EspañolIn Memoriam

Fallece Ramsey Clark: Fiscal general convertido a antiimperialista

Ramsey Clark, ex Fiscal General de los Estados Unidos y reconocido abogado internacional de derechos humanos que se opuso a la agresión militar estadounidense en todo el mundo, murió pacíficamente el 9 de abril en su casa en la ciudad de Nueva York, rodeado de familiares cercanos. Tenía 93 años.

Cuando yo era preadolescente y crecía en Albuquerque, ciertamente sabía su nombre y que era fiscal general. No podía imaginar entonces que nos haríamos amigos, que tendría el honor de trabajar con él y aprender lo gran humanitario que era Ramsey Clark.

Como asistente y más tarde fiscal general de los EE. UU., Ramsey Clark ayudó a redactar las dos históricas Leyes de Derechos Civiles de los Estados Unidos de 1964 y 1968, la Ley de Derechos al Voto de 1965, y fue un ejecutor clave de las órdenes federales de desegregación. Acompañando personalmente a Martin Luther King, Jr. y James Meredith frente al terror racista desde Alabama hasta Mississippi, Ramsey fue un ferviente oponente del racismo. En el Departamento de Justicia, se enfrentó con frecuencia a políticas represivas dentro del propio gobierno, desde el Congreso hasta el FBI y J. Edgar Hoover.

Una vez fuera del gobierno, Ramsey asumió la política exterior de Estados Unidos directamente, viajando a docenas de países para conocer a las personas que fueron víctimas de la guerra y las sanciones. Ya sea desafiando las bombas estadounidenses en Vietnam del Norte en 1972 o contando los cuerpos en las morgues de Panamá y el vecindario bombardeado de El Chorrillo para contar el verdadero número de víctimas en la invasión estadounidense de 1989, Ramsey arriesgó su vida innumerables veces para traer de vuelta a los Estados Unidos la verdad de la agresión estadounidense.

Famosamente viajó 2000 millas a través de Irak en medio de intensos bombardeos durante la Guerra del Golfo de Estados Unidos de 1991 para traer de vuelta el único filmaje sin censura de la guerra. Y durante 12 años hasta la guerra y ocupación de Estados Unidos en 2003, Ramsey dirigió una campaña internacional contra el bloqueo total de Irak por parte de Estados Unidos, sanciones más mortales que una guerra de bombardeos.

En todos los continentes, Ramsey Clark defendió a pueblos y países contra la injusticia y la pobreza. Vio la guerra y las sanciones de Estados Unidos como la mayor amenaza para la humanidad.

Describió al gobierno y al sistema de Estados Unidos como una “plutocracia” y denunció la creciente injusticia y represión en los Estados Unidos. En la década de 1960, Ramsey hizo un famoso llamado a favor de “la abolición del sistema penitenciario estadounidense tal como lo conocemos”, años antes de que se convirtiera en un eslogan de unión en el movimiento actual. Se opuso firmemente a la pena de muerte.

Distintivo en la política de Ramsey Clark fue su inquebrantable creencia de que los derechos humanos significaban el derecho a la paz, la igualdad y la justicia social y económica. Hizo más que abogar, actuó de acuerdo con sus creencias.

Nacido como William Ramsey Clark el 18 de diciembre de 1927, su padre Tom C. Clark fue Fiscal General de los Estados Unidos de 1945 a 1949 y juez de la Corte Suprema de 1949 a 1967. Su madre Mary fue la principal cuidadora de Ramsey, Tom Jr. y su hermana Mimi. Su hermano murió a los seis años de neumonía cuando Ramsey tenía cuatro años. Ramsey pasó su infancia en Dallas hasta que su padre asumió un puesto en el Departamento de Justicia en Washington en 1937. Aunque trató de unirse a los marines a los 13 años durante la Segunda Guerra Mundial, finalmente fue aceptado a los 17 en los marines en el último año del conflicto.

Comenzó como abogado privado y pronto comenzó su carrera en el Departamento de Justicia, que duró de 1961 a 1969.

