EspañolFeatures

La Parálisis Termina: Trump, el Fascismo y el Estado Capitalista

CAPTION: Muchedumbre de partidarios de Trump frente al Capitolio el 6 de enero, 2021. Crédito: TapTheForwardAssist (Wikimedia Commons)

Declaración del Partido por el Socialismo y la Liberación

La parálisis de la clase dirigente capitalista de los Estados Unidos después del asalto del 6 de enero, instigado por Trump y liderado por los fascistas contra el Congreso estadounidense, y las continuas amenazas de las organizaciones fascistas armadas, se detuvo abruptamente el 12 de enero con la carta pública enviada a todos los miembros de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, firmados por los ocho generales que componen el Estado Mayor Conjunto del Pentágono. La declaración decía: “El violento motín en Washington, D.C. el 6 de enero de 2021 fue un asalto directo al Congreso de los Estados Unidos, el Capitolio y nuestro proceso constitucional … [y fue el resultado de] la sedición y la insurrección”.

La carta enviada a más de 1,3 millones de miembros de las fuerzas armadas por los altos mandos del Pentágono es una clara señal de que están preocupados de que las fuerzas militares se estén involucrando o participen en la conspiración sediciosa. Esta carta se produce después de la declaración extraordinaria del 3 de enero de los diez antiguos Secretarios de Defensa vivos, advirtiendo a los funcionarios del Pentágono que no permitan que se utilice el ejército para alterar el resultado de las elecciones de 2020.

También el 12 de enero, los líderes del Partido Republicano comenzaron a desertar de Trump. La representante Liz Cheney, la republicana de tercer rango en la Cámara de Representantes, anunció que votaría por el juicio político y el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, hizo saber a los medios de comunicación que pensaba que Trump había cometido delitos impugnables. Esta constituye la primera ruptura real dentro del liderazgo republicano contra Trump. Cheney dijo: “El presidente de los Estados Unidos convocó a la mafia y encendió la llama de este ataque”, y agregó: “Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de su juramento de cargo y de la Constitución”. El representante republicano de la Cámara de Representantes, John Katko, el principal republicano del Comité de Seguridad Nacional, dijo: “Permitir que el presidente de los Estados Unidos incite este ataque sin consecuencias es una amenaza directa para el futuro de nuestra democracia”.

También el 12 de enero, el FBI organizó la primera conferencia de prensa en la que el Fiscal de los Estados Unidos en funciones para el Distrito de Columbia, Michael Sherwin, declaró que habían iniciado “una importante operación internacional de contrainteligencia o contraterrorismo” cuyas “únicas órdenes de mi parte son construir cargos sediciosos y de conspiración”. Sherwin anunció que ya se habían presentado cargos contra 70, que se estaban preparando cargos contra 100 personas más y señaló que “sospecho que ese número va a aumentar a cientos”. Steven D’Antuono, subdirector a cargo de la división del FBI en Washington, declaró: “La brutalidad que el pueblo estadounidense observó con sorpresa e incredulidad el día 6 no será tolerada por el FBI”, y agregó que “el FBI tiene una larga memoria y un amplio alcance”.

Poderosas empresas de tecnología también se han unido para prohibir que Trump use las plataformas de redes sociales sobre la base de que usó estas mismas redes para incitar a un asalto violento contra la sede del gobierno. Trump está prohibido en Twitter, Facebook y ahora en YouTube, así como en muchos otros.

El mismo día, una gran cantidad de corporaciones capitalistas, bancos y otras instituciones tomaron medidas para romper cualquier asociación con Trump o su empresa familiar. Deutsche Bank, que ha sido el principal prestamista de Trump durante décadas, anunció su decisión de no hacer negocios con Trump ni su empresa en el futuro. La Organización Trump debe al Deutsche Bank más de 400 millones de dólares. La PGA dijo que ya no celebraría el Campeonato de la PGA en el Trump National Golf Club en Nueva Jersey, que se había fijado para mayo de 2022. Las universidades despojaron a Trump de títulos honoríficos. Shopify, la empresa que atiende sitios de comercio electrónico, cerró a las tiendas en línea vinculadas a Trump. La plataforma de pago en línea Stripe ya no procesará pagos para el sitio web de la campaña de Trump.

