URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
AnalysisEspañolFeatures

La Corte Suprema: Trump busca fijar una supermayoría de ultraderecha con la nominación de Barrett

Se están realizando esfuerzos frenéticos en el Senado para instalar a la jueza de la corte de apelaciones de extrema derecha Amy Coney Barrett en la Corte Suprema de Estados Unidos. Después de un breve período de búsqueda, Donald Trump anunció la nominación de Barrett en un discurso en la Casa Blanca el sábado. Trump promocionó su compromiso con “nuestra libertad religiosa, nuestra seguridad pública” y señaló que “la ley y el orden son la base del sistema de justicia estadounidense”, claras alusiones a la agenda de la derecha que espera que Barrett siga si se confirme.

Los republicanos en el Senado ahora están compitiendo para organizar audiencias públicas y, en última instancia, un voto de confirmación antes de los fallos potencialmente importantes de la corte en noviembre. Con el anuncio del senador Mitt Romney de que apoya la confirmación inmediata de un nuevo juez, parece que existe una mayoría para instalar a Barrett en la Corte Suprema. Los demócratas del Senado, encabezados por el favorito de Wall Street, Chuck Schumer, han desarrollado poco en cuanto a un plan concreto para evitar la confirmación de Barrett.

Derechos básicos en peligro

Al comentar a Liberation News, la abogada de derechos civiles Julie Hurwitz dijo que cree que “una vez que Barrett sea confirmada como el juez más joven y confiablemente de derecha en la Corte Suprema, tendremos pocos o ningún recurso a través de nuestro sistema judicial federal actual para buscar u obtener justicia o democracia en nuestra sociedad a menos que se altere la estructura de nuestra Corte Suprema”, refiriéndose a los crecientes llamados para incrementar el número de jueces en la corte.

Hurwitz agregó que Barrett “históricamente favorece los derechos de los ricos y poderosos y de las corporaciones sobre los derechos de todos” y es “rotundamente en contra del derecho a decidir” en el tema del derecho al aborto. Las organizaciones de derechos de la mujer en todo el país están expresando su alarma de que Barrett pueda revocar el fallo histórico Roe v. Wade y volver a criminalizar el aborto.

Barrett es miembro de una secta fundamentalista cristiana de derecha llamada Gente de Alabanza y habló repetidamente en seminarios legales organizados por la Alianza por la Defensa de la Libertad, un pilar de la derecha religiosa que además de estar en contra del derecho del aborto promueve un odio virulento anti-LGBTQ. Fue asistente para el ex juez de la Corte Suprema Antonin Scalia, quien fue denostado por sus posiciones en contra del aborto y ultra conservador. 

Una de las primeras decisiones de Barrett puede ser eliminar los derechos de atención médica para millones de personas al eliminar la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA por sus siglas en inglés). Si bien la ACA ha dejado intacto el sistema de atención médica con fines de lucro, no obstante tuvo el efecto de extender algún tipo de cobertura de seguro a millones de personas y prohibió la discriminación contra personas con afecciones preexistentes. El 10 de noviembre, la Corte Suprema escuchará el caso California v. Texas que se basa en el argumento de que la ACA es inconstitucional. Barrett escribió un ensayo en 2017 criticando el fallo de 2012 NFIB v. Sebelius que defendió la constitucionalidad de la ACA.

La nominación de Barrett también se produce cuando aumentan las expectativas de que se convoque a la Corte Suprema para determinar efectivamente quién será el próximo presidente, como fue el caso en las elecciones de 2000. Debido a la pandemia del Coronavirus, tanto demócratas como republicanos se están preparando para una ola de desafíos legales sin precedentes relacionados con la votación y el recuento de votos, especialmente cuando se trata de votar por correo. Trump está señalando claramente que impugnará la legitimidad de los resultados si no gana y afirmando que en ese caso perdió por fraude masivo en la presentación y recuento de las boletas por correo.

Necesitamos un nuevo sistema

El nombramiento de Barrett para la Corte Suprema aseguraría una mayoría de derecha de 6-3, lo que significa que incluso si uno de los jueces de derecha desertara para unirse a los jueces liberales en ciertos casos, no sería suficiente para bloquear un fallo favorecido por los conservadores. Pero más allá de su composición actual, la propia naturaleza de la Corte Suprema se burla de la democracia.

Nueve jueces no electos que son designados por vida tienen poder ilimitado para reformar las leyes del país. Esto no es por accidente. Los “padres fundadores” del país escribieron constantemente sobre su temor de que su nuevo sistema de gobierno pudiera desencadenar “la tiranía de la mayoría”, lo que significa que las clases bajas usarían sus derechos democráticos para rechazar la riqueza y el poder de la élite. La Corte Suprema como institución fue conceptualizada como una forma de evitar que tal escenario se materialice.

Parece probable que la ultraderecha pueda lograr una mayoría en la Corte Suprema durante una generación. Sería absurdo esperar con paciencia durante décadas mientras se eliminan los derechos básicos del pueblo. La historia muestra que cuando el sistema bloquea el progreso en todo momento, la gente se levantará y reemplazará ese sistema.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close