Firme defensor de los derechos civiles y opositor al racismo

En 1961, Ramsey Clark se convirtió en Secretario de Justicia Auxiliar de la administración Kennedy para la división de Tierras del Departamento de Justicia. Sin embargo, su trabajo principal fue la defensa de los derechos civiles contra el apartheid de Jim Crow en el sur y la violencia de las turbas y los gobiernos racistas. Fue el principal ejecutor del fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos de 1954, Brown v. Board of Education, contra los estados de Georgia, Carolina del Sur y Alabama. Se estancaron o se negaron a eliminar la segregación de las escuelas públicas ocho años después de la orden judicial. Ramsey trabajó allí directamente en 1962 y 1963 para supervisar la implementación del fallo.

En 1965, el presidente Lyndon Johnson nombró a Ramsey como Fiscal General Adjunto. Cuando las personas negras se dispusieron a marchar desde Selma a Montgomery, Alabama por el derecho al voto, fueron brutalmente agredidos por policías estatales de Alabama el 7 y 9 de marzo y enfrentaron el terror del KKK y del Consejo de Ciudadanos Blancos. Cuando miles de personas se reunían para una tercera acción pacífica que comenzó el 21 de marzo, Ramsey fue enviado para tratar de garantizar la protección de los manifestantes, con la presencia de soldados de la Guardia Nacional de Alabama bajo órdenes federales.

En junio de 1964, tres activistas de los derechos civiles, James Chaney, el joven negro de Mississippi de 20 años, y los jóvenes blancos Andrew Goodman y Michael Schwerner, fueron arrestados en Philadelphia, Mississippi por el alguacil adjunto Cecil Price, miembro de los Caballeros Blancos del KKK. Los liberó después de convocar a más miembros del Klan, quienes juntos torturaron y asesinaron a los tres jóvenes. Sus cuerpos fueron encontrados en agosto. El impactante episodio fue recibido con repulsión nacional y fue uno de los catalizadores de los actos de derechos civiles.

Ramsey Clark fue a ver a la familia de Chaney en su casa para decirles que se encontraron los cuerpos de James, Andrew y Michael. El joven Ben tenía solo 12 años. Cuando escuchó que su hermano había muerto, le dijo a Ramsey: “Pues creo que debo convertirme en presidente cuando crezca para cambiar todo esto”. Ben y su familia se mudaron a la ciudad de Nueva York para escapar de las amenazas de muerte. Como activista de la Liberación Negra de solo 17 años, Ben Chaney fue encarcelado con tres cadenas perpetuas en Florida, a pesar de no estar involucrado en el crimen por el que fue condenado. Ramsey nunca olvidó a Ben y el trauma que sufrió al perder a su hermano. Solicitó con éxito a la junta de libertad condicional de Florida la liberación de Ben, y fue liberado después de 13 años de prisión. Trabajó como empleado en el bufete de abogados de Ramsey durante años.

Ramsey Clark era un hombre de principios que sostenía sus puntos de vista de que el mayor peligro no eran los activistas contra la guerra o anti racista, sino las injusticias contra las que protestaban. Es famoso que se negó a permitir al FBI las escuchas telefónicas del líder de la liberación negra Stokely Carmichael (más tarde Kwame Touré) a pesar de la insistencia repetida de J. Edgar Hoover y el vicepresidente Hubert Humphrey. Ramsey rechazó las demandas de los políticos de enjuiciar a Stokely Carmichael por “ayudar e incitar a la evasión del servicio militar durante la guerra de Vietnam”.

Después de que Ramsey fuera reemplazado como Fiscal General con la elección de Richard Nixon, escribió un libro fundamental, Crime in America: Observations on Its Nature, Causes, Prevention and Control, que se centra en la causa real del delito, la pobreza y la desigualdad racial. Criticó abiertamente al director archirracista del FBI en el libro, diciendo: “Sr. Hoover me pidió repetidamente que autorizara las escuchas telefónicas del FBI al Dr. King cuando yo era fiscal general. Su última de estas solicitudes, ninguna de las cuales fue concedida, se produjo dos días antes del asesinato del Dr. King”. 

Mike Wallace, destacado periodista de CBS, en un programa de televisión nacional sobre las tácticas de chantaje de J. Edgar Hoover para intimidar a sus oponentes, comentó: “Sólo había un hombre que no temía enfrentarse a Hoover: Ramsey Clark”.

