EspañolMilitant Journalism

Oleoducto a través de Memphis es parte de una larga historia de explotación de afroamericanos

“Siente que es esclavitud nuevamente. Mi padre trabajó esta tierra durante 64 años, y ahora se la quieren llevar”, dijo Marie Odum, abogando por su padre de 80 años, quien reside desde hace mucho tiempo en Boxtown, pero se crió en una plantación de algodón en Mississippi.

En el vecindario de Boxtown en Memphis, Tennessee, el gigante petrolero transnacional Valero y su proyecto Byhalia Connection han estado mintiendo y utilizando las instituciones corruptas del estado para robar tierras a residentes afroamericanos para construir un oleoducto, durante los últimos cinco meses.

Como ya lo cubrió Liberation News, el Oleoducto Byhalia es un proyecto propuesto de 45 millas que transporta el petróleo de Valero a través de la ciudad. El proyecto sólo beneficiará a las empresas petroleras y los contratistas, mientras que pone en peligro la salud y la seguridad de las comunidades locales y el medio ambiente.

Organizadores del Partido por el Socialismo y la Liberación se unieron recientemente a Memphis Community Against the Pipeline (Comunidad de Memphis Contra el Oleoducto) para hablar con los residentes sobre el proyecto cerca de la ruta propuesta del oleoducto.

Organizadores de PSL y Comunidad de Memphis Contra el Oleoducto (MCAP por sus siglas en ingles) que realizan actividades de divulgación en Boxtown para crear conciencia sobre el proyecto de tubería.

Muchos de los residentes no lo sabían, a pesar de que el proyecto se desarrollaba a solo unos metros de sus propios patios de atrás. Esto no es una sorpresa, ya que la compañía ha utilizado el Permiso Nationwide 12 para evitar realizar evaluaciones de impacto ambiental y eximirse de informar al público sobre sus planes.

Muchos de los residentes que son ancianos o padres de niños pequeños están indignados de que la empresa esté intentando colarse este proyecto en sus patios de atrás. 

La larga historia de explotación de Boxtown

Durante los últimos cuatro meses, Valero obtuvo permisos del gobierno del estado de Tennessee y adquirió servidumbres de los residentes de Boxtown utilizando el dominio eminente, lo que obligó a los propietarios a vender sus tierras a pesar de su firme oposición. Con la complicidad de los gobiernos locales y las ONG, Valero y su afiliada han podido avanzar rápidamente.

Boxtown es un vecindario predominantemente afroamericano y sus residentes de clase trabajadora han estado sujetos a una larga historia de explotación.

El barrio de Boxtown recibe su nombre de la pobreza abyecta que enfrentaban sus residentes en el apartheid del sur de los Estados Unidos. Los primeros residentes se vieron obligados a usar vagones desechados del ferrocarril cercano para reparar sus casas porque no tenían dinero para los materiales. Muchas casas en el área ni siquiera tenían agua corriente hasta la década de 1980, y hoy en día persisten servicios públicos inadecuados, trabajos mal pagados y opresión económica.

Durante siglos, a los trabajadores afroamericanos en el Delta y Memphis se les ha robado su trabajo. Los dueños de esclavos se convirtieron en dueños de plantaciones, los dueños de plantaciones se convirtieron en dueños de fábricas y sus hijos se han convertido en desarrolladores, inversionistas y funcionarios corporativos responsables de los últimos esfuerzos de Valero para desplazar a las familias afroamericanas.

Boxtown y los vecindarios circundantes tienen un significado histórico para muchos de los residentes. En una ciudad donde tantos residentes afroamericanos son desposeídos y obligados a alquilar a propietarios de barrios marginales corporativos, la propiedad de vivienda afroamericana es un bastión contra la supremacía blanca.

A pesar de la opresión que históricamente enfrentó la comunidad afroamericana, muchos residentes lograron tomar posesión del terreno y poco a poco construyeron sus casas y vecindarios. Sin embargo, la seguridad del vecindario de Boxtown y el valor de las casas y la tierra de los residentes se encuentran bajo una severa amenaza por el proyecto del Oleoducto Byhalia.

