A medida que el gobierno de los EE.UU. y sus aliados imperialistas se basan en las sanciones como su principal arma en contra de Irán, es importante recordar que esta no es la primera vez en la historia de Irán en que este haya sido sancionado.

En marzo de 1951, poco después que el parlamento votó a favor de nacionalizar la industria petrolera, el imperialismo británico encabezó una campaña internacional para sancionar el petróleo de Irán, lo que los británicos consideran les pertenece por derecho. Los EE.UU. y otras potencias europeas se unieron a los británicos, que también congeló los activos de Irán, bloqueó puertos bloqueados e interceptó a los barcos petroleros.

Las justificaciones expuestas hoy son diferentes de lo que eran en 1951. Pero la motivación detrás de las sanciones es la misma. Las sanciones son un arma contra un país oprimido por atreverse a ejercer su independencia, ya sea en los combustibles fósiles o energía nuclear. Y las sanciones son un acto de guerra, una táctica al servicio de la estrategia de cambio de régimen.

Las sanciones en la década de 1950 no dieron lugar a un cambio de régimen, pero sí debilitaron el país y sentaron las bases para la siguiente fase en la campaña imperialista de cambio de régimen. Ese fue el golpe de la CIA de 1953, con nombre en código Operación Ajax, que derrocó la democracia parlamentaria iraní y la reemplazó con la monarquía absolutista del Sha, un cliente de EE.UU.

La revolución de 1979 volvió a nacionalizar el petróleo, expulsó a los gigantes petroleros de Irán y se abrió a los de Washington. Esa es la razón de la verdadera política de EE.UU. hacia Irán  y ha sido desde entonces: un cambio de régimen. En los últimos años, la política se ha manifestado en las acusaciones incesantes de que Irán esta desarrollando armas nucleares, complementadas periódicamente por documentos falsificados como “prueba”. La fuente de la “evidencia”, según ha informado recientemente la Agencia Internacional de Energía Atómica, es a menudo extraída de la inteligencia de los “países miembros”, presumiblemente los EE.UU e Israel.

El escenario es una repetición de las inspecciones de armas de destrucción masiva en Irak a través de 12 años de sanciones que llevaron a la invasión de 2003. Las inspecciones se utilizaron como medio de recolección de inteligencia para la identificación de blancos de los bombardeos y para alimentar una campaña de relaciones públicas para demonizar a Irak. Las armas de destrucción masiva sirvieron como la principal justificación para la invasión. Al final, por supuesto, no había armas de destrucción masiva.

Asimismo, en el caso de Irán, cientos de inspecciones del OIEA en los últimos años no han encontrado uranio altamente enriquecido, necesario para la construcción de bombas atómicas, no hay instalaciones dedicadas a la producción de armas de grado de combustible nuclear y no hay cabezas nucleares. En cambio, bajo severa presión de EE.UU., en respuesta a la cooperación de Irán, el OIEA sigue elevando la presión.

Hoy en día, el OIEA está exigiendo no sólo el acceso a las instalaciones nucleares de Irán, al que ha tenido acceso ininterrumpido, sino también a los sitios militares convencionales. No hay condiciones específicas establecidas para que Irán elimine las sospechas. La OIEA nunca va a acabar de tener sitios para visitar. El cumplimiento de Irán sólo dará lugar a nuevas acusaciones y demandas de nuevos sitios para visitar. El incumplimiento será presentar “pruebas” de que Irán oculta un programa clandestino.

Los países que dicen estar aterrorizados por los supuestos planes de Irán para desarrollar una bomba nuclear están armados hasta los dientes con armas nucleares. Los Estados Unidos, Israel, Francia y Gran Bretaña, de manera colectiva en posesión de más de 10.000 ojivas nucleares, han declarado una crisis porque sospechan que Irán algún día puede construir armas nucleares.

Los revolucionarios y progresistas en los Estados Unidos tienen la tarea central de la movilización y organización contra otra guerra de EE.UU. en el Medio Oriente, una guerra que sirve a los intereses de la clase capitalista. No es solo a la guerra que debemos oponernos, pero también a  las sanciones, los asesinatos y otras formas de intervención. También hay que tener cuidado con las sanciones – las dificultades económicas inducidas que dan lugar a una nueva ronda de inspiración imperialista a “favor de la democracia”. El pueblo de Irán tiene el derecho de determinar su propio futuro, libre de sanciones y guerra.