El 21 de febrero, José Cortés participó en su primer debate en el Congreso. Otros tres candidatos quienes se postulan para representar al distrito 50 de California: Nathan Wilkins, Lucinda Jahn y Helen Horvath, le acompañaron en Palomar College.

El debate fue organizado por la League of Women Voters y MEChA de Palomar. Ausentes se encontraban los candidatos Henry Ota, Darrell Issa, Carl Demaio, Brian Jones y Ammar Campa-Najjar.

Ota había confirmado su asistencia pero nunca se presentó. Issa nunca respondió a su invitación. Jones y Demaio rechazaron sus invitaciones, a pesar de que Demaio respondió, “Seguro,” cuando Liberation News le preguntó si debatiría con José Cortés en el Palomar College. Demaio también prometió debatir a Cortes después del foro del Valley Center. Cortés y sus seguidores se enfrentaron a Demaio después de ese foro, pero Demaio se negó a debatirlo.

Campa-Najjar también rechazó su invitación, citando un “compromiso previo” de un acto de bienvenida en la casa de un seguidor según una declaración que le pidió al moderador que leyera. Ningún evento de este tipo figura en el calendario del sitio web de la campaña de Campa-Najjar. Además, los miembros de MEChA le dijeron a Liberation News que Campa-Najjar no rechazó la invitación hasta la mañana del evento. Antes de rechazar, preguntó quién asistiría y qué preguntas se harían durante el debate.

Las reglas para el debate permitían preguntas escritas por la audiencia y enviadas a los moderadores. Quizás eso es lo que temía Campa-Najjar.

Los candidatos “sin afiliación partidista” se parecen mucho a los republicanos

El debate abarcó una variedad de temas. Cuando se les preguntó sobre cómo piensan mantener a ICE fuera de las comunidades en el distrito CA50, todos los candidatos, excepto José Cortés, dieron respuestas que apoyaron a ICE y DHS. El republicano Nathan Wilkins abogó por la estricta aplicación de la frontera. Wilkins afirmó que la aplicación es para detener a “violadores,” “narcotraficantes” y “mulas de droga.”

Wilkins también sugirió “tomar medidas militares contra los carteles.” Ammar Campa-Najjar y Brian Jones utilizaron puntos de conversación reaccionarios similares durante el foro de la Asociación Empresarial Valley Center.

Tomando una línea diferente, José Cortés pidió una organización comunitaria radical y obrera para expulsar a ICE y las otras alas armadas de la clase capitalista de nuestras comunidades.

Cuando se le preguntó qué haría cada candidato para detener la manipulación política conocida como Gerrymandering en caso de ser elegido, Lucinda Jahn instó a las personas a hablar con sus representantes estatales sobre el tema. Además, sugirió que los votantes independientes deberían usar sus voces individuales. “Hay una voz en el medio que está creciendo,” afirmó.

Horvath esencialmente repitió la posición de Jahn. Nathan Wilkins prometió llevar mayor iniciativa empresarial a las comunidades rurales.

Cortes replicó el argumento de Jahn, diciendo:

“Lo que vamos a hacer es construir un movimiento para combatir estos males institucionales. No solo esperamos que alguien en una oficina política del poder, alguien en los pasillos del poder, se apiade de nosotros. Realmente vamos a organizar a nuestra gente para hacer eso. Y luego, al igual que cualquier tipo de ganancia que hemos tenido, así es como realmente lo obtendremos.”

Cuando se les preguntó si apoyaban las sanciones económicas a naciones soberanas, Wilkins, Jahn y Horvath se encontraron nuevamente de acuerdo. Wilkins, el más extremo en este tema, quería castigar a los “actores del mal.”

Cortés dijo que esta forma de “castigo colectivo” es un crimen de guerra.

Durante su respuesta, Helen Horvath se fue por la tangente con una historia sobre amigos en el Pentágono que fueron asesinados durante los ataques del 11 de septiembre. “Necesitamos proteger nuestras fronteras y debemos proteger a las personas que viven aquí, ¡y eso te incluye a ti!” exclamó señalando a una fila de MEChistas.