La compañía del oleoducto ha sido considerada responsable de 12 derrames de petróleo separados en los últimos 16 años, que derramaron miles de galones de petróleo tóxico en comunidades afroamericanas y latinas.

El oleoducto también puede dañar la vida silvestre local y contaminar el acuífero de Memphis, que atraviesa el campo de pozos Davis, que suministra el agua potable del área. Sin embargo, las agencias reguladoras locales han ignorado estos hechos y han otorgado permisos para el oleoducto. La empresa de servicios públicos local, Memphis Light, Gas, and Water, se ha negado a comentar.

Corrupción, engaño y fraude

Una residente local, Marie Odum, habló con un organizador de PSL sobre cómo su padre pudo comprar tierras en Boxtown hace casi 65 años, después de pasar su infancia pizcando algodón en una plantación de Mississippi.

A lo largo de los meses, su padre ha estado recibiendo visita tras visita de representantes de Byhalia Pipeline, quienes ofrecen miserables sumas de dinero por una parte de su tierra. Su padre fue inquebrantable en su decisión de no vender la servidumbre que quieren los funcionarios de la empresa y, según los informes, les dijo: “Sigo diciéndoles que no. No te quiero allí, punto. Déjalo [mi tierra] en paz “.

En represalia, la empresa volvió con una petición de expropiación del tribunal, alegando que la propiedad, que ha mantenido durante décadas, debería ser condenada, “simplemente porque la empresa lo quiere”. La empresa maneja los tribunales y la policía para sus propios fines.

Cuando la familia Odum fue a su primera comparecencia ante el tribunal, Marie Odum y su padre se enteraron de que la corporación había llegado a falsificar su firma en un documento que otorgaba a Valero la servidumbre. Los tribunales no han hecho nada para sancionar a la empresa por este delito. 

“No es el camino de menor resistencia”

El 23 de enero, propietarios de tierras, propietarios de viviendas y residentes se pronunciaron en contra del oleoducto en una manifestación organizada por MCAP para apoyar la lucha de la comunidad.

Los residentes hablaron de una larga historia de defectos congénitos, cánceres anormales y otros impactos desastrosos en la salud como resultado de proyectos tóxicos que el estado pone en sus vecindarios. Los residentes señalaron cómo los proveedores utilizaron los mismos daños ambientales y los efectos en la salud de estos proyectos para patologizar y demonizar a la comunidad.

Residentes de Boxtown y organizadores comunitarios que protestan contra el oleoducto en el discurso del 23 de enero.

Sobre todo, los residentes y los organizadores expresaron unidad en su determinación de luchar.

El 5 de febrero, los residentes que han resistido al oleoducto serán llamados nuevamente a la corte. Gracias a los esfuerzos de los organizadores comunitarios, ahora cuentan con representación legal, así como con el apoyo de algunos políticos locales y nacionales, el Sierra Club, Protect Our Aquifer y el Southern Environmental Law Center.

El PSL junto con los organizadores de MCAP y los residentes locales se reunirán a las 9 a.m. el 5 de febrero para una manifestación de solidaridad y un piquete frente al Tribunal de Circuito del Condado de Shelby, donde los residentes discutirán su caso.

Un refrán común de los activistas y la comunidad ha sido que vecindarios como Boxtown “no son el camino de menor resistencia”, refiriéndose a los comentarios hechos por representantes de Valero, quienes esperaban evitar la resistencia colocando proyectos peligrosos y tóxicos en comunidades marginadas económica y políticamente.

Sin embargo, en Boxtown, como en otras comunidades en los Estados Unidos, la gente se está dando cuenta de su poder colectivo para detener a corporaciones como Valero. Así como las generaciones anteriores lucharon contra los propietarios de las plantaciones y la clase dominante racista de Memphis, los jóvenes y familias afroamericanos se están organizando una vez más para luchar contra el racismo ambiental.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close