Un destacado internacionalista

Con su regreso a la práctica legal privada en 1969, Ramsey se convirtió en un destacado defensor de las víctimas de la política exterior de Estados Unidos. Viajaría a más de 120 países para expresar solidaridad con los pueblos oprimidos, desde Palestina hasta la India y Sudáfrica. Fue un firme oponente de todos los bombardeos, sanciones y ocupaciones estadounidenses, y trató de unir a la gente de los Estados Unidos y de todo el mundo a ese fin.

Los crímenes de guerra que expuso por sus valientes informes de primera mano convirtieron a menudo esos informes en la única fuente de verdad para contrarrestar las mentiras de la masiva propaganda de guerra estadounidense que precedió a las bombas. Tanto el establishment liberal como el neoconservador, que con frecuencia respaldaban al mismo tiempo una nueva aventura militar estadounidense, a menudo lo convertían en objeto de burlas campañas de desprestigio por parte del “grupo de taquígrafos del Pentágono”.

Pero Ramsey Clark nunca fue disuadido ni se desanimó, nunca tuvo miedo de los críticos de los medios y del gobierno, independientemente de las presiones políticas. Esto fue cierto cuando visitó Vietnam del Norte en 1972.

Invitado por la Comisión Internacional de Investigaciones sobre Crímenes de Guerra de los Estados Unidos en Indochina para unirse a una delegación de investigación a Vietnam en 1972, Ramsey aceptó. Visitó y entrevistó a soldados estadounidenses que eran prisioneros de guerra, y recorrió los diques y compuertas del norte que estaban siendo bombardeados intensamente. Los B-52 estadounidenses lanzaban bombas y mataban a civiles, golpeando su fuente de agua para destruir los medios de supervivencia de la gente en una población principalmente rural.

Cuando regresó a San Francisco y celebró una conferencia de prensa el 14 de agosto, Ramsey Clark dijo que los prisioneros fueron tratados bien. “He visto muchas prisiones en mi vida”, dijo, según el New York Times. “Estos 10 hombres fueron indudablemente tratados con humanidad, bien tratados. Sus habitaciones individuales eran mejores y más grandes que las habitaciones de prácticamente todas las cárceles que he visitado”.

Cuando se le preguntó si pensaba que el bombardeo estadounidense de objetivos civiles fue deliberado, respondió: “Estamos bombardeando al infierno ese pobre país. Estamos atacando a los hospitales. No puedo decirte si es deliberado. Pero para las personas que están siendo golpeadas, no hay mucha diferencia, ¿verdad?” Más de 3.000.000 de vietnamitas y 57.000 soldados estadounidenses murieron en el transcurso de la guerra.

Opuesto a sanciones mortales

Cuando terminó la guerra con la unificación de Vietnam y la victoria total en 1975, Clark hizo lo que ninguna otra voz líder contra la guerra hizo, reclamaba el fin de las sanciones. Para él, la guerra contra Vietnam no había terminado porque las sanciones económicas de Estados Unidos estaban castigando deliberadamente al país y negando su capacidad para recuperarse de la devastación, causando la muerte de miles más. Las sanciones finalmente terminaron en 1994, 19 años después.

A los pocos días de la invasión iraquí de Kuwait en agosto de 1990, Estados Unidos llevó a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU a imponer “sanciones”. Muchos en el movimiento por la paz de Estados Unidos presentaron el lema “Sanciones, no guerra”, accediendo a la primera etapa de la guerra inevitable. Ramsey y la coalición antiimperialista que ayudó a liderar denunciaron las sanciones como un medio de guerra, sabiendo que un bloqueo naval impuesto por Estados Unidos estaba calculado para matar de hambre a la gente primero y luego bombardear si el hambre no funcionaba.

La Coalición Nacional para Detener la Intervención de Estados Unidos en el Medio Oriente estaba encabezada por Ramsey y organizadores pacifistas. A las pocas semanas del atentado que comenzó el 16 de enero de 1991, Ramsey Clark dirigió un equipo de traductor, conductor y el cineasta Jon Alpert. Sin electricidad ni gasolina en el país y las bombas cayendo día y noche, viajó 2.000 millas por todo Irak.

