AnalysisEspañol

¿La pena por medio millón de muertes? Un sermón severo ante el Congreso

Ayer, dos miembros de la familia Sackler, la familia narcotraficante multimillonaria, comparecieron ante un panel del Congreso. Kathe Sackler y David Sackler, herederos del imperio de drogas Sackler, fueron interrogados a través de una audiencia por video. La familia Sackler es propietaria de Purdue Pharma, la empresa que produce Oxycontin.

Respondieron a preguntas sobre su papel en generar y sacar provecho de la crisis de los opioides, que ha matado a más de 470.000 personas en Estados Unidos. La opción de testificar ante el Congreso en lugar de cumplir la pena de prisión no es una otorgada a los 2,3 millones de presos en los Estados Unidos, muchos de los cuales están encarcelados por las drogas y por los delitos relacionados con las drogas. Los delitos relacionados con drogas representan el 46 por ciento de todas las condenas en las cárceles federales.

Los dos herederos de Sackler no se arrepintieron de sus crímenes. “No hay nada que pueda encontrar que hubiera hecho de manera diferente”, dijo Kathe Sackler al Congreso. Su hermano David afirmó de manera similar que “la familia y la junta actuaron de manera legal y ética”.

Palmada en la muñeca por la muerte de cientos de miles

Hace solo tres semanas, Purdue Pharma se declaró culpable de cargos federales que incluyen sobornar a médicos para que prescribieran OxyContin innecesariamente, defraudar al gobierno federal y pagar comisiones ilegales.

“La industria farmacéutica y la familia Sackler en particular se han aprovechado criminalmente del sistema de salud con fines de lucro para hacer que millones de personas se vuelvan adictas a los opioides para que puedan venderlos con fines de lucro”, dijo Timour Kamran, un organizador comunitario que vive en Kensington, barrio de Filadelfia, uno de los barrios más afectados del país por la crisis de los opioides.

El acuerdo del Departamento de Justicia de estos cargos incluyó multas de $8 mil millones para la empresa. Sin embargo, en el acuerdo se incluyó un vacío legal para que Purdue pague solo el 2,8 por ciento de la multa de $8 mil millones si acepta resolver las miles de demandas de los gobiernos locales y estatales.

Se impuso otra multa de 225 millones de dólares contra la familia Sackler. Aunque este número parece grande, representa menos del 2 por ciento del valor neto de la familia. En comparación, para una familia con un ingreso medio de $68.000, una multa del 2 por ciento equivaldría a $1.360 como el precio por causar casi medio millón de muertes.

Kamran le dijo a Liberation que considera que este trato extraordinariamente indulgente hacia los Sackler es coherente con la indiferencia general del gobierno por las víctimas de la crisis de opioides: “Kensington y vecindarios como este han sido totalmente abandonados y los dejaron para lidiar con la falta de vivienda, la violencia y todos los problemas que vienen junto con la adicción por nuestra cuenta”.

Los capos de la droga corporativos tienen el privilegio de elegir comparecer ante el Congreso en una videoconferencia, mientras que más de 2 millones de prisioneros se ven obligados a vivir en condiciones miserables. Así es la “justicia” en la América capitalista.

Tags

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button
Close