Liberation News entrevistó a Fathi AlFadl, Secretario de Información y miembro del Comité Central del Partido Comunista de Sudán (PCS) sobre el proceso revolucionario en curso en Sudán.

Emblema del Partido Comunista de Sudán

Emblema del Partido Comunista de Sudán

¿Cuál es la situación actual en Sudán con respecto a las negociaciones entre las fuerzas populares y las fuerzas militares? ¿Es posible que haya un gobierno de transición en el futuro cercano?

A partir de ahora las dos partes no han podido llegar a un acuerdo. Los dos temas principales de la discordia son la presidencia del consejo presidencial y cuál de las partes obtendrá la mayoría.

Esta diferencia refleja la presencia de dos discursos dentro del país y su incidencia en la oposición. La principal contradicción, además de la eliminación de al-Bashir, es entre dos enfoques: uno que resalta la importancia de desmantelar y liquidar el antiguo régimen, y el otro que está satisfecho con la eliminación de al-Bashir y que está listo para compartir el poder con el Los militares y los vestigios del régimen.

Estos dos discursos siguen existiendo dentro de las diversas fuerzas de la oposición. El PCS ha advertido contra tal posición. Esta posición se conoce como el “proyecto de aterrizaje suave,” un esfuerzo de cambio calculado que busca ampliar los márgenes de la democracia para ampliar la base social del régimen al permitir la participación de algunos sectores de la oposición, manteniendo al país atado a las antiguas políticas de dependencia que han hecho de Sudán una presa del capital internacional.

El alto a las negociaciones por parte de los militares y su intransigencia en cuanto a la entrega del poder a la Alianza para la Libertad y el Cambio está basada en el hecho de que los generales han sacrificado a su líder para salvarse ellos mismos.

El golpe fue organizado en coordinación con la reacción local y los poderes regionales, en especial Egipto y Arabia Saudita. Desde afuera, las negociaciones parecerían tratarse de posiciones y números dentro del consejo presidencial, pero van mucho más allá. Se trata del futuro del país y qué camino de desarrollo debe seguir. Actualmente, mientras sigue el estancamiento, ambas partes han acordado permitir que un comité técnico conjunto aborde los puntos polémicos. La Alianza ha anunciado los preparativos para las huelgas y la desobediencia civil. La Alianza Profesional Sudanesa y el PCS están alertando a sus miembros sobre el lanzamiento inminente [de] una huelga política general y una campaña para la desobediencia civil como la herramienta para arrancar el poder de los militares y abrir el camino para que la revolución alcance sus objetivos.

¿Qué fuerzas crees que estaban detrás de los ataques del 13 de mayo contra las masas que protestaban frente al cuartel general del ejército? ¿Cómo afectó esto a las movilizaciones populares? ¿Todavía están en curso?

Las fuerzas de clase que apoyan y dirigen al consejo militar son los vestigios del régimen, representados por la burocracia del estado, la plana mayor de los órganos represivos, el ejército, la policía y la seguridad. La nueva burguesía parasitaria creada por las políticas y prácticas corruptoras del régimen representan una fuerza social que depende y representa al gran capital extranjero. Además, el ejército de empleados del régimen en posiciones de liderazgo dentro del partido gobernante y los organismos auxiliares adjuntos al mismo, por ejemplo, los sindicatos gubernamentales, jóvenes, estudiantes y organizaciones de mujeres, también conforman las fuerzas represivas. Las fuerzas que planificaron los ataques y se piensa que se benefician al dispersar las sentadas son el núcleo duro del círculo interno de al-Bashir dentro del partido gobernante. Sin embargo, la evidencia circunstancial apunta a culpables dentro de las Fuerzas de Apoyo Rápido y las milicias de la sombra de los grupos islámicos.

A pesar de la condena por parte de los militares, nadie fue detenido ni llevado a la justicia. Esto sugiere que el ataque fue perpetuado con el apoyo tácito de ciertos elementos dentro del ejército.

Las acciones de protesta masiva, como siempre, continúan a través de las sentadas y ocupaciones diarias en la capital y las principales ciudades, en particular las que quedan frente al cuartel general del ejército.

El jueves, 23 de mayo, se organizó una gran manifestación masiva en la plaza frente al cuartel general del ejército en Jartum. Se llevó a cabo con la consigna de la segunda etapa del levantamiento: “La libertad, la paz, la justicia y el gobierno civil son los elegidos por las personas.”

Las principales demandas son la entrega inmediata del poder a la Alianza por la Libertad y la Libertad y la rendición de cuentas a todos los que cometieron crímenes contra las personas.

Después de casi seis meses de manifestaciones callejeras, sentadas, huelgas y otras acciones masivas constantes, podemos estar seguros de que el movimiento de protesta masiva no solo ha mantenido su vigor, sino que ha crecido en amplitud, claridad de visión y determinación para alcanzar su objetivo: Todo el poder para los representantes de las personas.