Ramsey estaba decidido a demostrar que el mito del Pentágono del “daño colateral”, de la supuesta pérdida mínima de vidas, era una mentira absoluta destinada a suavizar el sentimiento antibélico en la población. La película de Jon Alpert, “Nowhere to Hide” (ningún lugar para esconder), fue el único metraje sin censura del atentado de 43 días.

Cuando Ramsey llegó a San Francisco poco después de su regreso de Irak a principios de febrero de 1991, habló ante una audiencia abarrotada de 1.200 personas en la Tercera Iglesia Bautista en el corazón de la comunidad negra. “Nowhere to Hide” fue una revelación impactante, ya que el video mostraba a Ramsey recorriendo pueblos y hospitales bombardeados en la película. La única planta de leche en polvo para fórmula infantil en el Medio Oriente fue destruida por las bombas estadounidenses. Toda la infraestructura del Iraq — plantas de tratamiento de agua y alcantarillado, la red eléctrica, aves de corral y ganado — todo desapareció 24 horas después de los primeros bombardeos intensos.

Hasta que esa película se proyectó en los Estados Unidos y en todo el mundo, todos los medios de comunicación importantes repetían las mentiras del Pentágono sobre los “daños colaterales” como si las víctimas civiles fueran un desafortunado accidente.

Esta es la mentira fabricada que se le dice al público sobre cada guerra y bloqueo de Estados Unidos, mientras que millones de personas enfrentan graves dificultades y hambrunas en los países bloqueados por Washington. A menudo le dije a la gente en estos últimos años, si Ramsey estuviera físicamente capacitado, estaría con el pueblo de Yemen, usando su fama internacional para arrojar luz sobre el genocidio cometido por Arabia Saudita, totalmente respaldado por el imperialismo estadounidense.

El libro de Ramsey sobre la Guerra del Golfo “The Fire This Time” detalla la destrucción de la infraestructura civil de Irak, la muerte de 250.000 personas por las bombas.

Cuando las tropas estadounidenses regresaron a casa, continuaron los siguientes 12 años de bloqueo total de Estados Unidos, las “sanciones” eufemísticas que aplaudieron algunos liberales. El bloqueo mató a más de 1,5 millones de iraquíes hasta la invasión y ocupación de 2003.

Ramsey presentó sus hallazgos anuales sobre los efectos de esas sanciones asesinas a las Naciones Unidas. Viajó una y otra vez a Irak. Tuve el honor de acompañarlo a él en 1997 y a una delegación de otros 84 organizadores, abogados, médicos y sindicalistas en mayo de 1998. Atravesamos el horror de un hospital tras otro donde no existían medicamentos ni equipos de trabajo porque las sanciones de Estados Unidos y la ONU prohibían incluso la llegada de aspirinas. La situación era espantosa: los bebés morían de infecciones tratables, los ancianos y los jóvenes morían de la exposición al uranio empobrecido de las bombas estadounidenses.

Mi película, “Genocidio por sanciones: el caso de Irak”, que documenta el viaje de Ramsey en 1997, expuso el tema de “sanciones, no guerra” por lo que realmente es: una mentira.

Ramsey era un ferviente defensor de los derechos del pueblo palestino y era una figura querida en todo el mundo árabe. Fue el abogado de la Organización de Liberación de Palestina en los Estados Unidos y en muchos escenarios legales internacionales cuando casi nadie más en los Estados Unidos estaba dispuesto a apoyar la justa causa del pueblo palestino y árabe. Ramsey llevó a cabo esta solidaridad con el pueblo palestino y árabe durante las décadas en las que el gobierno israelí y la ridícula afirmación de la derecha de que hacerlo era antisemita fue aún más dominante. Fue uno de los críticos más destacados en el oeste del régimen títere estadounidense del Sha en Irán.

Ramsey Clark recibe la Medalla de la Solidaridad de Cuba. Con él, Madres de los Cinco Cubanos, Mirta Rodríguez, Irma Sehwerert, Magali Llort. Crédito: Gloria La Riva

Cuba fue de enorme importancia para Ramsey Clark y viajó a la isla muchas veces. Alabó los logros sociales de Cuba y brindó su apoyo activo a la “Caravana de la Amistad” de Pastores por la Paz cuando cruzó a México en su camino a Cuba en 1993. Pidió el regreso inmediato a casa de Elián González, de seis años. Dijo sobre el encarcelamiento injusto de los Cinco Cubanos en los Estados Unidos que si él fuera fiscal general habría desestimado sus cargos. Por sus años de apoyo a Cuba y su oposición al bloqueo genocida de Estados Unidos, fue galardonado con la Medalla de la Solidaridad en 2012, acompañado por las madres de los Cinco Cubanos.

