EspañolMilitant Journalism

Soy un hombre: Trabajadores de saneamiento de Nueva Orleans en huelga

Foto de GoFundMe organizada por Daytriàn Mariell Wilken
Foto: foto de la pagina de GoFundMe organizada por Daytrián Mariell Wilken

En Nueva Orleans, el Sindicato de Residuos de la Ciudad (‘City Waste Union’) se compone de “tolvas”, con salarios tan bajos como $10.25 por hora. Las tolvas son los trabajadores de saneamiento que comienzan a trabajar alrededor de las 3:00 o 4:00 de la mañana para “saltar” del camión de basura y levantar 250.000 libras de desechos por semana en camiones de basura. Estos trabajadores esenciales comenzaron una huelga el 5 de mayo en respuesta a la seguridad y los salarios resultantes de la pandemia de Covid-19. El lunes 18 de mayo, las tolvas realizaron una conferencia de prensa para exponer sus demandas, que incluyen el pago de riesgos, salarios más altos y la disponibilidad de equipos de protección personal.

La única protección que se ofrece a estos trabajadores son guantes, si están disponibles, y un chaleco verde para que los autos que pasan puedan verlos.

Estos trabajadores que no están en un sindicato reconocido por la Junta Nacional de Relaciones Laborales se están organizando bajo la bandera del Sindicato de Residuos de la Ciudad. Además de las demandas de equipos de protección personal, salarios dignos y pago de riesgos, las tolvas también están luchando contra el uso del trabajo penitenciario como reemplazo, que desde entonces ha sido retirado, así como el robo de salarios en curso.

Metro Services Group, que es el empleador de los trabajadores de saneamiento, se ha negado a reunirse con la formación sindical; de hecho, Metro ha dicho que los trabajadores son mentirosos y que deberían ser despedidos si no vuelven a trabajar, dijo el organizador del Sindicato de Residuos de la Ciudad, Daytriàn Mariell Wilken.

Después de convocar la huelga el 5 de mayo, las tolvas fueron despedidas y reemplazadas por labor penitenciario de un programa de trabajo en cual la compañía referente recibió el 64 por ciento de los salarios de aquellos en el programa Lock5 LLC. Al enterarse de que había una disputa laboral, estos prisioneros fueron retirados. Luego se anunció que los trabajadores de saneamiento podrían volver a trabajar, pero sin satisfacer ninguna de sus demandas.

“No vemos ninguna razón para detener nuestras protestas hasta que nuestras demandas se cumplan realmente. Ustedes son una compañía multimillonaria que definitivamente puede proveer a cualquier ser humano que sea elegido para firmar un contrato para ustedes. Entonces sabemos que está en su capacidad”, dijo D’Artanian DeJean, uno de los trabajadores en huelga.

Foto: Liberation News
Foto: Liberation News

“Nos gustaría ser tratados adecuadamente. No pedimos mucho”, dijo.

Yo soy un hombre

Sacando de la huelga de saneamiento de Memphis de 1968 que se desencadenó cuando dos trabajadores fueron asesinados, y donde el Dr. Martin Luther King fue asesinado, el Sindicato de Residuos de la Ciudad no solo se está vinculando a grandes luchas en el pasado, sino que ha recibido la solidaridad de los trabajadores de saneamiento de lugares tan lejanos como Argentina.

“Nos merecemos ser escuchados y merecemos ser tratados mejor. No es solo “mírame, soy un trabajador de saneamiento”, sino “mírame, soy un hombre”. Y no nos detendremos hasta que nos escuchen”, enfatizó Jonathan Edward, trabajador del Sindicato de Residuos de la Ciudad.

Daytriàn Mariell Wilken, anunció hoy que alcanzaron su meta de $65,000 para apoyar a los trabajadores en huelga. A medida que la lucha continúa, puede encontrar su página GoFundme aquí.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close