Para proteger el petróleo de Venezuela del “robo a mano armada contra la riqueza de Venezuela”, la Vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció que las oficinas europeas de Petróleos de Venezuela, SA, la compañía estatal de petróleo y gas natural, se trasladarán de Lisboa a Moscú.

En una conferencia de prensa conjunta en Moscú el 1 de marzo con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, ambos hablaron sobre las crecientes relaciones económicas y comerciales de los países, incluso los acuerdos entre el gigantes energéticos PDVSA de Venezuela y Gazprom y Rosneft de Rusia. Rusia asistirá a Venezuela en la producción de medicamentos dentro del país, así como en el suministro de medicamentos que Venezuela comprará.

También se presentó el continuo intento de EE.UU. de derrocar al presidente Nicolás Maduro, y Rusia advirtió sobre el envío de armas de los EE.UU. a grupos de la oposición en Venezuela.

Los acuerdos económicos ya se firmaron en diciembre pasado, pero las sanciones estadounidenses y europeas han acelerado los lazos más estrechos con Rusia.

Mientras tanto, el intento del gobierno de los Estados Unidos de aprobar una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU que llama a elecciones presidenciales en Venezuela fue vetado por Rusia y China. Sudáfrica también votó en contra. Una resolución de Rusia que respalda a Venezuela como la parte principal para iniciar o aceptar cualquier ayuda internacional, también fracasó.

Sin embargo, los planes militares de Estados Unidos continúan. Tanto Lavrov como Rodríguez dieron detalles.

Lavrov advirtió que Estados Unidos está armando a grupos paramilitares, diciendo: “Estos planes son muy alarmantes. Los EE.UU. habla abiertamente sobre esto. La información que tenemos muestra que en el futuro próximo, Estados Unidos planea comprar en uno de estos países europeos, armas ligeras, morteros, armas portátiles antiaéreas y luego enviarlas cerca de Venezuela, con la ayuda de una compañía de carga aérea, empresa de un país que es absolutamente leal y amistoso al régimen en Washington.

El vicepresidente Rodríguez habló de la misma estrategia de Estados Unidos que se utilizó en Siria. “En cuanto a la operación contra Venezuela, una persona muy experimentada está dirigiendo esa operación.

“Señor Abrams ya ha participado en este tipo de actividad. Hay ciertos pasos destinados a establecer algunas unidades militares ilegales … los EE.UU. apoya a estos grupos extremistas, grupos terroristas ilegales y los utilizan para desestabilizar la paz.

“No va a pasar en Venezuela. Nuestra independencia es la conexión entre el ejército y el pueblo. Nuestra gente y nuestro ejército están juntos, protegerán la integridad territorial y la independencia de nuestro país”.

El canciller de Rusia, Lavrov, afirmó el apoyo de Rusia con Venezuela, describiéndolo como “nuestro socio establecido hace tiempo . Reafirmamos nuestra solidaridad con el pueblo del gobierno legítimo de Venezuela en su esfuerzo por defender su independencia y soberanía … Rusia continuará ayudando a las autoridades venezolanas a resolver problemas sociales y económicos mediante el suministro de ayuda humanitaria “.

Además de trasladar el sitio de Europa de PDVSA a Rusia, Venezuela continuará con sus reclamos legales de propiedades CITGO que fueron incautadas por el gobierno de los Estados Unidos.

A principios de abril, las comisiones gubernamentales de alto nivel de ambos países se reunirán en Moscú para discutir las principales obras, entre ellas el ejército y la alta tecnología.

Hoy, domingo, la presidenta del Senado de Rusia, Valentina Matviyenko, presentó Rodríguez con la declaración advirtiendo que una intervención por parte de Estados Unidos a Venezuela sería visto como “un acto de agresión.”

“Todo se suma a las amenazas de intervención militar. Rusia hizo todo lo posible y lo seguirá haciendo en un futuro para impedir tal evolución de los acontecimientos,” dijo Matviyenko.