El establecimiento del Partido Demócrata y los principales medios de comunicación capitalistas han estado librando una guerra de baja intensidad contra la campaña presidencial de Bernie Sanders durante el año pasado y no está funcionando bien. Ahora estos ataques están escalando. Si Sanders continúa teniendo éxito, se abrirá la compuerta de asaltos escandalosos y demoníacos, tal como le sucedió a Jeremy Corbyn en Gran Bretaña.

Durante los últimos 12 meses, casi todos los centros de poder de la clase dominante han estado argumentando que Sanders es un socialista y, por lo tanto, “demasiado izquierdista”; que su propuesta para reformas médicas “son demasiado caras” y quebrarán el banco; que “no puede vencer a Trump”; o, después de su ataque cardíaco, que no es “lo suficientemente saludable”, lo que va bien con el mantra de que es “demasiado viejo”. En el último debate, CNN y Elizabeth Warren conspiraron para establecer a Sanders como “sexista”, otro argumento más para agregar a la lista. Estos ataques a Sanders no han funcionado.

¿Cuál es la verdadera razón por la que la clase dominante está tan alarmada?

Lo que se ha vuelto claro es que el establishment del Partido Demócrata y sus cámaras de eco en la “prensa libre” claramente favorecerían cuatro años más de Donald Trump en vez de una presidencia de Sanders, un socialista democrático, como se identifica. Uno debe pensar un momento y preguntar: ¿Por qué es esto? Según los estándares europeos, Bernie Sanders sería un político aceptable de centroizquierda. No sería percibido como un peligro para el orden social existente. ¿De qué tiene tanto miedo la clase dominante de los Estados Unidos? ¿Por qué el establishment demócrata intenta destruir la campaña de Sanders?

La clase dominante y sus dos partidos políticos temen con razón que un movimiento de masas nuevo, verdaderamente radical e incluso prerrevolucionario pueda barrer rápidamente el país como lo hizo en la década de 1930 y a fines de la década de 1960. La campaña electoral de Sanders en sí misma no es eso, pero en la medida en que es emocionante y aumenta la expectativa de millones de personas que quieren ganar reformas sustantivas luchando contra la clase multimillonaria, presagia lo que está por venir. Sanders el individuo puede llegar a ser una figura política accidental que, si embargo, pasó toda una vida en los sagrados pasillos del Congreso burgués apenas causando revuelo, pero cuyas campañas presidenciales se convirtieron en un catalizador para algo más duradero: un movimiento de millones de personas que exigen soluciones radicales a las graves injusticias causadas por el capitalismo plutocrático.

Las ironías de la historia

El país necesita urgentemente un movimiento masivo y lleno de energía para un cambio radical. Puede ser una ironía de la historia que una ruptura tan radical del orden establecido pueda tomar forma desde dentro de las arenas e instituciones que constituyen un centro de legitimidad política de la clase dominante. Pero la historia está llena de tales ironías.

Los movimientos de masas radicales nacientes a lo largo de los siglos a menudo han tomado forma donde la línea de menor resistencia aparece en el viejo orden. Aquí, el camino de menor resistencia son las elecciones. El pueblo en los Estados Unidos está familiarizada con las elecciones. El proceso, los símbolos y la iconografía de las elecciones son aceptados como lugares para un discurso y debate acalorado. Es la principal forma política que puede imbuir a un programa político de “legitimidad” instantánea. En cada escuela, es donde se les enseña a los niños que deben tratar de hacer cambios, un punto que se refuerza cada día en los medios de comunicación.

La noción de hacer cambios a través de otros medios, como las acciones de los trabajadores, las protestas callejeras, e incluso las formas más militantes, se aprende casi exclusivamente a través de la interacción con los movimientos de las personas y con los radicales. Desde el punto de vista de quienes luchan por un cambio radical y revolucionario, una lección fundamental es que la forma de gobierno electoral de los Estados Unidos ha funcionado más que nada como un engaño, una forma de dar la ilusión de elegir entre opciones, que enmascara la dictadura de la clase capitalista. Esa sigue siendo su función principal.

