El 1 de octubre de 1949, Mao Zedong declaró una victoria estremecedora: el Partido Comunista Chino había prevalecido en la larga guerra civil del país y China era ahora una República Popular comprometida con la construcción del socialismo. Los que aún fueron leales al partido reaccionario proimperialista Kuomintang dirigido por Chiang Kaishek huyeron a Taiwán. China y el mundo están celebrando el 70 aniversario de este hito que cambió el curso de la historia.

Poniendo al fin al “siglo de la humillación”

Justo antes de la famosa declaración del 1 de octubre, Mao dijo a los delegados a una cumbre de los principales líderes de todo el país: “Hemos cerrado nuestras filas y derrotado a los opresores nacionales y extranjeros a través de la Guerra Popular de Liberación y la gran revolución popular, y ahora estamos proclamando la fundación de la República Popular de China … La nuestra ya no será una nación sujeta a insulto y humillación. Nos hemos puesto de pie.” Comenzando con la primera Guerra del Opio en 1839, la soberanía de China fue desarraigada por el imperialismo durante más de un siglo. Los británicos libraron esta guerra de agresión en respuesta a la prohibición de la monarquía china sobre las importaciones británicas de opio a China, que estaban causando una epidemia de adicción masiva.

China fue derrotada. Lo que comenzó como cinco “puertos de tratados” abiertos para ser controlados por los británicos se convirtieron en innumerables puertos dominados por extranjeros para ser explotados por diferentes potencias imperialistas. China sufrió invasiones del imperio japonés, disputas fronterizas con la Rusia zarista y la secesión de áreas que alguna vez formaron parte de su territorio. Conocido como el “Siglo de la humillación”, China pasó de ser una de las civilizaciones más avanzadas, produciendo el 30 por ciento de la producción económica mundial, a un estado de grave subdesarrollo, colonialismo, guerra e inestabilidad doméstica.

La victoria del partido comunista chino el 1 de octubre de 1949 puso fin al siglo de la humillación, liberando al pueblo chino del estrangulamiento imperialista. Se estableció la República Popular de China, comenzando así el camino hacia el socialismo.

China y el movimiento mundial anticolonial

La victoria del pueblo en China tuvo lugar en el contexto de la emergente guerra de clases mundial conocida como la Guerra Fría. La Revolución China no fue solo una revolución socialista, fue una lucha de liberación nacional. Este triunfo fue una victoria para todas las luchas de independencia y socialistas en todo el mundo, y electrificó la política global.

Debido a que un país tan grande e importante se había unido a la Unión Soviética en el campo socialista, el equilibrio del poder mundial comenzó a alejarse de los imperialistas. La clase dominante de los Estados Unidos entró en pánico, y la lucha comenzó a determinar la pregunta arrogante y racista “¿quién perdió a China?” Esto se convirtió en el acto de apertura de la caza de brujas macartista llamado el “Red Scare”.

Además de la inspiración que la revolución china proporcionó a los luchadores por la libertad en todo el mundo, la formación de la República Popular también representó una fuente de ayuda material para las luchas en todo el mundo por la independencia y el socialismo. Durante la Guerra de Corea, por ejemplo, cientos de miles de soldados chinos lucharon junto con sus hermanos y hermanas coreanos con armamento soviético contra los ejércitos invasores liderados por Estados Unidos.

China también desempeñó un papel clave como socio comercial para las naciones recientemente independientes, proporcionando una alternativa desesperadamente necesaria a los mercados de los países imperialistas. En 1961, Kwame Nkrumah, presidente de Ghana, negoció un préstamo sin intereses de China. El acuerdo incluía el intercambio de expertos industriales y agrícolas que involucraban la capacitación de trabajadores de Ghana en China. Este es solo uno de los muchos ejemplos de cooperación entre naciones sobre la base del desarrollo, en lugar de las relaciones depredadoras basadas en la explotación.

