Los Alamos

Los Alamos. Photo: Wikimedia Commons

Traducidado por Joel Gallegos
Con el compromiso de la administración Trump con un presupuesto militar cada vez más abultado, guerras interminables y agresiones en el exterior, y la expansión de las reservas nucleares, es fácil echarle la culpa al Partido Republicano. Las actuales operaciones militares y nucleares en Nuevo México exponen el apoyo total del Partido Demócrata para priorizar el gasto militar.

Nuevo México tiene una larga historia de ser el centro del desarrollo de armas nucleares de los Estados Unidos. Es el lugar donde nacieron las bombas atómicas desplegadas en Hiroshima y Nagasaki, y desde la década de 1940 ha sido el sitio de desarrollo y prueba de armas nucleares. Junto con otros estados del sudoeste, fue parte del gran auge de la minería del uranio que alimentó el desarrollo de armas nucleares durante la Guerra Fría. La región actualmente alberga la mayor reserva de armas nucleares dentro de los Estados Unidos.

Liderando el cargo por la industria de armas nucleares fue el senador republicano Pete Domenici. Después de haber servido treinta y seis años en el Senado de EE. UU., Domenici fue elegido por primera vez en 1972 cuando presionó agresivamente por el desarrollo de armas nucleares y energía en el estado. Apoyó con éxito la construcción del arsenal nuclear y la expansión de las instalaciones militares. A través de su liderazgo, el Laboratorio Nacional de Los Alamos (LANL) se expandió en gran medida, y la Base de la Fuerza Aérea de Kirkland en Albuquerque se convirtió en el principal centro de almacenamiento de ojivas nucleares en el país. Domenici fue reverenciado por los principales medios y analistas como el “Miguel Ángel y Maquiavelo” del renacimiento nuclear de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, era bien conocido por su conservadurismo fiscal en todas las esferas del gasto social. Su logro distintivo llegó en 2005 cuando lideró la aprobación de la Ley de Política Energética que aseguró $ 85 mil millones en subsidios para todos los sectores energéticos, incluyendo $ 13 mil millones para el desarrollo nuclear.

Domenici también estableció Nuevo México como sede de varios sitios de eliminación de desechos nucleares, incluida la Planta Piloto de Aislamiento de Residuos en el sur de Nuevo México, que fue uno de los mayores desastres de contaminación nuclear del país en 2014. Igualmente preocupante fue su trabajo para tener el “Área G” establecido a pocas millas de Santa Fe. Es el sitio de eliminación de desechos nucleares más grande de la nación y ahora contiene 1,4 millones de tambores de 55 galones de desechos nucleares.

Los líderes del Partido Demócrata de Nuevo México han apoyado plenamente la expansión de la industria de armas nucleares. Los senadores de los Estados Unidos Tom Udall y Martin Heinrich, así como los representantes Ben Ray Lujan y Michele Lujan Grisham (ahora la candidata demócrata para gobernadora) han trabajado arduamente para allanar el camino para que los contratistas militares amplíen sus operaciones.

El ejemplo más claro de su complicidad se produjo cuando Lisa Gordon Hagerty, la nueva administradora de la Administración de Seguridad Nacional (NNSA), declaró en una audiencia en el Congreso que tenía la intención de hacer de la producción de núcleos de plutonio la “prioridad número uno” en la modernización de la infraestructura NNSA. Los núcleos de plutonio, aproximadamente del tamaño de una pelota de softball, son los núcleos de fisión que activan las armas nucleares. Actualmente, los EE. UU. tiene aproximadamente 23,000 núcleos. Cerca de 12,000 están dentro de ojivas nucleares o listos para ser ubicados en uno.

LANL ha sido tradicionalmente el principal fabricante de núcleos de plutonio, pero Hagerty utilizó un estudio de NNSA para argumentar que el nuevo objetivo de producir ochenta núcleos por año podría ser más rápido y más eficiente en las instalaciones de Savannah River en Carolina del Sur. La administración Trump acordó mover la mayoría a la producción de núcleos a Carolina del Sur, dominada por los republicanos.

