Liberation photo

Liberation photo

Traducido por Keiti Rubio

En una ilustración deslumbrante de la violencia y la crueldad que ahora son emblemáticas de las políticas de inmigración y frontera de los Estados Unidos, se anunció el jueves que una niña de siete años de Guatemala murió de ” shock séptico y deshidratación” después de ser detenida por la Patrulla Fronteriza en Nuevo México.

Esta es la segunda muerte de alto perfil de un migrante que ocurrió recientemente en Nuevo México mientras estaba bajo la custodia de las autoridades de inmigración – la otra fue la muerte totalmente prevenible de la solicitante de asilo Roxsana Hernández Rodríguez, de 33 años, también por deshidratación.

Bases militares del desierto

Jakelin Amei Rosmery Caal Marquin, de siete años, su padre y otros 161 inmigrantes centroamericanos ingresaron a los Estados Unidos en el cruce fronterizo de Antelope Wells, NM, ubicado en una remota área desértica. El grupo buscó a las autoridades, algo que es cada vez más común a medida que las familias y los niños buscan asilo y protección humanitaria en situaciones a menudo peligrosas para la vida.

Después de ingresar a la custodia de la Patrulla Fronteriza, Jakelin y los demás fueron retenidos en la Base de operaciones de Bounds Forward, una de las 17 “bases de operaciones de avanzada” recientemente construidas en Texas, Nuevo México y Arizona para mejorar la capacidad del gobierno para detectar, capturar y detener a cualquier persona que migre al norte por cualquier razón.

La descripción oficial de estas instalaciones fronterizas como “bases operativas avanzadas” nos dice todo lo que necesitamos saber sobre el carácter racista y cruel de la política de los Estados Unidos hacia los inmigrantes. Una base operativa avanzada (FOB por sus siglas en inglés) es una base militar de operaciones ubicadas en una posición de “avance”, en este caso, a lo largo de la frontera de EE. UU. y México.

Listos para la guerra, no para ayudar

Por definición, el puesto de avanzada militar de Bounds solo cuenta con personal y equipaje para llevar a cabo una sola operación, aparentemente militar: la captura de seres humanos, incluidos niños. Más notablemente, y también fatalmente para la joven Jakelin, no está dotado de personal ni está equipado para responder a las necesidades más básicas de los seres humanos, a menudo con gran necesidad, una vez que son “capturados”.

El puesto militar de Bounds no está equipado para manejar emergencias médicas, ni está equipado para proporcionar ayuda de alimentos y agua adecuada, aunque, por definición, su misión es hacer contacto frecuente con un número importante de personas que necesitan ayuda inmediata para salvar la vida. El resultado predecible de toda esta operación inhumana de captura de personas es la pérdida innecesaria de vidas y el masivo sufrimiento no contabilizado.

Trágicamente, fue en Bounds donde la joven Jakelin se enfermó y luego pasó desapercibido o ignorado por los soldados en este puesto militar.

Mientras esperaba ocho horas con su padre para ser transportada a la planta de procesamiento de la Patrulla Fronteriza más cercana en Lordsburg, Nuevo México, Jakelin comenzó a vomitar y sentirse enferma. En el camino a Lordsburg, ella comenzó a tener convulsiones y dejó de respirar. Después de llegar a las instalaciones de procesamiento, fue resucitada y trasladada por aire a un hospital de El Paso, Texas, donde murió 15 horas después.

Jakelin estaba sana antes de ir a la custodia de la Patrulla Fronteriza, dice su padre. La familia está pidiendo una investigación “objetiva y exhaustiva”.

El gobierno de los Estados Unidos es responsable
La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos ni siquiera se molestó en anunciar que una niña había muerto bajo su custodia hasta una semana después del hecho, y solo entonces porque un periódico importante había escuchado rumor de ella.

El anuncio fue seguido por una serie de declaraciones oficiales de CBP y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que combinaban expresiones de pena tibias con negaciones vigorosas de responsabilidad – de alguna manera antes del descubrimiento de una investigación o autopsia – y el hecho vulgar de disculpas.

