Desde principios de julio, el presidente iraní Hassan Rouhani y otros funcionarios han estado anunciando la intención de Irán de ir más allá de las restricciones establecidas por el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA por sus siglas en inglés). Específicamente, Irán ha dicho que enriquecería el uranio por encima de los términos del acuerdo y que también permitiría que la cantidad de uranio almacenado exceda el límite de peso especificado por el JCPOA.

Según el JCPOA, el acuerdo que Irán firmó con los EE.UU., el Reino Unido, Francia, Alemania, la Unión Europea, Rusia y China en 2015, Irán se vio obligado a limitar su nivel de enriquecimiento de uranio al 3,67 por ciento. Y cada inspección internacional desde ese momento ha confirmado la conformidad de Irán.

En mayo de 2018, la administración Trump violó unilateralmente el JCPOA, un acuerdo que firmó el gobierno de los Estados Unidos, e impuso severas sanciones a Irán. Todos los demás signatarios del JCPOA declararon que todavía cumplirán con el acuerdo. Sin embargo, eso no es un consuelo para Irán, dado de que las sanciones de los Estados Unidos no sólo prohíben a las entidades estadounidenses comerciar con Irán, sino que impiden de manera efectiva a todo el mundo comerciar.

Irán ha declarado repetidamente que para mantenerse en el acuerdo necesitaría ver beneficios reales. Si no puede comerciar internacionalmente, ¿cuál es el punto de que Irán cumpla con las restricciones del JCPOA? Dado el hecho de que Estados Unidos violó abiertamente el JCPOA hace 14 meses, no es sorprendente que Irán ya no se vea obligado a cumplir los términos del acuerdo. En todo caso, es sorprendente que Irán se ha mantenido dentro de los límites del acuerdo durante tanto tiempo.

El uranio enriquecido de entre 3 a 5 por ciento de pureza se usa principalmente para plantas de energía. Irán tiene una planta de energía nuclear en Bushehr que necesita este uranio de bajo enriquecimiento para su combustible. El uranio altamente enriquecido (alrededor del 20 por ciento) tiene, entre otras cosas, usos médicos, como tomografías computarizadas. El uranio apto para armas está en el rango de más del 90 por ciento y es el material utilizado para las bombas nucleares.

En este momento, Irán pretende enriquecer uranio hasta un 4,5 por ciento, aunque se ha hablado de subir hasta un 20 por ciento. La forma en que los medios corporativos cubren este desarrollo a menudo carece de contexto, y presenta los anuncios de Irán como otra indicación de la naturaleza agresiva del gobierno de ese país. A menudo usan términos como Irán está “avanzando lentamente hacia el enriquecimiento de grado de armas”. Esa absurda acusación es como decir que viajando de Florida a Georgia, ¡está avanzando lentamente hacia el Polo Norte!

Según el JCPOA, Irán está obligado a mantener dentro de sus fronteras 300 kilogramos (661 libras) de uranio enriquecido, y debe enviar al extranjero cualquier uranio enriquecido por encima de este límite. El supuesto propósito de imponer este límite era evitar que Irán intente desarrollar armas nucleares, que requieren altas cantidades de uranio. Realmente, Irán almacenando uranio más enriquecido no debería preocupar a nadie. Además de una docena de otros países nucleares, el propio Irán solía tener más de 300 kg de uranio enriquecido antes del JCPOA.

¿Seguridad con armas nucleares en manos imperialistas?

La absoluta hipocresía de las restricciones y los límites impuestos a Irán queda al descubierto por el hecho de que los imperialistas estadounidenses y europeos no sólo tienen almacenado toneladas de uranio enriquecido, sino también miles de ojivas nucleares activas. Pero los medios corporativos nos llevan a creer que Irán sobrepasando el límite de 300 kg es una amenaza existencial para la humanidad.

El principio subyacente del JCPOA es que las potencias imperialistas en posesión de una reserva terrorífica de armas nucleares tienen el derecho de prohibir que un país oprimido posea cantidades significativas de uranio enriquecido. Entonces, los Estados Unidos está violando un acuerdo que ya es sumamente injusto contra Irán.

Como era de esperar, el gobierno de Trump reaccionó a los anuncios de Irán con más amenazas. El secretario de Estado Mike Pompeo prometió aún más sanciones. La nueva secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, se mostró creativa e hizo la siguiente declaración cómica: “Hay pocas dudas de que incluso antes de la existencia del acuerdo, Irán estaba violando sus términos”. ¿Cómo puede un país violar los términos de un acuerdo antes de la existencia del trato? Es algo que sólo la Casa Blanca puede explicar.

¿Será Instex un cambio de juego?

Desde la violación del JCPOA por Trump, Irán ha exigido que los tres grandes países de la Unión Europea, el Reino Unido, Francia y Alemania, le proporcionen formas de participar en el comercio internacional. En el verano de 2018, los europeos anunciaron la creación de un instrumento financiero, que se llama Instex. La EU3 establecería a Instex como un mecanismo de comercio que evita las transferencias financieras directas y en lugar, compensar los saldos entre importadores y exportadores del lado europeo. Esto potencialmente permitiría a Irán comerciar con los gobiernos y entidades privadas sin ser detectado por los EE.UU., evitando las sanciones de Estado Unidos.