Tácticas socialistas

Pero las tácticas socialistas tienen que ser consideradas y decididas en función del estado de conciencia de clase de toda la clase trabajadora, y la apreciación de dónde estamos en el proceso histórico y lo que es más esencial en nuestra coyuntura actual. Por ejemplo, algunos pequeños grupos de socialistas revolucionarios tienen la convicción de que el sistema capitalista fundamentalmente no puede ser reformado y que el Partido Demócrata se desmoronaría antes que ser transformado. Eso no es suficiente para extraer una orientación táctica. La pregunta es cómo luchar junto y, en cierta medida, fusionarse con masas de personas que están en su propio proceso de lucha, para que tales conclusiones puedan ser probadas en la vida real.

Para nuestro propósito aquí, el punto es que no es sorprendente que el despertar masivo de la conciencia anticapitalista y pro-socialista se pronunciaría profundamente en el ámbito electoral, el camino de menor resistencia. Para decenas de millones, se siente más legítimo y más posible identificarse como socialista o promover un candidato socialista en un ciclo electoral en lugar de en una protesta callejera militante o barricada. Dada la relativa pequeñez y la influencia limitada de las tendencias socialistas revolucionarias en los Estados Unidos, con quienes estas decenas de millones de personas nunca han interactuado, ¿cómo podría ser de otra manera? El hecho de que la forma de esta lucha se encuentre actualmente dentro de la competencia primaria demócrata de alguna manera oscurece sus venideras manifestaciones potencialmente radicales o incluso revolucionarias.

Sin embargo, la clase dominante y sus “pensadores” son muy conscientes de que tales tendencias pueden transformarse rápidamente en un movimiento verdaderamente masivo y militante contra un sistema dominado por multimillonarios. La clase dominante, debido a su papel en la sociedad, tiene una conciencia de clase más aguda que las clases sobre las que dominan. Temen más que nada una nueva conciencia que surge de la masa de las personas que, si comienzan a agitarse primero y luego a moverse junto con nuevas demandas, podrían convertirse en una fuerza irresistible.

Hasta ahora, el aumento dinámico de la campaña de Sanders refleja tanto el movimiento de masas naciente para el cambio radical y estimula aún más este fenómeno dentro de los Estados Unidos. El año pasado ha sido testigo de una ola de protestas masivas en todo el mundo capitalista. Los anhelos subterráneos por un cambio radical están comenzando a estallar abiertamente, y están sacudiendo el orden social existente y las clases dominantes desde Chile y Ecuador hasta Sudán, Francia, Líbano, Irak y más allá.

Este anhelo de cambio no ha llegado de una vez. Se ha estado desarrollando durante casi una década. El movimiento Occupy de los indignados en 2011 mostró su potencial cuando irrumpió en la escena política. Se extendió como un incendio forestal antes de colapsar bajo el peso de la represión estatal y la locura de las tácticas anarquistas. La Primavera Árabe comenzó con el mismo ímpetu y el mismo dinamismo, pero también colapsó por múltiples razones, incluida la ausencia de un liderazgo revolucionario experimentado capaz de circunnavegar tales aguas turbulentas, la incapacidad de agitar suficientemente en el campo y la intervención oportunista del imperialismo.

Tres años después, la rebelión en Ferguson, Missouri, cuando la policía mató al joven Mike Brown, encendió otro nuevo movimiento nacional contra el racismo y por la liberación e igualdad del pueblo negro. La rebelión y la resistencia están en el aire una vez más en 2019 y 2020 en los Estados Unidos y en todo el mundo, y la clase dominante y sus dos partidos políticos dentro de los Estados Unidos tienen miedo. Los multimillonarios y los banqueros en realidad no temen a la persona de Sanders en absoluto, pero sí temen que su campaña se esté convirtiendo en un trampolín para algo mucho más grande y más radical. El Partido para el Socialismo y la Liberación cree que esta es la base principal para evaluar la campaña de Sanders y determinar las tácticas socialistas para intervenir en la lucha política actual.