El presupuesto militar de $780 mil millones fue el tema central de la siguiente pregunta. Preguntó por qué los políticos afirman que no podemos financiar programas sociales mientras que le dan miles de millones en exenciones de impuestos y pagos a contratistas de defensa. José Cortés señaló: “No hace falta alguien con un grado avanzado para ver que nuestras incursiones en Irak, Afganistán y en Libia no han producido más que inestabilidad, limpieza étnica y el desplazamiento de millones de personas.”

Horvath afirmó sin ningún tipo de citación que la totalidad del presupuesto se destina a satisfacer las necesidades básicas del personal militar y crear empleos. Wilkins declaró su acuerdo con Horvath. Jahn le respondió a Cortes afirmando: “Hemos gastado mucho dinero en guerras. Pero no creo que estemos en Irak por el petróleo ni por ninguna de esas cosas que él [Cortés] ha mencionado,” lo cuál provocó la intervención del público.

Con la esperanza de recuperar el apoyo, Jahn continuó: “Creo que estamos allí porque necesitamos una base en la región para poder estar en la parte más vulnerable de China y Rusia.”

Aparte de Horvath en la brecha salarial, los capitalistas se mantienen unidos

Cuando se les preguntó acerca de la Ley de Igualdad Salarial, Horvath promovió la aprobación de la Enmienda de Igualdad de Derechos. Jahn afirmó que ella nunca había sido discriminada en la industria del entretenimiento. Por lo tanto, ella no ve la necesidad de ello. Wilkins dijo que las trabajadoras a las que no les gusta cómo las tratan deberían simplemente dejar su trabajo. Afirma sentirse así porque es lo que le gustaría que hiciera su hija. Cortés prometió luchar por todas las reformas que mejoren la vida de las mujeres trabajadoras y oprimidas, incluyendo la atención infantil subsidiada o gratuita.

A los candidatos se les preguntó cuáles serían sus primeros pasos para combatir el calentamiento global. Horvath y Jahn prometieron reunirse y trabajar con expertos y políticos sobre cómo resolver estos problemas. Wilkins culpó a China por la próxima catástrofe climática, ignorando el hecho de que Estados Unidos emite más CO2 per cápita. También vale la pena señalar que Estados Unidos tiene una huella ecológica más alta que la República Popular de China. Cortés sugirió cerrar todas las bases militares de los EE. UU., Además de una revisión completa de la economía capitalista actual y cambiar a una economía planificada que priorice las necesidades de las personas y el planeta.

Horvath replicó que cerrar todas las bases sería un “gran error,” diciendo que socavaría las relaciones con los aliados de la OTAN.

Pero el terrorismo de la OTAN es el responsable del estado fallido de Libia hoy y del declive de los niveles de vida en los antiguos países yugoslavos después de la disolución de la República Federal. El principal objetivo de la OTAN es socavar los movimientos progresistas y anticoloniales en todo el mundo.

Cuando se les preguntó acerca de sus planes para hacer que las viviendas sean más asequibles, todos los candidatos, excepto Cortes, estaban a favor de que el mercado privado tomara las riendas. Jahn ni siquiera puede creer que el encontrar viviendas asequibles sea un problema a nivel nacional. José Cortés sugirió que comenzáramos llenando las 80,000 casas vacías en San Diego. Lo llevó más allá, llamando a llenar todas las casas vacías en todo el país, hasta que cada persona tenga garantizado el derecho a una vivienda segura. También prometió luchar para expandir el control de alquileres y otras reformas como las de HB 1482.

La unidad de la clase trabajadora versus neoliberalismo

Después de esa pregunta, se le preguntó a cada uno de los candidatos en cuanto a su capacidad para trabajar con otros partidos. Cortés prometió continuar el trabajo del que ha formando parte durante la construcción del movimiento contra la guerra con organizaciones como la Coalición ANSWER. Dijo que se niega “a jugar la misma política de statu quo de los negocios habituales que nos metió en los líos que estamos experimentando hoy … pero la gente sabe que todo lo que hemos ganado en este país no se nos otorgó tras apelar a nuestros opresores, sino cuando demostramos suficiente fuerza de voluntad y carácter para realmente pedirlo y exigirlo.”