Irán probablemente permanecería dentro del JCPOA si Instex se convierte en una realidad. Hasta ahora, el EU3 ha sido extremadamente lento para avanzar en esta iniciativa. Por un lado, quiere demostrar cierto nivel de independencia con respecto a los EE.UU. Trump, llamando al JCPOA el “peor acuerdo jamás hecho”, reveló la poca consideración que su gobierno tiene para los socios imperialistas menores de los Estados Unidos. Por otro lado, la UE3 no quiere arriesgar la ira de su socio mayor, el mandamás del mundo imperialista.

La decisión de Irán de romper los límites del JCPOA es probablemente una forma de decirle a la UE3 que, después de más de un año, Irán no está dispuesto a cumplir el acuerdo mientras que la UE3 se niega a tomar medidas prácticas para ayudar a Irán a pasar por alto las sanciones unilaterales. Irán sabe que la administración Trump está ejerciendo la máxima presión para asustar a los europeos y hacer que Instex no funcione. O la EU3 se ve obligado a ceder a la presión de los Estados Unidos y desechar efectivamente a Instex, o decide hacerlo funcional. En el último caso Irán tendrá motivos para permanecer dentro del JCPOA.

La EU3, por lo tanto, está caminando una cuerda de equilibrista. La captura de un petrolero iraní por parte de la Armada británica cerca de Gibraltar el 4 de julio es un paso para apaciguar a los Estados Unidos. Los británicos afirman que están aplicando sanciones de la Unión Europea (no de la ONU), que prohíben las exportaciones de petróleo a Siria. Lo que otorga a la UE el derecho de prohibir los envíos de petróleo a Siria e incluso incautar a un petrolero que se dirige a ese país es el excepcionalismo imperialista.

Siria no está ubicada en Europa y los europeos no deben determinar si reciba o no envíos de petróleo. Pero dada la disminución de la oposición apoyada por Occidente en Siria — fundamentalistas reaccionarios como ISIS, Al Qaeda y varias fuerzas afines aliadas con ellos — los europeos no habían tomado ninguna medida hasta ahora para reforzar las sanciones contra Siria. Irán ha anunciado que el petrolero ni siquiera se dirigía a Siria. Por lo tanto, la incautación del petrolero por parte de los británicos, que aún no han liberado al petrolero al momento de escribir este artículo, es la manera que tienen los europeos de “ponerse duros con Irán”. No sorprende que la incautación haya alcanzado la entusiasta aprobación de John Bolton.

Mientras tanto, en una declaración que va contraria a la incautación del petrolero, el 4 de julio, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, anunció: “Queremos que Instex entre en vigencia en unos pocos días, y espero que podamos operar en unos pocos días. Espero que la primera transacción se completa en unos pocos días. … La primera transacción será limitada, pero este es un punto de partida y esperamos que Instex sea una herramienta eficiente”.

El 7 de julio, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, declaró que todas las medidas que Irán ha tomado del acuerdo nuclear “son reversibles”, pero sólo si la UE3 cumple con el acuerdo y “contrarresta el unilateralismo estadounidense”.

En lugar de acciones descabelladas e impredecibles de líderes locos empeñados en fabricar armas nucleares, la decisión de Irán de superar los límites del JCPOA es una acción deliberada destinada a obligar a la UE a hacer que Instex funcione.

Tarea de los progresistas en los Estados Unidos

Es importante que las fuerzas progresistas y en contra de la guerra en los Estados Unidos sean claras sobre la esencia de este conflicto entre la administración Trump y la República Islámica de Irán. Este es un caso claro de un país imperialista, el jefe del club imperialista, que estrangula económicamente a un país oprimido. También existe la posibilidad de una guerra, con el peligro de otra guerra genocida de los Estados Unidos en el Medio Oriente. La percepción liberal común de un conflicto entre dos grupos de chicos malos que van uno contra el otro, simplemente tergiversa y distorsiona la realidad. Liberales critican a Trump sólo por sus métodos, no por la esencia imperialista de su política.

Cuando el gobierno de Bush anunció su intención de invadir Irak en 2003 basándose en la ridícula afirmación de que Irak poseía armas de destrucción masiva, el Partido Demócrata no se opuso a la guerra. Prácticamente todos los demócratas, ciertamente todos los líderes, se alinearon para apoyar la guerra, por ejemplo, Nancy Pelosi, Hillary Clinton y Chuck Schumer.

Hoy, la Coalición ANSWER, de la que es miembro el Partido por el Socialismo y la Liberación, no exige que Trump desarrolle una estrategia integral hacia Irán o que defienda mejor sus acciones agresivas contra Irán. Estamos exigiendo el fin inequívoco de las hostilidades estadounidenses contra Irán. Exigimos que no haya sanciones, ni amenazas, ni agresión, ni guerra contra Irán.

Construir un movimiento contra la guerra exige mucha lucha, pero también claridad sobre la naturaleza del imperialismo. Construyamos un movimiento para oponernos a la guerra de los Estados Unidos y otras formas de agresión.