La insurgencia de Sanders contra el establishment demócrata

Sanders se está enfrentando a Trump, pero sus principales enemigos provienen de las élites del Partido Demócrata y, por lo tanto, su campaña se presenta como una insurgencia contra el propio Partido Demócrata.

La relación de confrontación entre el Partido Demócrata y la campaña de Sanders es un hecho ampliamente reconocido. El propio Sanders dijo en su gran clausura de la campaña antes del caucus de Iowa: “Estamos enfrentando todo el establishment político, tanto el establishment republicano como el demócrata”. John Kerry, antiguo candidato presidencial  y experimentado imperialista, fue escuchado por un analista noticiero de la NBC, cuando estaba hablando por teléfono sobre “la posibilidad de que Bernie Sanders derribe al Partido Demócrata, un derribo total”. Rahm Emanuel, ex alcalde de Chicago y jefe de gabinete de Obama, advierte sobre “una ruptura en el partido que es irreparable”. Fuentes cercanas al ex presidente Obama dicen que él sólo intervendrá con fuerza en las primarias con una condición: si Sanders ganara en Iowa y comenzara a ganar impulso. Detener a Sanders ahora es su principal prioridad.

Otro tema que todos los socialistas deben tener en cuenta es el grado en que ambos partidos principales configuran esta carrera como un referéndum sobre el socialismo en los Estados Unidos. Trump está organizando su campaña 2020 en torno a la lucha para salvar al país del socialismo. Llamó a Sanders un “comunista”, que está “mucho más allá de un socialista”. Por supuesto, él no es el primer republicano en utilizar falsos ataques anticomunistas para atacar al candidato demócrata. Esa fue una característica de las campañas de derecha contra Obama también, a pesar de ser un candidato neoliberal de centroderecha. Pero lo que hace que este año sea diferente es que, por primera vez en la historia moderna, el Partido Demócrata refleja estos puntos de conversación en contra de su propio candidato, enfatizando que el socialismo nunca puede ganar en los Estados Unidos.

La campaña de Sanders es, en este momento, el buque para una insurgencia progresista y vagamente socialista dentro de los límites del Partido Demócrata. El Partido Demócrata ha actuado constantemente en contra de los intereses de los trabajadores en los Estados Unidos al tratar de presentarse como la única opción para valores progresistas. Es un freno para el desarrollo de un movimiento militante e independiente en el país. Sin embargo, los socialistas que entienden que el Partido Demócrata es un partido de clase dominante que no puede ser reformado deberían apoyar esta insurgencia.

Después de las primarias

Si Sanders no logra ganar la nominación o se la han robado, se ha comprometido a apoyar al candidato de ese partido en las elecciones generales. Hizo lo mismo en 2016 cuando hizo campaña por la halcón de guerra capitalista Hillary Clinton. Si Sanders vuelve a abandonar su propio movimiento apoyando a un candidato de la clase dominante otra vez en 2020, el movimiento debería negarse a seguirlo; debería negarse a ser una cola para la cometa de cualquiera de las alas de la maquinaria política capitalista y el complejo militar-industrial. Debería continuar construyendo su propia base y promoviendo el movimiento socialista en confrontación con las élites reaccionarias del Partido Demócrata. Eso lo convertiría en un movimiento de resistencia genuino no sólo a Trump, sino también resistencia a sus enemigos súper reaccionarios y bélicos en el liderazgo del Partido Demócrata.

En respuesta a los ataques contra Sanders, su campaña se ha movido hacia la izquierda en cuestiones domésticas y ha crecido en popularidad, al tiempo que amplía su base de apoyo entre los jóvenes, los votantes de la clase trabajadora en general, en las comunidades negra y latina, entre las mujeres, la comunidad LGBTQ y otros sectores de la sociedad. Estos sectores buscan soluciones radicales a los grotescos niveles de desigualdad que son la característica fundamental del capitalismo en esta última etapa. Una característica tan grotesca es evidente en el hecho de que Jeff Bezos “ganó” $12 mil millones adicionales el 29 de enero, en tan sólo un día, al mismo tiempo que los medios informaron sobre los altos niveles de falta de vivienda entre las familias trabajadoras.