¿Qué fuerzas de clase están en juego dentro del campo revolucionario? ¿Cuál es la relación entre el Partido Comunista de Sudán y la Asociación Profesional de Sudán, así como las fuerzas de “Nidaa Sudán”?

El campo revolucionario está compuesto por las fuerzas radicales dentro de la clase obrera, el campesinado y la inteligencia revolucionaria. También incluye las fuerzas democráticas y socialistas dentro de las organizaciones de estudiantes, jóvenes y mujeres.

Al mismo tiempo, el PCS participa activamente en el fortalecimiento de su cooperación combativa con los grupos radicales en las Fuerzas del Consenso Nacional y la Alianza Profesional de Sudán. El PCS le otorga una gran importancia a la construcción, el mantenimiento y la promoción del frente amplio de todas las fuerzas que están de acuerdo con la Carta de la Alianza por la Libertad y el Cambio.

El PCS acoge las posturas radicales del Movimiento de Liberación de Sudán, dirigido por Abd al-Wahid, y el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán al norte, dirigido por al-Hilu.

El PCS coopera con Nidaa Sudán dentro de la Alianza nacional. Es preciso señalar que esta organización está compuesta por varios grupos que representan intereses diversos, que a veces no coinciden con los conceptos de PCS.

El PCS mantiene una cooperación muy estrecha con la Alianza Profesional Sudanesa (APS). De hecho, algunos de los trabajos de PCS dentro del APS. Además, como partido activo en el campo de los movimientos sindicales, el PCS presta una atención considerable a las actividades y el trabajo de la APS.

¿Cuál es la relación del movimiento de protesta con varios conflictos armados internos en Sudán? ¿Cómo entiende y caracteriza el Partido Comunista estos movimientos armados?

Una de las demandas básicas del movimiento de protesta es terminar la guerra en Darfur y reconocer los derechos legítimos de la gente de Darfur. De hecho, los pueblos de Sudán Occidental, Darfur, Kordufan y el Nilo Azul estaban y siguen estando a la vanguardia de la lucha contra el régimen. Los miembros y simpatizantes de todos los grupos armados forman parte integral del movimiento de protesta de masas. La solución a los problemas de las minorías nacionales, especialmente Darfur, será debidamente debatido durante la conferencia constitucional prevista al final del período de transición.

¿Qué tipo de rol prevé el PCS jugar en un posible gobierno de transición? ¿Cuáles serían algunas de las tareas y desafíos inmediatos que enfrentará un gobierno de transición?

El PCS ha realizado contribuciones al programa adoptado por la Alianza como las políticas alternativas para enfrentar, abordar y resolver los problemas resultantes de los 30 años de políticas en bancarrota adoptadas por los gobiernos de al-Bashir. El PCS también desempeñó un papel importante en la elaboración de un plan de emergencia para hacer frente a las tareas más urgentes durante el período de transición.

Al igual que otros partidos y organizaciones, el PCS ha nominado a sus candidatos para el gobierno de transición que podrán ser o no ser miembros del PCS, pero que son cuadros competentes y capaces de asumir la responsabilidad de salvar y reconstruir al país.

El PCS estará representado en el consejo legislativo que observará y supervisará el desempeño del gobierno.

El PCS no alega un papel de liderazgo [en un futuro gobierno potencial], ni exige tratamiento especial por su contribución al levantamiento. Al igual que otras fuerzas, el PCS desempeñó su papel y asumió su responsabilidad. Hoy el PCS se enorgullece en observar que ese papel es reconocido por las masas y se refleja en la gran cantidad de jóvenes que exigen unirse al partido.

El objetivo principal del PCS es continuar la lucha hasta la victoria final; desmantelar y liquidar el régimen dictatorial, creando así la base para completar las tareas de la revolución democrática nacional y allanando el camino para la construcción del socialismo en Sudán.

¿Qué pueden hacer las fuerzas progresistas de todo el mundo para apoyar su lucha?

Una y otra vez, el PCS ha pedido la intensificación de la solidaridad internacional. El PCS se enorgullece de observar la creciente solidaridad con la lucha de nuestro pueblo. Basta mencionar que la solidaridad internacional ha ayudado en el pasado a encarcelar a delincuentes, lograr la liberación de los detenidos políticos y obligar a algunos gobiernos, especialmente en la UE, a cambiar de posición y apoyar nuestra lucha.

Hoy más que nunca, la solidaridad y el apoyo a la lucha del pueblo sudanés para obtener sus derechos, establecer sus órganos de gobierno civiles independientes y desarrollarse en el camino del estado de derecho, proteger y promover los derechos democráticos y las libertades así como la paz y la justicia social, son de especial importancia.

Como se dijo anteriormente, la segunda etapa [de la lucha] es arrancarle el poder de las manos de los militares. Ahí es donde la revolución ganará o perderá. Por lo tanto, la presión sobre los gobiernos de Europa, EE. UU., Canadá, las Naciones Unidas, la UE y la Unión Africana en esa dirección ayudará. Otra de las principales demandas es difundir información sobre las luchas diarias del pueblo sudanés entre los sectores de la población que puedan influir en la opinión pública.