La revolución china también inspiró a organizaciones radicales en los Estados Unidos. Los Young Lords, formados a fines de la década de 1960, lucharon por el fin del colonialismo estadounidense en Puerto Rico, así como por las condiciones opresivas y el racismo sistemático que enfrentan los puertorriqueños en el continente estadounidense. Los Young Lords estudiaron la derrota de los japoneses y luego la derrota del Kuomintang por el Partido Comunista Chino y también cómo los revolucionarios chinos comenzaron a deshacer las normas patriarcales que subordinaban a las mujeres.

Al igual que la Unión Soviética, la República Popular de China extendió su solidaridad con la lucha afroamericana en los Estados Unidos. Mao no solo se reunió con el legendario luchador por la libertad afroamericano W.E.B. Du Bois, el primer ministro chino Zhou Enlai se reunió con el líder del Partido Pantera Negra (Black Panther Party), Huey Newton. El estudio regular de las obras de Mao Zedong era una práctica común entre muchos grupos radicales de la época. Uno de los esfuerzos de recaudación de fondos más conocidos del Black Panther Party fue vender el “Pequeño Libro Rojo” de Mao en los campus universitarios, y este texto fue una lectura obligatoria para todos los miembros.

Sentar las bases para un rápido crecimiento

Después de tomar el poder en 1949, el Partido Comunista Chino enfrentó dos desafíos enormes: desarrollar a China para superar la pobreza que padecía su pueblo y transformar las relaciones en la sociedad para empoderar a la clase trabajadora y a los campesinos que componían la abrumadora mayoría de la población. A lo largo de la revolución de China, el Partido Comunista adoptó una amplia gama de métodos y estrategias a menudo contradictorios para realizar estas tareas. Si bien queda mucho por hacer, un examen de hasta qué punto la sociedad china ha progresado 70 años después de la revolución revela una de las mayores transformaciones en la historia humana.

Uno de los primeros esfuerzos más notables fue El Gran Salto Hacia Adelante, el segundo plan quinquenal de China, que sentó las bases para un rápido desarrollo en los próximos años y reorganizó radicalmente la producción en la sociedad china. El Gran Salto Hacia Adelante fue un ambicioso intento rápido de desarrollo agrícola e industrial. En ese momento, la falta de infraestructura moderna de China significaba que las formas más comunes de producción donde ciertos productos se producían principalmente en centros urbanos y luego se transportaban a todas las demás áreas representaban un gran desafío. En un intento por remediar esto, se establecieron comunas en todas partes de China para la producción agrícola e industrial. Se construyeron importantes sistemas de riego y los proyectos de conservación del agua protegerían más tarde a China de condiciones climáticas impredecibles.

Si bien los críticos del Gran Salto Adelante lo consideran un gran fracaso que resultó en muertes astronómicas relacionadas con la hambruna, muchos demógrafos e historiadores desafían esta narrativa hoy. Hubo períodos de escasez de alimentos a corto plazo, principalmente debido a la reorganización de la producción, pero también tres años consecutivos de condiciones climáticas adversas imprevisibles.

Esta empresa requirió la movilización completa de la población rural para participar en un trabajo intensivo en mano de obra, y el liderazgo de la revolución china reflexionó sobre los errores cometidos al confiar en un esfuerzo humano extraordinario para superar el subdesarrollo material. Sin embargo, la infraestructura establecida durante ese tiempo mejoró la producción agrícola a largo plazo, algo que es esencial para la industrialización. Los estudios muestran que el rendimiento por hectárea de tierra sembrada con cultivos alimentarios aumentó en un 145,9 por ciento y la producción total de alimentos aumentó en un 169,6 por ciento durante el período 1949-1978. La producción industrial aumentó en un promedio anual del 11,2 por ciento entre 1952 y 1976. Las políticas económicas socialistas allanaron el camino para un rápido crecimiento durante la era posterior a Mao.

