También se llevaron a cabo importantes manifestaciones a favor del gobierno en Maturín, Guanare, Valencia y Cúa el 1 de febrero de 2019.

También se llevaron a cabo importantes manifestaciones a favor del gobierno en Maturín, Guanare, Valencia y Cúa el 1 de febrero de 2019.

El 2 de febrero se realizó una manifestación masiva en la capital de Venezuela, Caracas, en apoyo del gobierno venezolano y su presidente democráticamente elegido Nicolás Maduro. La efusión de apoyo a Maduro es una reprimenda decisiva de los planes apoyados por los Estados Unidos para el cambio de régimen y su apoyo a Juan Guaidó. Hasta hace dos semanas, Guaidó era desconocido para prácticamente toda la población venezolana. Los principales medios de comunicación en los Estados Unidos ignoraron completamente el mitin a favor de Maduro, y solo mencionaron los mítines de la oposición.

La manifestación se realizó en el 20 aniversario de la primera inauguración de Hugo Chávez. Chávez fue tremendamente popular entre la clase trabajadora, los pobres y oprimidos de Venezuela y el inicio de su presidencia marcó el inicio de la Revolución Bolivariana, el proceso de transformación social que ha puesto a Venezuela en el camino hacia el socialismo. Comenzando con una nueva constitución el mismo año, ratificada por un voto popular abrumador, la Venezuela bolivariana ha logrado importantes avances en la eliminación del analfabetismo, proporcionando más de 2.5 millones de hogares a los pobres a bajo costo o sin costo alguno, y el inversión social nunca antes visto. A su vez, inspiró a los gobiernos progresistas e izquierdistas de los países de Centro y Sudamérica.

Pero los EE.UU. no aceptarán esto ni respetarán ninguna otra elección celebrada en el marco del proceso bolivariano. El 11 de abril de 2002, Chávez fue llevado cautivo en un golpe de estado apoyado por los Estados Unidos. Decenas de miles de venezolanos exigieron su regreso en una muestra sin precedentes del poder popular. Desde entonces, los Estados Unidos han emprendido una campaña agresiva con una guerra económica, sanciones y amenazas militares contra el gobierno, cuyo objetivo es el socialismo.

El sábado 2 de febrero, la masiva manifestación reunió a una multitud militante y unida de cientos de miles de venezolanos, no solo en Caracas sino en toda Venezuela. Las imágenes en las redes sociales muestran que decenas de miles se extienden hasta donde el ojo puede ver de tres grandes avenidas en Caracas. El 1 de febrero también se llevaron a cabo importantes manifestaciones a favor del gobierno en Maturín, Monagas, Guanare, Valencia y Cúa.

También ha habido acciones de solidaridad con Venezuela en todo el mundo. La Coalición ANSWER, junto con una amplia gama de progresistas de Estados Unidos, contra la guerra, antiimperialistas y grupos a favor de la soberanía venezolana están convocando una marcha nacional frente a la Casa Blanca el sábado 16 de marzo. Exigen que los Estados Unidos mantengan las manos fuera de Venezuela, No al golpe, No a las sanciones y No a la Intervención y guerra de los Estados Unidos.

Medios corporativos al servicio del imperio estadounidense

La intención de la censura de los medios de comunicación contra el sentimiento pro Maduro es crear la idea de que el gobierno de los Estados Unidos, Canadá y las potencias europeas hablan por el pueblo venezolano en busca del derrocamiento del presidente Maduro. Pero esto es una mentira total y la manipulación de los hechos que acompañan la manipulación política de los Estados Unidos y sus aliados.
Los principales periódicos, como el New York Times, el Washington Post, el Los Angeles Times, el Miami Herald y otros, dan poca o ninguna mención a los mítines a favor del gobierno. Es lo mismo para CNN, Fox News, MSNBC y otras estaciones de transmisión de televisión. La Radio Pública Nacional es igualmente cómplice en distorsionar la realidad. El artículo principal sobre Venezuela en el New York Times el 3 de febrero, titulado “Los venezolanos que se oponen a Maduro vierte en las calles para el Día de las protestas”, ignoraron las manifestaciones masivas a favor de Maduro.

Una manifestacion a favor de Maduro en Monagas. Foto: PSUV

Una manifestacion a favor de Maduro en Monagas. Foto: PSUV

La autocensura de los medios se extiende a las redes sociales. La semana pasada se reveló que Twitter había eliminado miles de cuentas que identificaba como “participar en una campaña de influencia respaldada por el estado” en apoyo de Venezuela. Facebook fue criticado por su intento de etiquetar un artículo de una importante agencia de noticias en Cuba, “Venezuela no está solo” como spam y evitar que se comparta en su plataforma.

Mientras se dirigía a la manifestación el 2 de febrero, Maduro convocó a una nueva ronda de elecciones a la Asamblea Nacional. Afirmó que la Asamblea Nacional Constituyente, un cuerpo legislativo diferente que fue elegido en 2017 y tiene el poder de volver a redactar la constitución, está considerando el potencial de nuevas elecciones parlamentarias y declaró, refiriéndose a la oposición: “¿Quieren elecciones? Tendremos una elección parlamentaria ”. Maduro también cuestionó las intenciones de la oposición luego de que sus repetidos intentos de conversaciones se rechazaron diciendo:“ Estamos a favor del diálogo y están rechazando el diálogo. Si estás rechazando el diálogo, ¿de qué estás a favor? ¿Guerra? ”Maduro dijo que el gobierno quiere la paz y está preparando todas sus fuerzas para defender la paz.

Hay una razón para su comentario. El gobierno de los Estados Unidos no ha descartado una opción militar. En una entrevista en Face the Nation, cuando le preguntaron qué le llevaría usar la fuerza militar, Trump respondió: “Bueno, no quiero decir eso, pero ciertamente es algo que, en la práctica, es una opción”.

El mismo Guaidó se ha negado a descartar el apoyo a una invasión de Estados Unidos a su propio país. Cuando habló con Christiane Amanpour de CNN, dijo que estaba “agradecido” por el apoyo de Donald Trump y que aceptaría “cualquier presión que sea necesaria”, refiriéndose al apoyo militar de los Estados Unidos. Muchos de los que están en las protestas de la oposición también llevaron banderas de los Estados Unidos y agradecieron a Trump por su apoyo.