EspañolMilitant Journalism

Después de un tratado histórico, activistas antinucleares se reúnen en Pittsburgh

El 22 de enero, una amplia coalición de organizaciones, entre ellas PSL Pittsburgh, la coalición ANSWER, el Partido Verde del condado de Allegheny, Code Pink y otras se unieron para una manifestación y un discurso frente a la sede de PNC Bank en el centro de Pittsburgh. 

Esta acción fue la última en años de trabajo por parte de activistas locales en un movimiento llamado Stop Banking the Bomb. Su objetivo es presionar a la PNC para que se deshaga de los millones de dólares que han invertido en armas nucleares. 

En la acción, este mensaje se pronunció con la fuerza no solo de los activistas locales de Pittsburgh, sino también de 50 estados soberanos de todo el mundo que firmaron el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPNW). El tratado fue oficialmente el 22 de enero y prohíbe las armas nucleares en virtud del derecho internacional. 

Las armas nucleares son una amenaza para la vida humana

Las armas nucleares son inmorales y no tienen otro propósito que el de matar. Además, las potencias imperialistas como Estados Unidos las utilizan continuamente para doblar a otros a su voluntad. Esto se evidencia perfectamente en la única vez que se usaron armas nucleares, cuando Estados Unidos arrojó bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, Japón. Mientras la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin en 1945, Japón había sido derrotado y su imperio estaba menguando. Quedaba una pregunta: ¿Quién presidiría la rendición de Japón, los Estados Unidos o la Unión Soviética? Por temor a la marea creciente de la revolución socialista en Asia, Estados Unidos decidió obligar a Japón a rendirse incondicionalmente a Estados Unidos y solo a Estados Unidos, lanzando bombas nucleares. Los efectos de las bombas fueron inmediatamente desastrosos. Más de 100.000 personas fueron asesinadas instantáneamente y decenas de miles más murieron en las semanas siguientes. Dos ciudades importantes fueron incineradas y a causa de la radiación, muchos de los supervivientes tuvieron que vivir con discapacidades de por vida. El gobierno de los Estados Unidos ocupó rápidamente a Japón y a las bases militares que establecieron aún operan hasta el día de hoy.

Las armas nucleares se vuelven ilegales 

En los últimos años, ha aumentado enormemente la oposición mundial a las armas nucleares, con las personas por todo el mundo cuestionando la necesidad de armas nucleares. El 22 de enero, se marcó un gran paso hacia un mundo libre de armas nucleares. Hasta el momento 50 países han ratificado el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares. Según el derecho internacional, ahora que el TPNW ha entrado en vigor, la producción, posesión, uso, transferencia o amenaza de uso de armas nucleares son oficialmente ilegales. Además, este tratado prohíbe la transferencia de armas y prohíbe colocar, instalar o desplegar artefactos explosivos nucleares en el territorio de cualquier signatario.

Las implicaciones de esto fueron claras para la gente que asistió la manifestación del 22 de enero — las inversiones de la PNC ahora no solo son inmorales, sino también ilegales. 

Los oradores del viernes hablaron sobre la destrucción de vidas humanas y del medio ambiente provocada por las armas nucleares. Con razón mencionaron el hecho de que la PNC se había despojado anteriormente de empresas que participaban en prácticas destructivas como la remoción de la cima de una montaña y lo identificaron como un precedente para que la PNC se deshiciera de armas nucleares. 

El mensaje también fue claro en cuanto a quién exactamente debe ser el primer objetivo en el camino hacia la desnuclearización mundial: el primer país en desarrollar armas nucleares y el único país en usarlas, Estados Unidos, no las víctimas del imperialismo como Corea del Norte. 

Los asistentes a la manifestación exigieron que la PNC tome la iniciativa hacia la desnuclearización y a la desinversión de armas nucleares en 2021 para Estado Unidos. 

Como antiimperialistas, nuestro mensaje es claro. Nuestra tarea en el corazón del imperio de los EE.UU. es organizar un movimiento militante contra la guerra y la Campaña “PNC Stop Banking the Bomb” es parte integrante de ese movimiento. Exigimos: Fuera con armas nucleares de los Estados Unidos y fuera con las fuerzas armadas estadounidenses de todas partes.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close