Liberación femenina

Vendaje de los pies, el infanticidio femenino, maltrato a la mujer y otras formas de sometimiento fueron experiencias de rutina de las mujeres antes de la revolución. Después de la revolución, la Ley Fundamental establecida en la República Popular de China declaró:

“La República Popular de China abolirá el sistema feudal que mantiene en cautiverio a las mujeres. Las mujeres gozarán de los mismos derechos que los hombres en la vida política, económica, cultural, educativa y social. Se aplicará la libertad de matrimonio para hombres y mujeres ”(artículo 6).

Los matrimonios arreglados, el concubinato y los matrimonios infantiles fueron abolidos. Hubo un aumento de divorcios iniciados por mujeres.

También se alentó a las mujeres a unirse a la fuerza laboral. Durante el Gran Salto Hacia Adelante, se formaron cocinas comunitarias, jardines de infancia y guarderías para que las mujeres pudieran participar en los proyectos de desarrollo masivo. Cerca de 5 millones de guarderías y jardines de infantes y más de 36,000,000 comedores se establecieron en áreas rurales en 1959.

La campaña de política educativa y alfabetización fue otra gran empresa de la República Popular. En solo 10 años, la tasa de analfabetismo de China pasó del 80% al 43%, incluso en las zonas rurales. Esto significaba enseñar a cientos de millones de personas a leer y escribir.

El imperialismo estadounidense intenta detener el ascenso de China

A medida que la pobreza continúa aumentando en los Estados Unidos, la pobreza ha disminuido constantemente en la República Popular de China. Más de 500 millones de personas salieron de la pobreza extrema entre los años 1981 y 2004. El PIB de China aumentó, en promedio, un 10 por ciento anual, y sacó a más de 800 millones de personas de la pobreza.

China dio un giro brusco en el desarrollo económico al introducir reformas de mercado en 1978, creando una clase capitalista y exacerbando el conflicto de clases y la desigualdad dentro de la sociedad china. Muchas personas progresistas ven esto como el fin del país socialista en el que alguna vez encontraron inspiración. El Partido por el Socialismo y la Liberación ve esto como un error, mientras que el giro hacia los métodos de desarrollo capitalistas conlleva grandes peligros políticos, no ha habido contrarevolución en China. El estado que gobierna China es producto de una revolución obrera y campesina, y ese estado puede dirigir y controlar a la clase capitalista como lo considere conveniente.

En los últimos años, el liderazgo del Partido Comunista Chino ha dado un giro hacia la izquierda en su orientación política frente a la agresión imperialista estadounidense. En 2013, China introdujo una iniciativa comercial llamada Una franja, una ruta (One Belt, One Road), ahora más comúnmente conocida como la Iniciativa Franja y Ruta (Belt and Road). Este proyecto abarcaría desde el este de Asia hasta Europa, estableciendo relaciones basadas en la diplomacia pacífica y el comercio entre estas naciones. Más de 60 países compuestos por dos tercios de la población mundial han firmado este proyecto. Esto pondría a China en una ventaja geopolítica como potencia mundial emergente, rivalizando con Estados Unidos.

La actual guerra comercial de los Estados Unidos contra China deja en claro que el gobierno de los Estados Unidos está más interesado en desestabilizar a China incluso a costa del bienestar económico de su propia población. China no quiere conflictos con Estados Unidos, pero está cada vez más lista para hacer lo que necesita para defenderse.

Todo experimento socialista es producto de las circunstancias históricas y materiales en las que se encuentra una sociedad, así como de las decisiones de los revolucionarios que buscan transformar la sociedad para satisfacer las necesidades del pueblo. En solo 70 años, China ha avanzado enormemente hacia la erradicación de la pobreza, la modernización de su economía e infraestructura y la creación de un orden mundial en el que las naciones imperialistas de Occidente no tengan una dominación indiscutible de la política global. El triunfo del pueblo de 1949 es lo que lo puso en marcha.