AnalysisEspañolracism

¡Encendidos! La lucha de Harlem por la vivienda en la década de 1930

1934 Harlem huelga de alquiler. Collage: Liberation News.

Este artículo es parte de la conmemoración de Liberation, para el Mes de la Historia Negra, 2021.

La lucha por la vivienda en Harlem durante la Gran Depresión tomó por asalto a la ciudad de Nueva York, ya que algunos de los sectores más oprimidos de la sociedad se unieron y se mantuvieron firmes frente a la explotación. Su resistencia obtuvo importantes logros y enseñó a los futuros activistas las tácticas de acción masiva que aún son relevantes en una estrategia ganadora para el cambio.

La Gran Migración vio a más de un millón y medio de personas negras huir del sur indigente y dominado por el Klan en busca de mejores oportunidades en los trabajos industriales del norte. Harlem se convirtió en un destino principal. Debido a la segregación, los negros fueron relegados a vivir en áreas previamente designadas donde los propietarios se aprovecharon al cobrar rentas exorbitantes en comparación con lo que se cobraba a las comunidades de inmigrantes blancos.

El Partido Comunista y la Liga de Inquilinos de Harlem

La Liga de Inquilinos de Harlem sentó las bases para la acción masiva militante en las comunidades negras para un cambio sustancial contra los aumentos racistas de los alquileres. La Liga se formó en el 1929 por sugerencia de Richard Moore, un miembro negro del Partido Comunista. Moore sería elegido el primer presidente de la Liga. “El sistema de castas capitalista”, escribió Moore, “que segrega a los trabajadores negros en distritos de Jim Crow convierte a estos trabajadores negros doblemente explotados las víctimas de los estafadores de alquileres. Los propietarios y agentes inmobiliarios blancos y negros aprovechan esta segregación para exprimir hasta el último centavo de la clase trabajadora negra que está encerrada en el gueto negro. Los alquileres en Harlem Negro ya suelen duplicar, y a veces, triplicar los de otras secciones de la ciudad.”

El Partido Comunista jugó un papel importante tanto en la Liga de Inquilinos de Harlem como en el Consejo de Desempleo, otra organización importante de ese período. El PC multinacional se preparó para organizar la vecindad. Creó conciencia entre los miembros inmigrantes europeos que viven en Harlem sobre la urgente necesidad de luchar contra el racismo sistémico, la absoluta necesidad de erradicar cualquier racismo o atraso dentro de sus filas, y la necesidad de estar en total solidaridad tanto con las comunidades negras como con sus miembros negros.

El PC se hizo conocido por los residentes negros de Harlem y se ganó el respeto cuando inició una campaña nacional para liberar a los Scottsboro Boys, nueve adolescentes negros acusados falsamente de violar a una mujer blanca en Alabama en 1931. Por ejemplo, una manifestación en Harlem iniciada por el PC ese año exigiendo La libertad para los acusados de Scottsboro y el fin del linchamiento legal comenzaron con unos pocos cientos de miembros en su mayoría blancos, pero aumentaron a varios miles cuando los negros se unieron en las calles porque el tema era de vital importancia.

Segregación y Rentas Elevadas

Los organizadores iniciales de la Liga de Inquilinos de Harlem reconocieron que el aumento de los alquileres en Harlem se había convertido en una característica inherente de la segregación. La Liga decidió tomar medidas mediante la organización de reuniones de protesta, la organización de marchas e interrumpiendo estratégicamente los procedimientos de la ley de alquileres para galvanizar el apoyo de la comunidad. Organizaron huelgas de alquileres para resistir los aumentos de alquiler. Esta táctica, aunque en ese momento era nueva y desconocida para muchos, se convertiría en el pilar del activismo colectivo de inquilinos durante la Depresión.

Harlem Tenants League. Foto: Justice for All.

La ganancia más completa que la Liga ayudó a obtener fueron las leyes de inquilinos más favorables. La Ley de Práctica Civil incluía los proyectos de ley de Rivers y Perkins que abordaban las malas condiciones de vida y la protección del aumento del alquiler; estos proyectos de ley fueron las formas anteriores de las leyes de inquilinos de la ciudad de Nueva York.

Huelga de alquileres de Harlem del 1934

Al inicio de la Depresión, la comunidad negra estaba especialmente devastada por el desempleo con tasas que alcanzaban el 65%. La Liga de Inquilinos de Harlem había ganado popularidad en la comunidad al convertirse en un programa de apoyo comunitario que ayudó a los harlemitas contra el desalojo. Ayudó a crear una cultura de apoyo y enseñó a los miembros de la comunidad habilidades prácticas de apoyo, como organizar fiestas de alquiler y presionar a las agencias gubernamentales para que apoyaran a los harlemitas en apuros.

