Protesta contra la separación de las familias del 15 de junio, Los Ángeles

Protesta contra la separación de las familias del 15 de junio, Los Ángeles

Traducido por Katie B.

Un periodo intenso de movilización popular antirracista ha obligado a Donald Trump firmar una orden ejecutiva, la cual según él terminará la práctica de separar a los niños inmigrantes de sus familias al ser detenidos. Sin embargo, la orden no cambia nada para los 2.300 niños actualmente detenidos y separados de sus padres. Es necesario que esta movilización siga adelante para vencer en su totalidad la campaña antiinmigrante de la administración de Trump. El simplemente meter en la cárcel a las familias sin separarlas, como lo desean algunos políticos y organizaciones alineadas con el Partido Demócrata, no resuelve el problema—¡el problema fundamental es que están siendo retenidos en jaulas! Todo aquel que se encuentre en espera de una solicitud de asilo debe ser puesto en libertad de inmediato para que pueda presentar su declaración de asilo en un ambiente seguro, libre de la coerción y con una representación legal plena de acuerdo con la ley internacional.

A pesar de representar una concesión limitada, no queda claro que la orden ejecutiva realmente le pondrá fin a la separación familiar en el futuro. Solo afirma que la política terminará “donde sea conveniente y de conformidad con la ley y con los recursos disponibles.” Gran parte de la orden ejecutiva se enfocó en reafirmar las políticas actuales de línea dura de la administración.

La máquina de deportación y detención que causa tanto terror y sufrimiento es una obra totalmente bipartidista. Aunque la crueldad de ICE y de la patrulla fronteriza ha empeorado con la supuesta política de “cero tolerancia” de la administración Trump, cada una de las administraciones desde la presidencia Clinton ha actuado para respaldar la autoridad y las capacidades de este aparato. Barack Obama fue nombrado “jefe de las deportaciones” por el movimiento por los derechos de los inmigrantes dado el tremendo número de personas indocumentadas que fueron detenidas y deportadas del país durante su cargo—más de cualquier presidente anterior, y por mucho.

El 30 de junio se llevarán a cabo protestas masivas por los derechos de los inmigrantes en todo el país, incluyendo una congregación en Washington, D.C que se espera que sea gigantesca. El Partido por el Socialismo y la Liberación hará todo lo posible para movilizar para estas acciones y muchas más.

¡No a la separación! ¡No a la detención! ¡No a la deportación! Derechos plenos para todos.