Foto: Liberación

Foto: Liberación

El 25 de mayo, una organización del Ku Klux Klan basada en el estado de Indiana intentó organizar una manifestación en el Courthouse Square, en Dayton, Ohio. Cuando se anuncio la manifestación racista, organizadores y organizaciones locales se unieron para mandar un mensaje claro que las amplias masas de trabajadores rechazan toda forma de divisiones e intolerancia.

Semanas antes del evento, un decreto de consentimiento fue acordado entre el grupo del Klan y la ciudad de Dayton, el cual le prohibió a los supremacistas blancos traer rifles, escudos, o escopetas. El Asistente del Abogado de Dayton, Martin Noble, dijo que “No queremos que tengan… nada que pueda ser utilizado como arma.” Sin embargo, el decreto no prohibió que trajeran armas pequeñas o mascaras.

El día de la manifestación, solo se presentaron nueve terroristas supremacistas blancos, pero para protegerlos había todo un ejercito de policías—en total, habían 650 policías presentes. Muchos de ellos mantuvieron un perímetro de barricadas de 60 metros alrededor de los racistas, frente a los manifestantes de la contraprotesta. Las calles en los alrededores habían sido cerradas días antes, y la Oficina Federal de Investigaciones fue invitada para asistir con las preparaciones de seguridad. La ciudad de Dayton destinó 650 mil dolares para proteger a los supremacistas blancos. Los manifestantes reconocieron en cual lado del conflicto estaba la policía, coreando “¡La policía y el Klan van mano en mano!” Otros cantos incluyeron “¡Las Vidas Negras Importan!” “¡El pueblo unido jamas sera vencido!” “¿De quienes son las calles? ¡Nuestras calles!” entre otros.

Según los cálculos de la policía, el numero de contra manifestantes era entre 500 y 600. Pero muchos de los que participaron creen que que el numero de anti-racistas se aproximaba a los mil. En los días anteriores a la manifestación, la policía de Dayton advirtió a los residentes de Dayton de no asistir a la protesta contra el Klan. Sin embargo, muchas organizaciones comunitarias, unidas bajo la Coalición Para Un Dayton Mejor, se unieron en esta protesta. Estas incluyeron el Nuevo Black Panther Party, Black Lives Matter de Miami Valley, el Club de Armas de Huey P. Newton, los Democratic Socialists of America, el American Indian Movement, Antifa, el Partido por el Socialismo y la Liberación y varios grupos religiosos.

Dayton es una de las ciudades mas segregadas en el país, con una historia de discriminación en vivienda y brutalidad policial. A pesar de esto, el 25 de Mayo demostró que la unidad existe. La construcción de un movimiento revolucionario y socialista, basado en las masas del pueblo, esta empezando a tomar forma—es la única manera de ponerle fin al racismo sistémico y a la supremacía blanca.