La Depresión aumentó la conciencia de clase, y la influencia política y organizativa de la Liga de Inquilinos de Harlem fue sentida en la huelga de alquileres de Harlem del 1934. El primer edificio que se declaró en huelga fue un moderno edificio con ascensores en Edgecombe Avenue en el área de “Sugar Hill”, que se había vuelto cada vez más popular entre los negros de clase media en un barrio antiguamente de blancos. Pero los nuevos residentes negros fueron sometidos a fuertes aumentos en los alquileres y la calidad del mantenimiento sufrió tremendamente. Enfurecidos por los propietarios racistas, otros inquilinos de Edgecombe Ave. se juntaron y se unieron a la huelga de alquileres y piquetes para protestar los altos alquileres y las malas condiciones. Se obtuvieron victorias en todos los edificios organizados.

Otra huelga importante de ese año fue entre los inquilinos de Knickerbocker Village en el Lower East Side que produjo la Asociación de Inquilinos de Knickerbocker Village. Ambas huelgas desempeñaron un papel destacado en la popularización de la reforma de la vivienda de acción masiva.

El Consejo de Desempleo de Harlem lucha contra los desalojos

La Liga de Inquilinos de Harlem siguió siendo principalmente un programa de apoyo comunitario. A medida que avanzaba la Depresión, era evidente que existía la necesidad de otro tipo de organización más profundamente arraigadas en las bases. El PC inició los Consejos de Desempleados, organizaciones de masas que, aunque dirigidas por comunistas, estaban abiertas para que todos se unieran. Los Consejos desarrollaron raíces significativas dentro de la comunidad.

Foto: Justice for All.

Una de las principales tácticas del Consejo de Desempleados de Harlem fue la resistencia a los desalojos, a veces organizando vecindarios enteros para detener los desalojos en curso. Con frecuencia organizaron plantones, manifestaciones e interrupciones de las oficinas de ayuda gubernamental para familias. Sus acciones estimularon el apoyo masivo dentro de la comunidad, ya que a menudo obtuvieron reformas inmediatas para aliviar los harlemitas desesperados.

El Consejo de Desempleo de Harlem fue un ejemplo y provocó rebelión y acción cuando otras comunidades se dieron cuenta y adaptaron sus propias tácticas. En el Bronx, los inquilinos se envalentonaron tanto por la solidaridad que cuando un alguacil venía a desalojar a un inquilino, se convirtió en una práctica común que la comunidad se uniera y devolviera sus artículos dentro de la casa. La ciudad pagó a los alguaciles por desalojos individuales. Como resultado de esta resistencia, en algunos casos, los alguaciles fueron enviados de regreso repetidamente para intentar sin éxito el mismo desalojo, lo que los hizo demasiado costosos. Entonces la gente ganó el derecho a quedarse en sus apartamentos.

Si la ciudad intentó intimidar a la comunidad con una gran presencia policial, muchas comunidades no vacilaron en unirse y contraatacar. En el Bronx, a veces había hasta 4.000 militantes en las calles y en los edificios, resistiendo a la policía y exigiendo el derecho a una vivienda. La mayoría eran mujeres. Arrojaron agua caliente a la policía desde los edificios, arrojaron canicas bajo los pies de los caballos de la policía o clavaron a los caballos con las largas agujas que usaban los sombrereros.

El movimiento fue nacional. En Chicago, cuando tres organizadores comunistas negros fueron asesinados por la policía en el 1931 durante uno de estos “disturbios por los alquileres,” 50.000 personas tomaron las calles en una marcha conmemorativa.

Comparaciones con las condiciones actuales

El heroísmo de las masas negras de Harlem se basó no solo en la implosión económica de la era de la Depresión, sino también en el hecho de que, si bien la vivienda es un derecho humano básico, los propietarios buscaron explotar el sufrimiento para obtener ganancias.

Hoy, la pandemia de COVID-19 ha dejado aún más clara la incapacidad del sistema para poner a las personas por encima de las ganancias. Unos 78 millones de reclamos por la ayuda de desempleo se presentaron en el último año debido al mal manejo de la pandemia por parte del gobierno. Con tantos que no pueden pagar el alquiler, existe la posibilidad de que se produzcan miles o incluso millones de desalojos una vez que se levante la moratoria de desalojos, pero los alquileres no se han cancelado. La Casa Blanca informa que a partir del 2019, más de medio millón de personas no tenían hogar, mientras que casi 17 millones de hogares potenciales estaban vacíos, almacenados por los propietarios para mantener altas las ganancias.

Así como las luchas en la década de 1930 expusieron el papel de la policía, el levantamiento del Movimiento por las Vidas Negras durante el verano del 2020 provocó una rebelión masiva que se vinculó con la lucha contra los policías asesinos y la brutalidad policial.

Piquetes, marchas, huelgas de alquiler, la creación de organizaciones y la construcción de campañas de presión localizadas están a la orden del día, tal como lo estaban en la década de 1930. Los organizadores en Harlem y en otros lugares nos han enseñado que el poder está en la gente que se une y es posible ganar. Para la comunidad de Harlem, fue una lucha por la reforma, pero el elemento más necesario fue la lucha por la liberación.

Hoy, la lucha negra sigue liderando el camino en la lucha por la vivienda y la lucha contra todas las formas de opresión. Tomemos nota y construyamos un movimiento, no solo contra las formas de opresión en sí mismas, sino un movimiento contra todo el sistema capitalista que se beneficia de tan vil explotación.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close