Los primeros informes indicaron que las autoridades fronterizas en Bounds no le dieron a Jakelin comida ni agua. Esto es fácil de creer porque los agentes de la Patrulla Fronteriza, como los que están estacionados en Bounds, buscan y destruyen el suministro de agua que los humanitarios han dejado a lo largo de la frontera suroeste, privando a la gente como Jakelin y su padre de la bebida como práctica habitual.

El DHS afirma que sí ofrecieron comida y agua. En este caso, sin embargo, ¡no está claro qué hubiera sido más mortífero! Una investigación interna realizada por el DHS de sus bases operativas avanzadas en el sudoeste publicada en 2016 reveló que el agua potable en estos puestos de avanzada, incluidos Bounds, estaba tan contaminada que sus propios agentes se negaron a beberla ni usarla para cocinar, bañar o lavar ropa. El informe describió el agua como “decolorada y olorosa”, con “cantidades excesivas” de cloro, hierro y suciedad.

No está claro en este momento si los agentes de la Patrulla Fronteriza en Bounds le ofrecieron agua a Jakelin; y si lo hicieron, se desconoce si el agua era la misma agua contaminada que el DHS había encontrado anteriormente plagando a Bounds. Es bien sabido, sin embargo, que beber agua extremadamente contaminada puede conducir rápidamente a una infección de la sangre, también conocida como la sepsis. Causa síntomas similares a los de la gripa, que pueden aparecer dentro de las seis horas y, si no se trata, puede matar dentro de 12 horas.

Quizás lo más cínico de todo es que el DHS está intentando inocularse de una indignación pública cada vez más profunda y los hallazgos potencialmente dañinos de una investigación y autopsia aún por completar al señalar que el padre de Jakelin firmó una vacilación de salud en Bounds indicando que estaba en buen estado. salud.

No solo es este el más burocrático y procesal de todas las defensas posibles, sino que la vacilación a que se refiere DHS se proporcionó en inglés y fue traducida al español por los agentes fronterizos al padre de Jakelin, cuyo idioma natal es el idioma maya Q’eqchi’. Que el DHS considera como una legítima vacilación de responsabilidad que los agentes armados hagan que alguien firme un documento en un idioma que no entienden llega a la esencia misma de toda la cultura de crueldad, racismo e impunidad dentro de CBP y DHS.

Los Demócratas y los Republicanos están de acuerdo cuando se tratan de las fronteras militarizadas

La trágica muerte de Jakelin ha puesto de relieve una vez más un patrón de abuso generalizado, incluso de niños pequeños, por parte de las autoridades de los Estados Unidos dirigido contra los inmigrantes. Este abuso ya tuvo proporciones epidémicas durante la administración de Obama, y ​​solo continúa bajo la administración de Trump.

Cuatro días después de la muerte de Jakelin en un hospital de El Paso junto a su padre angustiado, y dos días antes de que su muerte fuera revelada al público, Donald Trump se reunió con las líderes del Congreso Demócrata Nancy Pelosi y Chuck Schumer en la Oficina Oval. Hubo una sorprendente “pelea” transmitida por televisión en vivo sobre la financiación de un muro fronterizo. La posición de Trump fue que necesitas un muro para “asegurar nuestras fronteras”, y la posición de Pelosi-Schumer fue que no necesitas un muro para “asegurar nuestras fronteras”. No hubo desacuerdo en esta “pelea” exagerada sobre la noción racista de que las fronteras necesitan protegerse de los refugiados latinoamericanos que huyen de la violencia y la pobreza.

El hecho es que la versión “liberal” de Pelosi-Schumer de la seguridad en la frontera, a diferencia de la versión la Trump, ya es bastante efectiva para conducir a los migrantes a áreas desérticas mortíferas donde finalmente murió Jakelin, de siete años, y muchos otros más.

Un movimiento de solidaridad internacional independiente del Partido Demócrata es lo que necesitamos. ¡Abolir a ICE y CBP! ¡Derechos plenos para los inmigrantes ahora!