El miércoles 6 de septiembre, alrededor de 40 personas se reunieron en Bradenton, Florida, para protestar por la decisión del presidente Trump de poner fin al programa de Acciones Diferidas por Llegadas de la Infancia, conocido como DACA. En la intersección de la Ruta 41 y Cortez Road, los manifestantes tenían carteles que decían: “800,000 sueños no pueden esperar”, “Educación no deportación” y “Legalización: Derechos para todos los inmigrantes!”

La protesta se produjo mientras muchos residentes estaban evacuando y subiendo a sus casas para prepararse para el huracán Irma. El Condado de Manatee, que tiene una comunidad de inmigrantes fuerte y vocal, ha declarado un estado de emergencia y vigilancia de huracanes.

El martes, el notable y racista Procurador General de Departamento de Justicia Jeff Sessions declaró que el programa DACA fue rescindido. Sessions llamo a los Dreamers “extranjeros ilegales” y falsamente afirmó que DACA corrió en contra del “las reglas de leyes” y “orden constitucional”; en realidad, la acción diferida y la autorización de empleo para quienes la reciben están dentro de la discreción del Poder Ejecutivo.

DACA fue una orden ejecutiva firmada por la administración del Presidente Obama en 2012, resultado de años de protestas de los soñadores “Dreamers” en las instalaciones del ICE, centros de detención y edificios federales. El programa otorgó un período renovable de dos años de protección contra la deportación, los permisos de trabajo y los derechos de viaje a ciertos jóvenes que habían llegado a los Estados Unidos antes de cumplir 16 años y antes de 2007.

Casi 800.000 jóvenes son receptores de DACA. Son conocidos como “Soñadores”, después de la Ley DREAM, una propuesta legislativa introducida en 2001 que daría a ciertos jóvenes inmigrantes indocumentados un camino hacia la residencia permanente.

Ahora que Trump ha rescindido DACA, el Congreso tendrá seis meses para aprobar legislación que ofrezca alguna forma de reemplazo para el programa DACA. En respuesta, las comunidades de inmigrantes y activistas de todo el país se están preparando para organizar y unir a masas de personas para forzar al Congreso a proteger a los Soñadores y a otros inmigrantes.

“Estoy aquí para defender a DACA. Yo mismo soy un receptor de DACA”, dijo Luis Garrido, que ha vivido en Bradenton desde la edad de cuatro años. “Me alegro de caer dentro del período de dos años, así que posiblemente aún podría recibir la mía, sin embargo si no lo hago, no va a importar, porque voy a quedarme aquí y a seguir luchando por ella”.

Los padres de Garrido vinieron hace muchos años a Bradenton desde Venezuela. “Ni siquiera sabría qué hacer allí. No creo que yo sería un miembro completo de la sociedad. Cuando pienso en casa, pienso en Bradenton, Florida”, dijo Garrido.

Patricia Lara, cuyos padres vinieron de México, es también una Soñadora. Liberation News habló con Lara mientras sostenía a su sobrina Alyssa en una mano y una señal de protesta en la otra.

“Soy una receptora de DACA y en realidad soy una defensora de víctimas de víctimas de agresión sexual en Sarasota”, dijo Lara, que comenzó como voluntaria en el centro de crisis de violación, pero fue capaz de convertirse en una empleada después de recibir sus documentos DACA. “El hecho de que haya rescindido DACA significa que ya no podré hacer mi trabajo, para ayudar a la comunidad como lo hago a diario.

“No es justo, siento que he hecho todo bien. He derramado mi alma en este país desde que era niña, no conozco otro hogar. ¡Crecí en Oneco! Así que es muy desgarrador. Me siento traicionada”, dijo Lara a Liberation.

Otros manifestantes salieron a apoyar a sus familiares y amigos que son soadores. Víctor Manliquez y su hija Vita asistieron la demostracion del miércoles para apoyar los derechos de la esposa de Víctor y la madre de Vita. Sus padres vinieron de México cuando la suegra de Manliquez necesitó tratamiento médico para el cáncer.

“Estamos tratando de ver qué puede suceder con este período de gracia de seis meses. Hemos considerado la reubicación, quizá dirigiéndose a una ciudad considerada santuario. Pero he vivido aquí toda mi vida. Nací en Bradenton. No es tan fácil levantarse y marcharse”, dijo Manliquez.

Brandon Garcia y su madre Melissa Apolinar asistieron a la manifestación para defender a la nuera de Melissa y la novia de Brandon, quien asiste a State College of Florida y trabaja en Auto Zone para pagar la escuela.

“He estado con esta chica durante varios años y es muy importante en mi vida. Ahora me asusta que alguien pueda llevarla lejos debido a su estatus legal”, dijo García. “Enviarla de vuelta a un país que ni siquiera conoce, me parece inhumano y completamente equivocado”.

“Realmente nos molesta. Es una buena chica. Ella hace todo lo que necesita hacer, es una persona trabajadora, no tiene antecedentes penales, es muy inteligente”, dijo Apolinar. “Esperamos que [el Congreso] lo convierta en una ley, para que se permita que la gente se quede, para mantener este programa”.

Los manifestantes recibieron mucho animo de los conductores tocando la bocina y agitando mientras pasaban. Ellos cantaban “¡Dilo fuerte! ¡Dígalo claro! ¡Los inmigrantes son bienvenidos aquí!” y “Defiende D-A-C-A! ¡Los inmigrantes están aquí para quedarse!” Los soñadores compartieron sus historias entre sí y con los periodistas de los periódicos de Bradenton Herald y el Herald Tribune. Ellos fueron apoyados por muchos residentes Latinos del Condado de Manatee, así como el Partido por el Socialismo y la Liberación, ANSWER Suncoast, Black Lives Matter Manasota, IWW, Project Light y otras organizaciones.

En un momento, un hombre blanco claramente intoxicado detuvo su motocicleta en la esquina de la intersección y se acercó agresivamente a los manifestantes. Mediante la filmación de la interacción, los organizadores fueron capaces de prevenir el acoso policial de personas que asistían la manifestación, mientras que el hombre fue arrestado.

Al final de la manifestación, todos formaron un círculo para escuchar las poderosas palabras de los Soñadores, miembros de la comunidad y organizadores. Hablaron de la construcción del movimiento local para defender los derechos de los inmigrantes y de las personas de color.

“Vamos a tener que venir a la calle y presionar para que tengamos algo antes de que los seis meses se venzan para los Soñadores. Estamos luchando por derechos completos, no sólo para los Soñadores, sino para todos los inmigrantes”, dijo Ruth Beltrán, miembro del Partido por el Socialismo y la Liberación.

“Me gustaría tener otro [demostración] después de que la tormenta pase”, dijo al grupo Junior Salazar, un activista progresista local. “Lo que te reto a hacer es invitar al menos a cinco personas personalmente de tu círculo y traerlas aquí, porque la forma en que somos escuchados es cuando la gente sale a demostraciones. Tenemos que demostrar en números.”