Ramsey hizo varios viajes a la República Popular Democrática de Corea o Corea del Norte, así como a Corea del Sur. En 2001 fue el orador principal y jurista principal del Tribunal Internacional sobre Crímenes de Guerra de Estados Unidos en la Guerra de Corea. El Tribunal presentó el testimonio de expertos y contó con la participación de personas de todo el mundo. El último viaje de Ramsey a Corea del Norte fue en julio de 2013 para conmemorar el 60 aniversario del Acuerdo de Armisticio que puso fin a las hostilidades militares en Corea en 1953. Mientras estaba en Pyongyang y en viajes posteriores a Seúl y Tokio, Ramsey habló elocuentemente sobre la necesidad de poner fin a las sanciones contra Corea del Norte y exigió que Estados Unidos firmara un tratado de paz con Corea del Norte para poner fin a la Guerra de Corea de una vez por todas.

No hubo una lucha o causa por la justicia social que Ramsey no apoyara.

Cualquiera que tuviera la oportunidad de pasar unas horas con él obtendría una lección de historia memorable de sus experiencias. Una vez lo llevé en California a un compromiso universitario de tres horas de ida y vuelta. Ramsey me contó toda la historia de la vida de Ruchell Magee, a quien intentó liberar en apelaciones, y la crueldad absoluta a la que ha sido sometido por el sistema de “justicia”.

Él era un firme creyente en los derechos soberanos de los pueblos indígenas y fue fundamental para resolver reclamos de tierras clave que no se habían hecho en 50 años.

El 1 de enero de 1994, cuando se levantó la rebelión zapatista en Chiapas, México, Ramsey, fiel a su estilo, supo que tenía que estar allí para investigar y mostrar su apoyo. Tuve la suerte de estar en ese pequeño equipo con Brian Becker y otros a la semana del levantamiento. La acción heroica del pueblo indígena maya fue impulsada por el tratado de libre comercio TLCAN, firmado por los presidentes Bill Clinton y Carlos Salinas. Los zapatistas sabían que el TLCAN destruiría sus medios de vida al inundar México con productos estadounidenses como el maíz.

El miedo a la represión del ejército mexicano era palpable. La prensa mexicana e internacional, y los liberales que simpatizan con la difícil situación de los pueblos indígenas, no obstante, se mostraron reacios a dar crédito a la lucha armada. Al concluir nuestra visita, Ramsey declaró a cientos de periodistas en una conferencia de prensa en un hotel en San Cristóbal de las Casas que su lucha armada — “el disparo que se escuchó en todo el mundo” como él la llamó — estaba totalmente justificada.

Ramsey era abogado de apelaciones del prisionero político nativo Leonard Peltier, quien hoy todavía se encuentra en una prisión federal de Estados Unidos 45 años después de haber sido condenado falsamente por el FBI. En un mitin masivo bajo techo en San Francisco de casi 1.000 personas el 16 de noviembre de 1997 para Leonard, Ramsey dijo a una multitud que lo vitoreaba: “Todos saben, y sobre todo los fiscales y el FBI, que Leonard Peltier es inocente del crimen por el cual ha sido condenado … Es fundamental que liberemos a Leonard Peltier y, al hacerlo, reconozcamos a los pueblos indígenas y nativos como los primeros, los primeros, los primeros entre iguales. Hasta que Leonard sea libre, todos corremos riesgos. Representa si el pueblo estadounidense tiene la voluntad de enfrentarse finalmente a los poderosos intereses económicos que controlan los medios de comunicación y el complejo militar-industrial, que están asolando a los pobres en todo el planeta. Si tenemos la voluntad de levantarnos y detener al gobierno estadounidense en su camino antes de que sea demasiado tarde”.

