Este artículo se basa en un discurso dado en la “Conferencia de Eco-Socialismo: Para que el planeta viva, el capitalismo debe terminar” el 24 de agosto, organizada por la sucursal del Partido por el Socialismo y a la Liberación (PSL) de Albuquerque.

El 25 de junio, las Naciones Unidas publicaron un informe del experto en pobreza Philip Alston titulado “El Cambio climático y La Pobreza”. El informe establece que en el llamado “mejor escenario” de un aumento de un grado y medio en temperaturas globales, cientos de millones de personas enfrentarán inseguridad alimentaria, migración forzada, enfermedades y muerte. El informe también plantea el espectro del “apartheid climático”, descrito como un hipotético escenario futuro en el que los ricos pagan para escapar del sobrecalentamiento, el hambre y los conflictos mientras el resto del mundo sufre.

De hecho, no hay nada hipotética o futurista sobre este escenario. Las señales del apartheid climático ya se están mostrando.

Las Islas Marshall, una colonia virtual de los Estados Unidos desde 1944, se están ahogando. Las olas de tres pies están arrastrando sus diques e inundando sus hogares. La sequía ha dejado a miles de personas con menos de un litro de agua para beber por día. Esta pequeña nación, que ya sufre tanto por la precipitación radiactiva de las pruebas de armas nucleares de EE. UU., literalmente enfrentará la extinción si las temperaturas globales aumentan por encima de 1.5 ° C.

En Nigeria, actualmente clasificado como el cuarto país más vulnerable al cambio climático, las fuertes lluvias causadas por el calentamiento global están causando estragos en la gran ciudad costera del país, Lagos. Las inundaciones son ahora una experiencia anual costosa, que sumerge automóviles y casas, arroja los desechos a las calles y mata a docenas de personas cada año.

Aquí en el suroeste de los EE. UU., los pueblos indígenas más que ningún otro grupo, están luchando contra los efectos de la mayor frecuencia de los incendios forestales y la sequía. En la Nación Navajo, los pozos se han quedado secos y han reducido el suministro de agua potable, causando muchas pérdidas de cultivos y ganado que son necesarios para usos agrícolas, medicinales y culturales.

No hay duda de ello. El cambio climático está golpeando más a las naciones oprimidas, la clase trabajadora y los pobres. Incluso el Banco Mundial imperialista proyecta abiertamente que el 75-80 por ciento de los costos del cambio climático correrán a cargo de los países en desarrollo económico.

Esta situación es aún más escandalosa cuando la conecta con el hecho de que estos países son los menos responsables del cambio climático. La mitad más pobre de la población mundial, tres mil millones de personas, vive en países y territorios que producen solo el 10 por ciento de las emisiones globales. Incluso esta es una cifra exagerada cuando damos cuenta del hecho de que una parte sustancial de esas emisiones son producidas por corporaciones multinacionales, propiedad de capitalistas que provienen de estados imperialistas occidentales. Mientras tanto, el diez por ciento más rico de la población mundial es responsable de más de la mitad de las emisiones globales. ¡Una persona en el uno por ciento más rico usa 175 veces más carbono que una persona en el 10 por ciento inferior!

Los Estados Unidos, que representa solo el 4 por ciento de la población mundial, es responsable del 27 por ciento de las emisiones totales de carbono desde 1850, ¡y no muestra signos de desaceleración! A pesar de que los científicos y activistas climáticos han estado hablando durante décadas sobre la necesidad de refrenar del uso absurdo de energía de este país, el consumo de energía de EE. UU. alcanzó un récord el año pasado. Las emisiones de gases de efecto invernadero están en aumento.

El cambio climático es una guerra de clases. No todos los humanos son igualmente responsables del cambio climático. La minúscula clase dominante de propietarios capitalistas son los verdaderos planificadores de la economía capitalista que está destruyendo el planeta. La gran mayoría de las personas del mundo están obligadas a operar dentro del marco establecido por los buscadores de ganancias capitalistas, incluso cuando pone en peligro toda la vida en el planeta.

Ahora se está desarrollando una situación global en la que las élites capitalistas roban y acaparan, no solo toda la riqueza, sino también los medios de supervivencia, que intentarán usar como escudo para sobrevivir a los efectos causados por sus propias ganancias interminables.

Cuando el huracán Sandy azotó a Nueva York en 2012, dejando a millones de personas sin acceso a electricidad o atención médica, la sede de Goldman Sachs estaba protegida por decenas de miles de sacos de arena y seguía zumbando con la energía suministrada por un generador privado. Mientras tanto, la prisión de Rikers Island, ubicada en medio de un río, no estaba incluida en el plan de evacuación del huracán Sandy, atando 12,000 personas enjauladas a sus destinos.

Cuando los incendios forestales en California el año pasado destruyeron 18,000 estructuras y mataron a 103 personas, los ricos contrataron a los bomberos privados de guantes blancos para salvar las mansiones de los clientes de seguros de alta gama.

Incluso hay empresas que comercializan viviendas subterráneas de lujo revestidas de hormigón a clientes adinerados que desean mantener un cierto nivel de vida después del apocalipsis climático.

El cambio climático está produciendo un tipo de apartheid climático entre las naciones ricas y pobres, y entre los ricos y la mayoría trabajadora dentro de todas las sociedades capitalistas. Es el resultado directo e inevitable de un sistema capitalista global basado en ganancias infinitas para unos pocos. Si el capitalismo está a la orden del día, podemos esperar que los desastres naturales empeorarán, que la clase trabajadora y los pobres sufrirán más, y que los ricos usarán sus montañas de dinero para protegerse.

Pero, contrario a lo que el Banco Mundial puede decir, no tiene por qué ser así.

Nuestra clase, la clase trabajadora, mueve al mundo. Cultivamos toda la comida, manejamos los camiones, enseñamos a los niños y cuidamos a los enfermos. Nada en este mundo sucede sin nuestro trabajo. ¡Incluso somos nosotros los que construimos esos búnkeres de lujo!

Hacemos toda la minería, fabricación, producción de energía, transporte, agricultura, construcción– los capitalistas no mueven un dedo para hacer nada de eso.

Nosotros hacemos el trabajo, pero no podemos elegir el trabajo. Esas decisiones son tomadas de manera no democrática por la clase capitalista, con fines de lucro, no para satisfacer las necesidades de la gran mayoría.

Si queremos hacer el trabajo que satisfaga nuestras necesidades y las necesidades de nuestro planeta – tal como cultivar orgánicamente, instalar paneles solares o restaurar ecosistemas – eso significa luchar por una nueva realidad política en la que los trabajadores, como clase, están tomando decisiones. No los millonarios y multimillonarios que se preparan para el fin del mundo. Eso significa tomar el poder de los millonarios y multimillonarios y ponerlo en manos de la clase trabajadora.

Significa revolución: la tarea más grande y complicada posible. Es una tarea que parece imposible. Pero como dijo Nelson Mandela sobre la lucha histórica para terminar con el apartheid en Sudáfrica, “siempre parece imposible hasta que se hace”.