AnalysisEspañol

El capitalismo está haciendo desaparecer el agua de Nuevo México

Durante los últimos años, los acuíferos subterráneos, pozos, ríos y arroyos se han secado a un ritmo alarmante en todo Nuevo México y el oeste de los Estados Unidos.

Nuevo México se encuentra dentro de un clima semiárido o semidesértico, donde los períodos secos son una parte natural de la variabilidad climática. Sin embargo, la temperatura promedio ha aumentado 2.7 grados Fahrenheit desde la década de 1970, una tendencia a largo plazo causada por el cambio climático, impulsado por el capitalismo. Esto está teniendo un efecto adverso en el ciclo de los monzones y las estaciones secas en la región. Con el aumento de las temperaturas, las estaciones secas son cada vez más largas y frecuentes, mientras que las estaciones húmedas son más cortas y menos impactantes. La capa de nieve en las Montañas Rocosas, fundamental para el agua en el oeste, está disminuyendo en masa y la temporada de nieve ha disminuido de manera constante en los últimos 30 años. Combinado con la mala gestión capitalista de los recursos naturales, los recursos hídricos locales están destinados a desaparecer en este siglo, y muchos desaparecerán en la próxima década.

Los acuíferos, pozos y ríos se están secando

Un informe de 2017 de la Oficina de Geología y Recursos Minerales de Nuevo México encontró que la vida útil proyectada del acuífero High Plains (también conocido como el acuífero Oglala o HPA) en el centro-este de Nuevo México es alarmantemente corta: menos de 10 años en muchas áreas. La HPA es la única fuente de agua en ciertos condados. El uso del agua ya ha superado la reposición del acuífero gracias a las prácticas agrícolas capitalistas a gran escala y con uso intensivo de agua, y la producción de carne (“ganadería”). Los efectos del cambio climático están empeorando exponencialmente una mala situación.

Las comunidades rurales de las montañas al este de Albuquerque están informando problemas con sus recursos de agua subterránea. Los residentes de pueblos pequeños como Placitas, Tijeras, Edgewood, Sandia Crest y Sedillo están viendo casos crecientes de sus pozos secándose, y los residentes se ven obligados a comprar y transportar agua, o mudarse a otro lugar. Según el Proyecto de Monitoreo del Nivel de Agua del Condado de Bernalillo, los niveles de agua subterránea en estas montañas disminuyeron en un promedio de 1.8 pies por año entre 2010 y 2017.

En todo el árido sureste de Nuevo México, donde los residentes dependen completamente del agua subterránea, la escasez de agua está afectando la vida diaria. Muchos lugareños tienen situaciones detalladas en las que abrieron los grifos y el agua goteó, o no salió nada.

Otra fuente vital de agua, el Río Grande, ha tenido un flujo cada vez más reducido o incluso se ha secado en algunas áreas. Estos patrones preocupan a los científicos ambientales a medida que se convierten en la nueva norma. El Río Grande es uno de los principales ríos, junto con el Río Colorado, en el Suroeste. Sus aguas sustentan granjas y ciudades en toda la región. Seis millones de personas en los Estados Unidos y México dependen del agua del Río Grande y 40 millones dependen del Río Colorado solo en los Estados Unidos.

En 2001 y 2002, el Río Grande se secó antes de llegar al Golfo de México. En los últimos años, el río se ha secado mucho más al norte en épocas del año sin precedentes. En abril de 2018, a sólo 70 millas al sur de Albuquerque, el río experimentó un tramo seco de 20 millas, un evento sorprendente para muchos, ya que el verano aún no había comenzado. Para junio de este año, el agua que corría por Albuquerque era 95 por ciento de agua de almacenamiento, liberada de un embalse para mantener el riego de los agricultores y sustentar el ecosistema. Si esta decisión no hubiera sido tomada por los administradores del agua, el río habría estado seco en Albuquerque durante los últimos meses de verano e incluso el otoño, algo que nunca se ha visto en esta zona del estado.

Los científicos ambientales predicen que los habitantes de Nuevo México experimentarán una emergencia hídrica aguda el próximo año.

El capitalismo impulsa la crisis del agua

En el suroeste, la crisis del agua es en realidad una crisis de la producción capitalista. Los capitalistas agrícolas y ganaderos a gran escala absorben enormes cantidades de agua ya escasa para producir cultivos comerciales y cantidades obscenas de carne de res para un mercado inundado de alimentos. Ahora, la catástrofe climática del capitalismo está poniendo el acelerador a fondo, agotando el agua a un ritmo mucho más rápido que nunca.

El manejo y uso del agua en el suroeste siempre ha requerido un delicado equilibrio. Las sociedades indígenas precapitalistas utilizaron la agricultura de riego en tierras de propiedad colectiva e innovaron y desarrollaron diferentes métodos de uso del agua para mantenerse a sí mismas durante siglos. Hispanos y mexicanos construyeron sistemas de agua que fluían con canales naturales para apoyar a las comunidades agrícolas locales en tierras comunales para el beneficio de la comunidad.

Con la conquista de los Estados Unidos vino la imposición del modo de producción capitalista, que ha demostrado ser incapaz de administrar de manera sostenible el agua, la tierra y otros recursos. Estas delicadas reservas naturales se convirtieron en insumos para la agricultura y la industria capitalistas, explotadas y degradadas al servicio de la acumulación de riqueza sin fin.

Mientras que la mayor parte del agua de Nuevo México se desvía para la agricultura capitalista, una pequeña pero creciente porción se utiliza para la perforación de petróleo y gas. Desde que la introducción de la fracturación hidráulica (o “fracking”) ayudó a lanzar el último boom energético basado en el carbono, incluso en el suroeste, las empresas de energía han estado a la caza del agua necesaria para recuperar el petróleo. Estas megacorporaciones multinacionales compran ansiosamente la mayor cantidad de agua dulce de Nuevo México que pueden. Esto creará un ciclo sombrío de retroalimentación donde las empresas energéticas utilizan los escasos recursos hídricos para perforar, liberando grandes cantidades de carbono, liberándolo al cielo y elevando las temperaturas hasta un punto en el que las fuentes de agua pueden extinguirse.

¿Está la clase dirigente capitalista en Nuevo México enfrentando esta crisis de vida o muerte con una resolución y urgencia de igual escala? Bueno, considerando que en 2016 los cinco mayores usuarios de agua en el área metropolitana más grande de Nuevo México fueron campos de golf, parece que no están tomando las medidas que los habitantes de Nuevo México y el clima global necesitan.

El sistema actual no tiene ninguna solución 

La crisis del agua provocada por el capitalismo no se puede resolver en el marco del capitalismo. Necesitamos un sistema completamente nuevo. La economía debe organizarse de manera que se base en la propiedad común y que dé prioridad a la salud ambiental y el bienestar de las personas sobre las ganancias. Una economía socialista planificaría el uso del agua e invertiría en toda la tecnología e infraestructura necesarias para preservar este recurso. El capitalismo es un sistema global insostenible que debe ser reemplazado por el socialismo.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close