AnalysisEspañol

Medio millón de muertos: ¿Cuál es la diferencia entre los planes COVID de Biden y Trump?

El número de muertos por COVID-19 en los Estados Unidos ha superado ahora el medio millón de personas, aproximadamente el 20% de todas las muertes por COVID-19 en el planeta, según estadísticas oficiales. 

Estados Unidos continúa liderando el mundo en muertes por coronavirus, y enero se clasifica como el mes más mortífero de Estados Unidos hasta el momento. Como reflejo de este monumental número de muertos, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades emitió un nuevo informe impactante la semana pasada que indica que la esperanza de vida en los Estados Unidos se desplomó en un año completo en la primera mitad de 2020, la mayor caída en un año desde la Segunda Guerra Mundial. 

El 22 de febrero, el presidente Biden emitió comentarios en una ceremonia en la Casa Blanca para “marcar un hito verdaderamente sombrío y desgarrador: 500.071 muertos”. 

Este sombrío hito fue, en realidad, superado hace mucho tiempo. Cuando se tienen en cuenta las muertes directas por COVID así como las “muertes en exceso”, que incluyen las muertes por COVID atribuidas a otras causas, así como las muertes resultantes de las consecuencias indirectas de la pandemia en la sociedad, entonces las cifras aumentan enormemente. El exceso de muertes podría incluir el reciente aumento dramático de las “muertes por desesperación”, muertes derivadas de sobredosis de drogas, alcohol y suicidio, un reflejo de los impactos económicos y de salud mental de COVID. 

El presidente Biden, interesado en distinguir la respuesta pandémica de su administración de la de Trump, aprovechó la ocasión para ofrecer tópicos vacíos sobre “curar”, “recordar”, “mantenerse alerta” y “encontrar un propósito”. No se explicó cómo el gobierno dejaría de fallar para evitar otro año de pérdidas profundas. Lo principal que distingue ese sombrío lunes fue entre la negativa de Trump y la voluntad de Biden de celebrar recuerdos por los muertos. 

En su discurso de 1.339 palabras, el presidente Biden asignó solo 12 palabras para decir qué acciones deben tomarse para evitar que más personas mueran. Pidió al público individualmente, “Mantenerse socialmente distanciado, cubrirse, vacunarse cuando sea su turno”. 

Eso fue todo lo que tuvo que decir el comandante en jefe Biden, quien declaró en enero que estaba liderando un “esfuerzo de guerra a gran escala” contra el virus. 

Un año después de la pandemia, las mascarillas de grado médico, conocidas como respiradores N95, siguen siendo sorprendentemente escasas. Los trabajadores de la salud siguen racionando y reutilizando los suministros diseñados para un solo uso. 

La demanda pública de mascarillas médicas está creciendo a medida que se propagan las variantes del coronavirus. Sin embargo, los grandes productores nacionales todavía están fabricando solo 120 millones de mascarillas cada mes cuando solo el sector de la salud requiere casi 300 millones por mes. Los grandes fabricantes capitalistas son reacios a expandir aún más la producción, temen bajar la demanda si las tasas de infección por COVID-19 se aplanan. 

Las máscaras no son lo único que escasea en el mercado capitalista. ¡También lo son las dosis de vacunas! El gobierno federal estimó que para cumplir con su objetivo, debería haber 200 millones de dosis de vacunas entregadas a los estados para fines de febrero. Hasta ahora, solo se han administrado 82 millones de dosis. Junto con este despliegue deficiente se encuentra otra realidad del mercado capitalista: los ricos están recibiendo sus vacunas primero. 

Los datos de vacunación muestran que una proporción significativamente mayor de personas que viven en condados ricos han sido vacunadas en comparación con los residentes de los condados más pobres. Por ejemplo, en California, se han administrado 156 inyecciones a residentes de condados ricos por cada 100 inyecciones en los condados más pobres. Los afroamericanos, latinos e indígenas han recibido desproporcionadamente menos vacunas en todo el país. 

Compare el “esfuerzo de guerra a gran escala” de la administración Biden con la respuesta de China, denominada “guerra popular” contra la pandemia. Días después del primer brote en enero de 2020, comenzó la construcción de ciudades enteras de viviendas prefabricadas y hospitales para las personas que estaban siendo examinadas o tratadas por el virus. Los contratos, planos y materiales de construcción se fijaron en unas horas. 

Un “esfuerzo de guerra a gran escala” de Estados Unidos para combatir la pandemia es impensable sin medidas como reemplazar los ingresos de las personas para que puedan permanecer a salvo en casa, cancelar alquileres e hipotecas mientras dure la crisis, la fabricación y distribución masiva centralizada de dosis de vacunas y la movilización de decenas de millones de estudiantes de medicina y jubilados para administrar vacunas. 

La declaración de Biden del 22 de febrero desde la Casa Blanca es otro ejemplo de lo que es el Partido Demócrata: palabras que suenan agradables, pero nada en absoluto para mejorar las cosas. 

Tags

Related Articles

Back to top button
Close