Temprano a la mañana siguiente, Ramsey voló desde San Francisco a Yugoslavia para mostrar su apoyo a ese país atribulado. Yugoslavia era en ese momento el único gobierno socialista en Europa que no había sido derrocado por las contrarrevoluciones capitalistas que barrieron la región entre 1988 y 1991. Pero Estados Unidos estaba decidido a destruir al gobierno y dos años después lo hizo. En marzo de 1999, comenzó la campaña de bombardeos de 73 días por Estados Unidos y la OTAN con el pretexto de defender a una minoría musulmana en la provincia serbia de Kosovo.

La demonización del imperialismo estadounidense del líder de Yugoslavia Milosevic en los medios corporativos neutralizó efectivamente muchas de las organizaciones pacifistas tradicionales de Estados Unidos. Pero miles de personas del ala antiimperialista del movimiento contra la guerra de Estados Unidos salieron a las calles. Pronto todo el pueblo de Yugoslavia se convirtió en objetivo de la OTAN. La OTAN, bajo el liderazgo del Pentágono y la Administración Clinton, lanzó 28.000 bombas y misiles sobre este pequeño país de Europa central. Muchos liberales, incluso algunos activistas progresistas bien conocidos, lamentaron la activa defensa de Yugoslavia por parte de Ramsey. Solo vieron lo que CNN, NBC y el New York Time querían que vieran: Milosevic como el único ocupante de Yugoslavia.

Pero Ramsey, guiado por su brújula moral, conocía las mentiras de la máquina de propaganda del Pentágono. Tan pronto como empezaron a caer las bombas, el 24 de marzo de 1999, tuve el privilegio de volar una vez más con él, esta vez a Hungría. Nos llevaron a Belgrado, Yugoslavia, el quinto día de la guerra para documentar los efectos devastadores sobre la población civil.

Se convirtió en mi documental, “La OTAN apunta a Yugoslavia”. Literalmente, todos los días de la guerra, CNN informaría que el bombardeo del día anterior fue “el bombardeo más pesado por las fuerzas de la OTAN”. Ramsey voló allí el día 55 de la guerra. Lo acompañé de nuevo.

Gloria La Riva y Ramsey Clark, Nueva York, 21 sept. 2020

Un episodio especialmente dramático con Ramsey ocurrió cuando la contrarrevolución tuvo lugar en Yugoslavia a fines de junio de 2001. Milosevic fue derrocado en una “revolución de color” diseñada por la CIA. El nuevo gobierno golpista rápidamente comenzó a arrestar a socialistas yugoslavos y otros patriotas que lideraron la resistencia al bombardeo de la OTAN de 1999.

Ramsey decidió que quería volar allí de inmediato. Para entonces, la embajada de Yugoslavia en Washington, D.C. había cambiado de manos al ala derecha y le negó la visa. Eso no detuvo a Ramsey. Me llamó a San Francisco y me dijo: “Toma el próximo vuelo a JFK. Puedo verte en el aeropuerto”. Cuando llegué, atravesamos la terminal lo más rápido que pudimos. La puerta del avión se estaba cerrando, lista para despegar.

Cuando finalmente llegamos a Belgrado, nos paramos en la fila de inmigración y cuando nos acercábamos a la ventana, el personal la cerró de golpe. Los funcionarios se acercaron a nosotros y nos dijeron: “Tienen que salir del país, no pueden quedarse”. Vuelve al avión ahora mismo”. Ramsey dijo: “Soy Ramsey Clark y …”, a lo que respondieron “Sabemos quién eres, súbete al avión”. Dijimos: “No, tenemos que hacer una llamada telefónica a nuestros anfitriones que esperan afuera”. Nuestros amigos del Partido Socialista estaban esperando para recogernos.

Ese avión despegó. Otro avión se deslizó por la pista de regreso a París. Una vez más, los funcionarios insistieron: “¡Sube a este avión, ahora!” Nos negamos. Entonces ese también despegó. Cuánto tiempo podríamos continuar, no lo sabíamos.

Entonces aparecieron y se nos acercaron dos policías, una mujer y un hombre. La joven dijo: “Por favor, denme sus pasaportes”. El hombre me dijo: “Sígueme”. Y me llevó a la terminal del aeropuerto, me llevó a un quiosco y me dijo: “Puedes hacer tu llamada telefónica”. Cuando regresé a Ramsey, la mujer policía nos entregó nuestros pasaportes, con visas. Ella le dijo emocionada a Ramsey: “Nunca olvidaremos lo que Ud. hizo por nuestra gente, apoyándonos durante la guerra. Mi hermano estaba en el ejército y resultó herido peleando”.

