AnalysisEspañol

Trabajadores de Amazon se unen y defienden: “La riqueza extrema de “Bezos”, solo es posible, por nuestro labor”

Foto: Trabajadores de Amazon en Alemania – Aida Mojica

Los trabajadores en mas de una docena de países, organizaron y coordinaron acciones en contra del gigante corporativo de Amazon, que coincide con el comienzo de las compras para las celebraciones de esta temporada. Los participantes pertenecen a un diverso conjunto de países y líneas de trabajo, por toda la cadena de suministro, desde las bodegas de Estados Unidos, hasta los centros de llamada de Las Filipinas. Las demandas varían y sirven como una acusación hacia el monopolio por sus practicas operacionales anti-trabajadores.

Los empleados sufren de serios agravios por parte de la compañía: bajo sueldo base, falta de equipo de protección personal, y condiciones de trabajo inseguras a las que han sido sujetos durante esta pandemia global Covid-19, y reglas inhumanas, por solo mencionar algunas. Jeff Bezos, que es el oficial ejecutivo en jefe, se estima que ha visto crecer su fortuna, alcanzando unos $48 billones de dólares, durante la pandemia del Covid-19, y a la vez, millones y millones de trabajadores se han quedado sin trabajo y enfrentan desalojos, este es el caso de Estados Unidos, y el retraso y el inminente vencimiento de los pequeños programas de ayuda que aún existen.

“Amazon ha hecho una matanza durante esta pandemia, mientras que decenas de miles de trabajadores nos hemos enfermado al ir a lugares de trabajo inseguros”. Un empleado de Amazon activo en los esfuerzos de organización dijo a Liberation News: “No deberíamos tener que aceptar las semanas laborales obligatorias de 50 y 60 horas, el aumento de lesiones, la carga abrumadora de trabajo y los requisitos escandalosos de tarifas que nos traen el Black Friday (viernes negro, el día después del día de gracias, en donde hay mas compras para la Navidad) y la “temporada alta”, mientras Amazon ni siquiera puede brindarnos las protecciones adecuadas contra una pandemia mundial mortal”.

Organizaciones que se enfocan en el cambio climático, están haciendo protestas en las afueras de las oficinas corporativas de Amazon Europa, en Luxemburgo, con el fin de resaltar la contribución de esta compañía hacia la destrucción del medio ambiente.

Organizaciones comunitarias protestaron en Arlington, Virginia, donde la llegada de una sede corporativa, altamente subsidiada en su mayoría por Amazon, amenaza con sacar a las familias de clase trabajadora de sus casas. El día de hoy, empleados de una bodega de Amazon en Alemania regresaron a trabajar después de tres días de huelga.

Recientemente, Amazon fue criticada nuevamente por espiar a empleados activistas, por mantener bases de datos que rastrean la actividad organizativa y por contratar a la notoria agencia Pinkerton, que destruye sindicatos, todo lo cual solo sirve para subrayar la necesidad de aumentar la organización y la solidaridad de los trabajadores.

Muchas de estas acciones se están llevando a cabo por los trabajadores, usando carteleras con la frase “Haz que Amazon pague”, si bien es cierto que el movimiento lo ha logrado, aunque tan solo una vez.

Enfrentándose a la amenazadora llegada de la huelga para el “viernes negro”, Amazon anunció que daría un bono por las festividades, de $150 dólares para los empleados de medio turno y de $300 dólares para los de turno completo. Los jefes de Amazon deben de dar mucho mas que eso, y es evidente que la lucha puede dar mejores resultados.

Los empleados de Amazon y los que estén en solidaridad con ellos, deben de continuar organizándose, llevando toda su energía de los días intensos de lucha, hacia una fuerte y necesaria lucha para construir un movimiento laboral, que esté listo para pelear y adquirir sus derechos y beneficios.

El empleado de Amazon, reflexionó sobre las fuertes lecciones que ha traído esta pelea, “Colectivamente hemos aprendido que las grandes ganancias de Amazon, y la monstruosa fortuna de Jeff Bezos, solo son posibles, gracias a nuestro trabajo. Hemos aprendido que el hecho de mantenernos unidos y organizados, podemos hacer que ‘Haz que pague Amazon’, que nos pague lo que valemos. También hemos aprendido el inmenso valor del poder de la solidaridad internacional”.

Tags

Related Articles

Back to top button
Close