salud deben ser gratis para todos y todas. ¿Si no tienes los recursos para pagar por el examen, cómo vas a poder pagar por el tratamiento? Las ganancias que acumulan las compañías de seguros, la industria farmacéutica, y todas aquellas empresas depredadoras que se benefician del sistema de salud deben ser eliminadas ya y darle prioridad a nuestras vidas y a derrotar este virus. Todos los copagos, deducibles y cualquier barrera que existe entre las personas y los tratamientos médicos deben ser eliminadas de raíz.

Debemos poner especial atención a todas las poblaciones que han sido históricamente discriminadas y desplazadas por el sistema de salud estadounidense. Reservaciones Indígenas, afroamericanos y latinoamericanos y todas las comunidades oprimidas deben tener igual acceso garantizado a tratamiento médico. Tiene que haber un aumento masivo en el número de médicos que atienden en las cárceles, y deben tener acceso a equipaje moderno y de alta calidad.

Vivienda segura para todos y todas

Todas las viviendas sin ocupar deben ser confiscadas para ponerlas al servicio de todas las personas sin hogar. ¿Cómo va poder una persona estar en cuarentena si no tiene un lugar para vivir? Actualmente, existen aproximadamente 16 millones de viviendas vacías y sin ocupar en los Estados Unidos. La mayoría de estas unidades son propiedad de especuladores y empresas de bienes raíces que están jugando en el mercado inmobiliario y de paso fomentando la gentrificación en las comunidades. Sus intereses financieros y privados no pueden poner en riesgo la salud pública del pueblo.

Del mismo modo, se debe proveer viviendas seguras para personas afectadas por violencia doméstica. Ninguna persona debe ser forzada a quedarse en una situación abusiva durante esta pandemia. Albergues de emergencia y apoyo financiero debe ser garantizado para todas aquellas personas que necesiten un lugar para vivir.

Fortalecer el sistema de salud público

Requisar propiedades comerciales vacías para uso médico. Reabrir hospitales y clínicas previamente cerradas, y construir nuevas instalaciones médicas. Expandir los esfuerzos de instalaciones sanitarias. Cualquier espacio comercial, industrial, y residencial que esté vacío debe ser utilizado para garantizar estas necesidades. Debemos seguir el ejemplo de China y rápidamente construir hospitales y centros médicos provisorios. En los Estados Unidos, el gobierno puede usar el poder de “eminent domain” (dominio eminente) que permite al gobierno convertir propiedades privadas en propiedades públicas. El eminent domain puede ser utilizado por el Estado en contra de empresas grandes y terratenientes.

El gobierno tiene la capacidad de coordinar y proporcionar recursos para la movilización de la comunidad médica. Profesionales del área de salud ya retirados, médicos en residencia, y estudiantes médicos deben ser reclutados para ayudar a fortalecer la infraestructura de nuestro sistema de salud.

Se debe fortalecer y expandir los esfuerzos sanitarios para la transportación pública así como en lugares públicos. Los obreros en estos sectores deben ser protegidos y se les debe proveer con equipajes de protección. Además, se deben iniciar campañas masivas de educación en conjunto con organizaciones comunitarias para informarles a toda la gente sobre cuáles son las precauciones que debemos tomar para disminuir la propagación del Coronavirus.

No a la represión!

Nadie debe sufrir por esta pandemia y a la vez tener miedo de las acciones represivas de la policía, la migra, o las cárceles. Las condiciones sanitarias deben ser garantizadas en todas las cárceles y prisiones del país. Se debe liberar a un gran porcentaje de reclusos inmediatamente para evitar el hacinamiento que significa la imposibilidad de contener el virus dentro de las cárceles. El movimiento contra el encarcelamiento masivo (más de 2 millones de personas están en prisiones en los Estados Unidos) ha exigido la liberación de presos de tercera edad, aquellos con condiciones de salud crónica, y todas las personas que fueron condenadas por ofensas no violentas y quiénes aún no han sido sentenciados.

Debemos poner alto a todas las redadas de ICE y las deportaciones. Se deben cerrar todos los centros de detención, los cuales son especialmente conocidos por tener condiciones antihigiénicas y mala infraestructura de atención médica, y se debe liberar inmediatamente a todas las personas encarceladas. Toda asistencia de emergencia de cualquier tipo ofrecido por el gobierno durante este crisis debe ser disponible para todo el pueblo sin importar estatus migratorio.

El racismo anti-asiático ha sido avivado por políticos y medios de comunicación, quienes se han referido a la pandemia como el “virus chino” o como un “virus extranjero”. En vez de promover el racismo, se debe lanzar campañas de educación pública con el fin de combatir estos mitos reaccionarios y anti-científicos. Asimismo, se debe garantizar que todas aquellas personas que han sido históricamente abandonadas por el Estado, tales como las naciones indígenas, afroamericanos, y otras comunidades oprimidas tengan sus necesidades satisfechas sin discriminación alguna.

Cooperación y solidaridad internacional

Debemos terminar con las devastadoras sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos en contra de países en el mundo, como Irán, Cuba, Venezuela, y Corea del Norte. Las sanciones están bloqueando las capacidades de estos gobiernos para conseguir los recursos necesarios para combatir la crisis sanitaria. Los crueles efectos de la campaña “presión máxima” de la administración de Trump contra Irán se han vuelto evidentes al ver como el país tiene una de las tasas más altas de contagios y muertes en el mundo. Cuba ha hecho una investigación médica extraordinaria y es conocido en el mundo por sus actos de solidaridad internacional en el área de salud. Terminar el bloqueo de Cuba implica que el mundo se pueda beneficiar de los conocimientos y competencias científicas de sus profesionales del área de salud.

Los Estados Unidos debe adoptar los modelos de mejores prácticas que han sido implementados por otros países que han logrado controlar esta pandemia de manera efectiva, tales como China, y no perder tiempo en demonizar a estos gobiernos en pos de sus intereses imperialistas y de su política exterior. Si las restricciones de viaje y tránsito han sido determinadas necesarias para la salud pública por los países, éstos se deben implementar en consulta con todos los países afectados y de manera que se protejan todos los derechos de los visitantes e inmigrantes.

Debemos extender el apoyo a países que necesiten asistencia y coordinar cadenas de suministro de alimentos y abastecimiento por todo el mundo para asegurar la producción más eficiente y la distribución de bienes médicos. Tolerancia cero hacia los esfuerzos de corporaciones farmacéuticas de asegurar derechos de propiedad intelectual privada o al lucro de la producción de vacunas para combatir el Coronavirus.