Hizo una pausa y dijo alegremente: “¡Nos veremos esta noche en el mitin!”

Cuando llegamos a la manifestación masiva de protesta por el arresto ilegal y el secuestro de Milosevic en La Haya por cargos falsos de la corte imperialista, la multitud vitoreó a Ramsey. Lo vieron como un verdadero amigo. Fue toda una aventura, como una que solo puede suceder en una película.

Un humanitario amado en todo el mundo

En enero de 2004, Ramsey Clark y yo estuvimos en el Foro Social Mundial en Mumbai, India. Estuve allí por la lucha por la libertad de los Cinco Cubanos. Por supuesto, Ramsey también habló en su nombre y sobre otros temas en nuestros días allí. Al final de una de sus presentaciones, entró Winnie Mandela. Me quedé atónita ante la presencia de esta líder revolucionaria. Dijo en voz alta mientras se acercaba para abrazar a Ramsey: “Cuando escuché que Ramsey Clark estaba aquí, tuve que venir a verlo”. Tuvieron un intercambio cálido y feliz.

Más tarde ese día, me comentó: “Ella sufrió tanto como Nelson Mandela si lo piensas bien. Sufrió encarcelamiento, abuso policial, destierro, aislamiento de sus hijos y esposo”. Me dijo que fue a Sudáfrica a visitarla una vez. Desterrada, ni siquiera podía abrir la puerta para dejarlo entrar y no podía salir de su casa. Y solo porque Ramsey puso su mano en la mosquitera de la puerta como un “apretón de manos” para tocar su mano a través de la mosquitera, se vio obligada a un destierro más aislado.

Ramsey era conocido y amado en todo el mundo por millones de personas a las que defendía.

He sido testigo de muchas de esas expresiones de admiración y amor por las misiones internacionalistas de Ramsey como para relatarlas aquí. La vida legal y política de Ramsey Clark ha llenado libros y archivos de bibliotecas. Se podría decir mucho más.

Se cuenta una historia especial de su vida en el galardonado documental producido por el reconocido cineasta Joe Stillman, “Citizen Clark: A Life of Principle”. Joe dice: “Cuando supe los detalles de su vida, supe que tenía que contar su historia. Tenía la opción de comprarme una casa o invertir mi dinero en una película sobre Ramsey. Me alegro de haber documentado su vida. Lo volvería a hacer en un santiamén “.

En Yugoslavia, en el primer viaje de Ramsey en tiempos de guerra en marzo de 1999, yo lo estaba filmando mientras hablaba ante una audiencia abarrotada de académicos, juristas y abogados. Mencionó que era el 50 aniversario de su matrimonio con su esposa Georgia, y habló con mucho amor y afecto sobre ella. Dijo que ella apoyó su ausencia durante su aniversario como necesaria para defender a quienes necesitaban una defensa. Georgia compartió su creencia en la justicia social y trabajó durante años en su despacho jurídico, mientras criaban a dos hijos, Tom y Ronda. También viajaban con frecuencia en familia.

Lamentablemente, Georgia murió en 2010. Tom, un abogado ambiental en el Departamento de Justicia, murió de cáncer a los 59 años en 2013. Ronda es sorda y tiene una discapacidad del desarrollo y ha vivido en casa toda su vida. Ha estado haciendo la transición a una escuela especial en la ciudad de Nueva York, anticipándose al fallecimiento de Ramsey. Ramsey Clark la crió solo después de la muerte de Georgia. Atesoraba a Ronda y le encantaba decir: “Ella es la jefa de la casa”. Sus familiares sobrevivientes cercanos son su hermana Mimi Clark Gronlund, su cuñada Cheryl Kessler Clark, tres nietas Whitney, Taylor y Paige Clark y la familia extendida.

Es tan inusual que una persona como Ramsey Clark defienda sin concesiones los verdaderos derechos humanos y tenga la valentía de defender esas creencias. Lo extrañaremos profundamente aquí y en todo el mundo.

Related Articles

Back to top button
Close