La conservadora Asociación Nacional de Fabricantes (NAM) había emitido anteriormente una declaración que apoyaba la destitución de Trump antes del final de su mandato que decía:

“Manifestantes violentos armados que apoyan las afirmaciones infundadas del presidente saliente Trump de que de alguna manera ganó una elección, que en realidad perdió de manera abrumadora, han asaltado el Capitolio de los Estados Unidos … A lo largo de todo este repugnante episodio, miembros de su propio partido han aclamado a Trump, echando leña al fuego de la ira violenta. Esto no es ley y orden. Esto es un caos. Es la regla de la mafia. Es peligroso. Esto es sedición y debe tratarse como tal. El presidente saliente incitó a la violencia en un intento por retener el poder”.

Casi una semana de parálisis y pasividad

La declaración de la NAM, emitida pocas horas después de que la mafia llegara al Capitolio, fue una excepción. Los centros clave del poder de la clase dominante experimentaron una ola de conmoción y parálisis en los primeros días posteriores al golpe de Estado, reacios a desplegar las fuerzas del estado en una seria represión contra los fascistas.

Teniendo en cuenta las circunstancias, no es de extrañar que esta fuera la reacción inicial. Era obvio que el ataque fue un “trabajo interno” que involucró a elementos del estado, pero no estaba claro exactamente hasta dónde llegó esta conspiración. El video mostró a los agentes de la Policía del Capitolio abriendo barricadas para permitir que la mafia avanzara hacia el Congreso. Los empleados atrincherados dentro de la oficina de la representante Ayanna Pressley descubrieron que los botones de pánico — en caso de emergencia — que estaban instalados habían sido arrancados misteriosamente. El Secretario de Defensa y el Secretario del Ejército ignoraban las súplicas de desplegar la Guardia Nacional.

Los miembros del Congreso incluso tenían motivos para sospechar que sus propios colegas estaban en el plan. La representante Mikie Sherrill dijo que presenció, “miembros del Congreso que tenían grupos que pasaban por el Capitolio que vi el 5 de enero para el reconocimiento del día siguiente”. Aproximadamente la mitad de los miembros republicanos de la Cámara y una cuarta parte de los senadores republicanos habían apoyado públicamente el llamado de Trump de negarse a certificar los resultados de las elecciones. Hubo pánico y confusión por parte de los miembros de la élite política que se apresuraron a averiguar hasta qué punto los golpistas habían penetrado en las instituciones del estado y qué habían planeado a continuación.

El 6 de enero fue la fase uno de un intento de golpe

Según los propios códigos legales de la clase capitalista, este era un ejemplo clásico de conspiración sediciosa: usar “la fuerza para prevenir, obstaculizar o retrasar la ejecución de cualquier ley”. Una turba liderada por fascistas, incitada por el presidente en un mitin cuidadosamente coreografiado cerca del edificio del Capitolio, marchó hacia el Congreso y luego lo invadió, utilizando la violencia y la intimidación no como protesta sino para prevenir físicamente la transferencia de poder legalmente ordenada después de una elección. Incluso si la mafia encabezada por los fascistas carecía de un plan sobre cómo mantener el edificio y simplemente tenía la intención de “esperar más instrucciones” del presidente, este fue un momento catalizador para una extrema derecha desatada.

Lo que estaba en juego no era la aprobación de tal o cual proyecto de ley, sino quién controlaría a todo el gobierno y su aparato represivo. Buscaban a Mike Pence, Nancy Pelosi y otros políticos importantes con la intención de capturarlos y mantenerlos como rehenes, obligándolos a cambiar su voto o matarlos. Golpearon a un oficial de policía del Capitolio hasta matarlo, hirieron a otras 50 personas y, al parecer, atacaron a oficiales de policía negros. Cinco personas murieron durante el asedio.

Si bien algunos oficiales se resistieron a la toma del edificio, otros policías del Capitolio lo estaban facilitando. En particular, el sindicato de la Policía del Capitolio celebró su fiesta anual en el Hotel Internacional Trump en 2019. No parecía haber ninguno de los protocolos normales para defender el edificio y, según los informes, algunos de los altos mandos de la agencia desaparecieron sin explicación. Aquellos de nosotros que hemos organizado protestas masivas en D.C. durante años conocemos la enorme variedad de agencias policiales y el vasto armamento a su disposición, que con frecuencia se despliega para proteger edificios federales. Durante semanas había sido obvio que se había planeado una movilización de extrema derecha en el Capitolio para el 6 de enero y, sin embargo, numerosos llamamientos anticipados de respaldo quedaron sin respuesta.