Simultáneamente, frente a los ataques y la presión del establishment, Sanders ha adoptado la narrativa de la clase dominante sobre Venezuela, China y Rusia, o ha ofrecido poca o muy poca oposición real a las posiciones dominantes de política exterior del establishment imperialista. Sanders indudablemente espera que esto lo haga más “respetable” a los ojos de los medios corporativos, pero el efecto más profundo es bloquear la incipiente conciencia socialista de masas al status quo imperialista, evitando que ese sentimiento potencialmente radical se mueva a la izquierda en la dirección del internacionalismo.

¿Qué significa apoyo crítico?

Los socialistas pueden unirse a la insurgencia contra el liderazgo del Partido Demócrata sin convertirse en seguidores de Bernie Sanders o sin criticar sin reservas cualquier posición adoptada por él. El apoyo crítico a la campaña de Sanders significa que cuando Sanders toma posiciones reaccionarias, no debe detenerse la crítica abierta.

Las posiciones de política exterior de Sanders no son antiimperialistas ni socialistas. Sí, tiene una política exterior atenuada, más suave y más liberal que los demás demócratas. Sin lugar a dudas, los gobiernos de Cuba, Venezuela, Irán y entre los palestinos considerarían que la presidencia de Sanders sería un gran paso adelante según los estándares de quiénes son sus competidores y la conducta de los presidentes anteriores. Pero su política exterior acepta y promueve la narrativa del imperio y apoya las sanciones imperialistas contra los países seleccionados.

Por ejemplo, cuando Sanders fue uno de los dos miembros del Senado que votó no en junio de 2017 sobre una nueva resolución de sanciones contra Rusia, Corea del Norte e Irán, dejó en claro que estaba trabajando dentro del marco aprobado por Obama y no estaba tomando una desviación radical del consenso de la clase dominante. Explicó en un video para demostrar que su voto no debe considerarse un cambio atípico o radical: “Si bien apoyo las sanciones contra Rusia y Corea del Norte, voté en contra del proyecto de ley de sanciones la semana pasada porque contiene sanciones contra Irán que creo podrían poner en peligro el acuerdo nuclear con Irán. Este acuerdo fue el logro de política exterior más importante del presidente Obama, y el presidente Trump ha dejado en claro su intención de destruirlo. ¡Los progresistas deben movilizarse para protegerlo, tal como lo hicimos con la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio!”

La campaña presidencial socialista del PSL y la construcción de un movimiento de masas para el cambio

El Partido para el Socialismo y la Liberación está llevando a cabo su propia campaña socialista para presidente. Esta campaña promoverá un verdadero programa socialista e internacionalista y, por lo tanto, proporcionará una definición real del socialismo. Gloria La Riva se postula para presidenta y su candidato para la vice presidencia es el activista indígena y preso político Leonard Peltier, quien ha sido encarcelado injustamente durante 44 años.

Nuestra campaña llegará a todo el país para explicar la urgencia de la lucha por el socialismo como la única respuesta a las amenazas existenciales a la vida en el planeta debido al cambio climático, el creciente peligro de guerra y la profundización de la pobreza basada en la destrucción de empleos. Todas estas crisis existenciales se basan en el capitalismo, un sistema que está basado en la insaciable búsqueda de ganancias para una pequeña clase dominante sobre todo lo demás.

El programa de PSL tiene similitudes y diferencias con el de Sanders. Apoyamos de todo corazón las reformas de gran alcance que exige, incluida la mejora de Medicare para todas las personas, la eliminación de la deuda estudiantil, el desmantelamiento del sistema de encarcelamiento masivo, el pleno derecho al aborto y más. Ganar estas reformas básicas tan necesarias requerirá la construcción de un movimiento de clase trabajadora masivo y militante. Incluso si Sanders fuera elegido presidente, los centros de poder capitalista harían todo, y no hay ningún duda en decir todo, para evitar que se implementen estas reformas.

