AnalysisEspañol

La administración de Biden señala que mantendrá la política de Estados Unidos contra Irán de línea dura

Foto: Bombardero B-52, del tipo que realizó una “patrulla” sobre el Medio Oriente esta semana

El secretario de Estado Anthony Blinken dijo en su primer día de trabajo que el presidente Biden desea volver al acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto con Irán, pero que será un “largo camino” antes de que los Estados Unidos vuelva a la mesa. Blinken puso ridículamente la responsabilidad sobre Irán de volver a cumplir con el PAIC a pesar de que fueron los Estados Unidos quienes destruyeron el acuerdo al volver a imponer sanciones sofocantes a Irán. La posición de Blinken y Biden significa más sufrimiento y muertes para el pueblo de Irán, ya que la guerra económica de los Estados Unidos les niega el acceso a alimentos, medicinas y otros elementos esenciales.

El PAIC, un acuerdo entre muchas potencias mundiales que fue codificado en ley internacional por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, resultó en un alivio de las sanciones que se necesitaba desesperadamente para Irán y el alivio de la presión geopolítica contra el país después de que fuera firmado por la administración de Obama en el 2015. La administración de Trump restableció duras sanciones que rompieron el acuerdo de los Estados Unidos, a lo que Irán finalmente respondió con un incumplimiento medido y previsible. La agresión de los Estados Unidos continuó y culminó con el asesinato a sangre fría con un dron del alto general militar iraní Qasem Soleimani, un asesinato que llevó a la región al borde de una guerra devastadora a principios del 2020.

Muchas de las ráfagas de órdenes ejecutivas de Joe Biden en su primera semana en el cargo estaban dirigidas directamente a deshacer las políticas internas de la era de Trump. La declaración de Blinken de esta semana puede indicar que la administración puede efectivamente buscar la continuidad en áreas clave de la política exterior. Esto pareció incluso más probable después de que el miércoles se llevara a cabo una provocativa “misión de patrulla” sobre el Medio Oriente por parte de bombarderos estadounidenses, una medida que había tenido lugar varias veces en los últimos días de la presidencia de Trump.

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, dijo en respuesta que el gobierno de EE. UU. Debería considerar gastar su dinero en atención médica y, al mismo tiempo, afirmó que “no rehuimos aplastar a los agresores”. Irán lanzó un ataque con misiles balísticos de precisión contra una base militar estadounidense que existía ilegalmente en Irak en respuesta al asesinato de Soleimani, demostrando que sus armamentos podían evadir los sistemas antimisiles estadounidenses y alcanzar fácilmente objetivos estadounidenses. No se informaron muertes en este acto de represalia cuidadosamente medido.

La administración de Biden ahora exige que Irán vuelva a cumplir plenamente con los términos del PAIC, desmantelando nuevamente sus capacidades nucleares, antes de que Estados Unidos discuta la posibilidad de levantar las sanciones de Trump. Biden ha dicho anteriormente que también buscaría obligar a Irán a detener su desarrollo de misiles balísticos y alterar fundamentalmente su política exterior para que los Estados Unidos vuelva al cumplimiento, una píldora venenosa que seguramente sería inaceptable para Irán.

Dado que los Estados Unidos rompió unilateralmente el acuerdo en primer lugar y que todos los pasos de Irán para alejarse del acuerdo fueron en respuesta directa a las agresiones perpetradas por la administración de Trump, es comprensible que Irán haya pedido el levantamiento total de las sanciones como prueba de que la nueva administración se toma en serio su deseo de volver al PAIC. Irán también puede estar consternado de que la posición personal de Blinken sobre el acuerdo haya cambiado tanto desde el 2018 cuando tuiteó un largo hilo criticando el alejamiento de Trump del consenso.

Como dijo Zarif, la pelota ahora está en la cancha de los Estados Unidos con respecto a Irán. Biden y Blinken pueden demostrar inmediatamente que están interesados en la paz y la diplomacia poniendo fin a las sanciones, o pueden continuar haciendo demandas poco realistas con la amenaza de guerra literalmente volando sobre la cabeza del pueblo de Irán mientras sufren crueles sanciones durante una pandemia de salud global.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close