No todos los hechos están disponibles sobre cómo se llevó a cabo la incautación del edificio, pero cuando salgan, la Casa Blanca y el Departamento de Defensa demostrarán ser tan culpables como la Policía del Capitolio. Por ejemplo, el Jefe de la Policía del Capitolio hizo un llamamiento urgente al recientemente nombrado Secretario de Defensa de Trump, Christopher Miller, alrededor de las 2:22 p.m. ese día para enviar unidades de la Guardia Nacional para reforzar el Capitolio. Miller solo dio su aprobación formal para enviar refuerzos a la Guardia tres horas después, a las 5:45 p.m., según el Pentágono. Uno solo puede asumir que al no actuar antes, Miller estaba siguiendo la directiva del propio Trump.

Mientras los fascistas dispersaron temporalmente el Congreso a primera hora de la tarde y le impidieron certificar el voto del Colegio Electoral en ese momento, la operación liderada por los fascistas comenzó a tambalearse después de dos horas. Trump les prometió que se reuniría con ellos en el Capitolio, pero no se presentó. En su lugar, fue a los teléfonos y comenzó a llamar a los miembros del Congreso, que luego se escondían o se refugiaban en el lugar, indicándoles que demoraran o anularan el proceso de certificación. Aparentemente, Trump estaba esperando a ver qué podría ocurrir, pero se desanimó cuando la escena se convirtió en un caos, en violencia y muerte y se retiró, lanzando un mensaje de video televisado que le decía a la mafia que los amaba pero que era hora de irse a casa.

El ataque fue instigado por el presidente y organizado con la obvia complicidad de elementos de las fuerzas del orden del Capitolio y del Pentágono. Sería absurdo si el castigo por este ataque sin precedentes al Capitolio fuera que Trump simplemente perdiera su cuenta de Twitter. Incluso mientras se está formando un nuevo consenso de la clase dominante contra Trump, nadie de la clase política o dentro de la estructura de mando de la policía y el ejército ha sido implicado criminalmente.

Lecciones del ascenso del fascismo en las décadas de 1920 y 1930

En un momento como este, es de vital importancia estudiar historia. El ascenso del fascismo es una característica orgánica de la degeneración del capitalismo. A fines de 1940, y solo una década después del colapso de la bolsa de valores de 1929 que inauguró la Gran Depresión, el fascismo dominaba no solo a Alemania e Italia, sino a casi todos los países de la Europa continental. En el período anterior a que Hitler se convirtiera en canciller en enero de 1933, Alemania era considerada el país más progresista de Europa. Tenía un partido socialista enorme, un partido comunista y un movimiento sindical, así como el movimiento por los derechos de las mujeres más avanzado de su época y el primer movimiento pionero en la historia por lo que décadas más tarde se convertiría en una lucha mundial por los derechos de los homosexuales. Sin embargo, Alemania sucumbió al nazismo y todos esos movimientos fueron destruidos. El fascismo debe combatirse activamente en un frente unido de las fuerzas de la sociedad que serían destruidas si fuera victorioso. Los orígenes del fascismo son el capitalismo y la disolución final del fascismo radica en la victoria del socialismo.

Por supuesto, la situación política, económica e internacional es muy diferente hoy en día para la clase dominante estadounidense en comparación con la clase dominante alemana de principios de la década de 1930. En general, la clase dominante estadounidense prefiere una forma democrática para la estabilidad del gobierno burgués. Se opone a Trump como un desestabilizador y disruptor de su sistema.

La Alemania nazi fue inspirado por y estudió los códigos legales del Jim Crow South, el germen estadounidense del fascismo. Los juristas nazis se inspiraron no solo en el sur de Jim Crow, sino también en el genocidio y el internamiento de los pueblos indígenas y la segregación de los pueblos asiáticos en Occidente. Los registros reflejan reuniones de alto nivel en las que los funcionarios nazis claramente consideraron el ejemplo estadounidense como el modelo legal más relevante para su nuevo estado. La admiración fue en ambos sentidos. La Asociación de Abogados de Nueva York agasajó a una delegación de funcionarios legales nazis justo después de la infame manifestación de Nuremberg y todo tipo de altos funcionarios e importantes industriales se asociaron con el nuevo régimen de Hitler.