Sanders como presidente no lograría implementar estas reformas sin un gran movimiento de masas. Cada reforma significativa en el sistema capitalista fue ganada a través de la lucha duramente luchada del pueblo. No fue un regalo de Franklin D. Roosevelt lo que nos dio el seguro de desempleo, la seguridad social o el derecho a sindicalizarnos en la década de 1930. Eran huelgas masivas, huelgas generales, huelgas ocupando las grandes fábricas y la construcción de organizaciones masivas de las personas desempleadas. Del mismo modo, fue un movimiento de masas radicales en las décadas de 1950 y 1960 que condujo a la aprobación de la Ley de Derechos Civiles y la Ley de Derechos de Votación a mediados de la década de 1960, que puso fin al estatus legal del apartheid en los Estados Unidos para los afroamericanos; y también condujo a la adopción de Medicare que brindaba acceso a la atención médica a los ancianos. El final de la Guerra de Vietnam, la obtención del derecho al aborto, la aprobación de la igualdad matrimonial y la adopción de medidas antidiscriminatorias que protegen a las personas LGBTQ: todas fueron las consecuencias de movimientos decididos de masas de personas.

Al PSL, como el Partido Verde y otras campañas independientes, no se nos permitirá participar en los debates presidenciales, sin importar cuántos estados consigamos en la boleta electoral. El sistema electoral está diseñado para garantizar que sólo los dos partidos de la clase dominante tengan una oportunidad competitiva de ganar. Las dos partes también hacen que el acceso a las boletas sea extremadamente complicado, costoso y sujeto a crecientes obstáculos para los candidatos de partidos alternativos, a menos que sean un juguete de un multimillonario u otro.

Qué hacer ahora

Aunque no somos demócratas, alentamos a quienes voten en las próximas primarias del Partido Demócrata a votar por Bernie Sanders.

Los miembros del PSL irán a los eventos de campaña de Sanders para conectarse con los sectores más radicales y comprometidos de personas atraídas por su programa y para construir relaciones que durarán mucho más allá del ciclo electoral actual. Esto es consistente con la orientación de nuestro partido a las elecciones de 2016.

Si Bernie Sanders no consigue la nominación, dice que hará campaña por quien sea el candidato demócrata en las elecciones generales. El PSL no seguirá ese consejo. Instaremos a las personas a votar por el boleto de La Riva / Peltier en cualquier lugar donde hayan alcanzado el estatus de la boleta electoral en varios estados, también como candidatos de PSL que representan al Partido Paz y Libertad en California o en las boletas de otros partidos progresistas en otros estados.

Si Bernie Sanders gana la nominación demócrata, a pesar de la guerra del liderazgo del Partido Demócrata en su contra, el PSL no presentará nuestros candidatos en ciertos estados donde pueda haber un empate entre Sanders y Trump, (“swing states”). Si Bernie Sanders ganara la nominación del Partido Demócrata y luego cambiara su postura y orientación de campaña hacia el derecho de apaciguar a las secciones de la clase dominante y las élites de liderazgo del Partido Demócrata, conservaremos nuestra capacidad independiente para evaluar, criticar o condenar tales movimientos. Apaciguar a los reaccionarios en la clase dominante solo facilita el crecimiento de la política de derecha y ultraderecha.

En el caso de una elección general de Sanders versus Trump, la campaña de La Riva / Peltier que se desarrolla fuera de los estados de posible empate, seguirá haciendo una contribución importante a la radicalización de la conciencia popular. En un período de intensificación de la lucha de clases, la organización independiente y la claridad sobre el significado del socialismo, y cómo lograrlo, se vuelve más necesario que nunca.

Las tácticas nunca pueden ser absolutas, diseñadas para todas las situaciones o durar para siempre. Por el contrario, los revolucionarios deben combinar una adherencia firmes como una roca a los principios centrales con flexibilidad táctica para avanzar en el movimiento por el socialismo en diferentes condiciones y en terreno cambiante. Por ahora, la campaña de Sanders representa una insurgencia dinámica que promueve cambios sociales radicales frente a los vientos cada vez más rígidos de una clase dominante criminal que teme que se afloje su control absoluto sobre la política y la economía de Estados Unidos. Apoyamos la insurgencia contra los reaccionarios.