La reacción de la delegación de Nuevo México, dominada por los demócratas, fue instantánea. En lugar de cuestionar por qué tantas armas nucleares necesitaban estar armadas, Martin Heinrich impugnó en voz alta el fin del monopolio de LANL sobre la proliferación de armas nucleares. Insistió en que LANL podía y haría el trabajo de acuerdo con el gusto de NNSA y que no había necesidad de mover ninguna de las operaciones. Todo el contingente del Partido Demócrata se unió al único republicano, Steve Pearce, para apoyar medidas en el proyecto de apropiaciones que exigían una nueva evaluación de la decisión y exigían una división más justa de la producción de núcleos entre los dos laboratorios, un excelente ejemplo de cómo los demócratas en realidad “resisten” a Trump.

Heinrich presenta un ejemplo perfecto de la alineación de las políticas de ambos partidos. Presagia querer justicia social y ganancias progresivas y expresó su oposición a la intervención estadounidense en Irak y Afganistán, calificándola un desastre de política exterior, mientras continúa su apoyo a los contratistas militares, la intervención en Libia y las últimas sanciones de Trump contra Irán.

Heinrich y Udall también aprobaron una resolución en noviembre pasado que designa el 30 de octubre como un día para honrar las contribuciones de los trabajadores y científicos en el campo del desarrollo nuclear. Heinrich prometió que lucharía por la compensación médica y la justicia para todos aquellos que experimentaron problemas de salud debido a la exposición a la radiación. Un informe de febrero de 2018 del inspector general del Departamento de Energía confirma que 11,000 trabajadores de LANL han estado expuestos al berilio, un metal cancerígeno que cuando se inhala incluso en pequeñas cantidades puede causar enfermedades pulmonares y cáncer. El laboratorio no pudo rastrear este elemento. Estas condiciones extremadamente peligrosas también afectan a los nativos americanos en todo el estado. Sufren la mayor carga de contaminación de los desechos radiactivos con poco alivio para los trabajadores de laboratorio o las personas indígenas.

El sitio web de Heinrich brinda una clara dedicación a su apoyo. Alardea de cómo consiguió $ 40 millones para modernizar la infraestructura en White Sands Missile Range y casi $ 18 millones para hacer “actualizaciones críticas” a Kirtland Air Force Base. También ganó $ 361 millones para financiar estudios de plutonio en LANL. Mientras tanto, un porcentaje significativo de la población de su estado lucha para obtener un cuidado de la salud decente, educación, alimentos, agua potable y un salario digno.

La delegación de Nuevo México declara que su apoyo al desarrollo nuclear es llevar la industria al estado y crear empleos para la población. Aunque la industria nuclear aporta riqueza a unos pocos inversores, nada sugiere que beneficie al público en general. Nuevo México sigue siendo uno de los estados más pobres del país con la tasa de desempleo más alta del país y más del 60 por ciento de los empleados que trabajan en industrias de servicios de salarios bajos.

La complicidad de demócratas y republicanos en la proliferación de armas nucleares muestra cuán en bancarrota es el concepto de “el menor de dos males”. Nuevo México es un estado tradicionalmente demócrata, pero continúa en un ciclo de pobreza constante impuesto por una economía nuclear. No importa cuántos demócratas sean elegidos en las oficinas estatales y del Congreso, el status quo para la gran mayoría de los nuevomexicanos seguirá siendo el mismo. Independientemente de lo que los políticos de Nuevo México digan en público, en privado todos representan los mismos intereses de capital.

Si alguna vez queremos ver un Nuevo México más limpio y saludable, debemos mirar más allá de las cabinas de votación y del sistema bipartidista de imperialistas pro-militares. Debemos reorganizar la sociedad de una manera que coloque la riqueza colectiva en manos de la gente y planifique que la economía satisfaga las necesidades de la mayoría, no para una guerra interminable y la destrucción del medio ambiente.