No se puede perder que el núcleo de la movilización del 6 de enero fue forzar al Congreso a descartar inconstitucionalmente los resultados de las elecciones de Arizona, Georgia, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania al invalidar abrumadoramente a los votantes negros y latinos. Aunque fueron los suburbios de las principales áreas metropolitanas los que estadísticamente compensaron la diferencia para Biden, las falsas afirmaciones de fraude de la extrema derecha se basan fundamentalmente en los centros urbanos. Este fue un esfuerzo racista de represión de votantes de estilo segregacionista, de una escala y tipo completamente nuevos.

La impunidad envalentona el fascismo

Es digno de mención que la clase dominante de Estados Unidos al principio estaba vacilante o paralizada ante el intento de insurrección fascista y de extrema derecha. El gobierno de Estados Unidos no dudó en utilizar la represión extrema este verano, por ejemplo, cuando las protestas se extendieron por todo el país contra los asesinatos racistas de personas negras por parte de la policía. Bajo la administración supuestamente liberal de Obama, el movimiento Occupy Wall Street en 2011 fue aplastado por una represión policial coordinada por el gobierno federal a pesar de que era un movimiento pacífico que aun las autoridades federales reconocieron en ese momento. Durante el movimiento contra la guerra de Irak, las marchas hacia el Capitolio — que eran órdenes de magnitud más grandes que la mafia fascista — fueron detenidas con facilidad por la misma fuerza policial que sirvió como co-conspiradores en el asalto del 6 de enero. Si alguno de estos movimientos progresistas se hubiera involucrado en un intento genuino de derrocar al gobierno como el 6 de enero, habría sido masacrado por las fuerzas del estado.

Si la clase dominante y su ala neoliberal que pronto gobernará regresan al camino de la inacción, el creciente movimiento fascista en Estados Unidos se fortalecerá. La política fascista siempre ha requerido un líder carismático. Si bien Trump no es exactamente un fascista ideológico, ha mantenido una relación de conveniencia mutuamente beneficiosa con las fuerzas fascistas y de extrema derecha desde que lanzó su carrera política. Él los está usando y ellos lo están usando a él. Sin Trump como figura unificadora, el movimiento fascista se fragmentaría y pondría fin a la toma del aparato del Partido Republicano por parte de Trump.

Biden dice que, en respuesta a los eventos en el Capitolio, apoya la aprobación de una nueva ley sobre terrorismo interno. Esta es solo una maniobra para esquivar el núcleo del problema e inevitablemente crearía un nuevo mecanismo para el estado apuntar a los movimientos populares y vincularlos falsamente con el terrorismo. Con las leyes ya vigentes, ahora mismo se podría iniciar un proceso penal contra Trump y sus co-conspiradores en el golpe de estado del 6 de enero, delitos que conllevan fuertes penas de prisión.

Pero arrestar a Trump no acabaría por sí solo con la amenaza de la violencia fascista o la corriente política de extrema derecha en Estados Unidos. Las encuestas sugieren que al menos la mitad de los 75 millones de votantes de Trump creen que la elección fue robada, y decenas de millones de ellos respaldan el ataque al Capitolio. Se trata de una enorme base de personas para crear un movimiento unido en torno a un agravio.

Esto hace que sea aún más necesario que los socialistas asuman como máxima prioridad la organización de un movimiento obrero independiente contra el fascismo. La lucha contra los racistas y fascistas de extrema derecha no puede separarse de la lucha por la cancelación de la renta y la deuda, la atención médica universal, los trabajos e ingresos garantizados y tantas otras demandas sociales críticas. La oposición de la administración Biden a tal programa de la clase trabajadora solo le dará espacio a la extrema derecha para recoger demagógicamente las quejas de los pobres y trabajadores en el período venidero. La necesidad de una alternativa genuina para la clase trabajadora y un nuevo sistema nunca ha sido más clara.

Related Articles

Back to top button
Close