Los otros candidatos aseguraron a la audiencia que estaban dispuestos a trabajar con demócratas y republicanos que se ajusten a sus valores. Horvath citó su trabajo en la Marina para cambiar la política militar. También agregó: “Y en cuanto a usted, Sr. Cortés, usted saltó al escenario en Valley Center y fue expulsado. …”Ese comentario fracasó, provocando vítores de los partidarios de Cortes para el Congreso.

Cuando se le pidió elegir entre ponerse del lado del partido, la conciencia o los electores, Jahn y Horvath aprovecharon la oportunidad para centrarse en su falta de preferencia del partido. Wilkins prometió mantener siempre sus valores.

Cortes rompió el molde al decir que promete ponerse del lado no solo de sus electores de la clase trabajadora sino también de la clase trabajadora global. También dijo: “Mi conciencia es lo que me llevó a la política en primer lugar. Sabía que estaba mal que un hombre desarmado fuera asesinado a tiros en el estacionamiento de la oficina de mi dentista.”

Después de eso, se les preguntó a los candidatos a qué estarían dispuestos a renunciar para proporcionarle un camino a la ciudadanía para los DREAMers. Jahn, Horvath y Wilkins pidieron precaución con respecto a los que ingresan al país. Horvath incluso se jactó de su ocupación anterior como terapeuta matrimonial y familiar en un centro de detención de inmigrantes. José Cortés argumentó que a todos los migrantes y refugiados se les debe otorgar la ciudadanía plena. También dijo que deberíamos proporcionarles todas las necesidades básicas, ya que han sido las guerras y sanciones de los Estados Unidos lo que los ha llevado a huir de sus hogares en un principio.

Ninguno de los candidatos parecía interesado en responder una pregunta sobre la importancia del censo. Cortés destacó que la gente debe conocer sus derechos al proporcionar su información personal en el censo.

Cuando se le preguntó sobre el papel del gobierno en la atención médica, solo José Cortés pidió un sistema público de atención médica. Prometió luchar por la abolición de las compañías de seguros privadas por completo. Su campaña impulsa un sistema de pagador único que sea gratuito y universal. “Creemos que el papel del gobierno debería ser preservar la capacidad de las personas de tener dignidad humana, como vivienda garantizada, atención médica y educación.

José Cortes propone soluciones reales a la guerra sin fin

En cuanto a la Ley de Poderes de Guerra y quien tiene la autoridad para declarar la guerra, Horvath, Jahn y Cortes argumentaron que ningún hombre, especialmente el actual presidente, debería tener el poder de atacar a otro país. Wilkins estuvo de acuerdo con respecto a las guerras a gran escala, pero dijo que el presidente debería tener la autoridad para llevar a cabo operaciones antiterroristas. Luego elogió a Trump por asesinar ilegalmente al teniente general iraní Qassem Soleimani, quien estaba en Irak en una misión de paz.

A los candidatos se les preguntó cómo planean cuidar a los veteranos de la clase trabajadora. Jahn se jactó de su pasantía en la oficina de John McCain. Ella también declaró: “Ellos [los veteranos] son nuestra responsabilidad. Necesitamos cuidarlos. … Yo misma soy una veterana.”

Horvath y Wilkins (un ex Navy SEAL) aprovecharon la oportunidad para promocionar sus propios estados como veteranos. José Cortés prometió luchar por las necesidades básicas como la atención médica, la vivienda y la educación, argumentando que esto es necesario para contrarrestar a los reclutadores que actúan como depredadores de personas pobres y de la clase trabajadora, y el hecho de que muchas personas se alistan por recibir los beneficios prometidos. También se comprometió a luchar para retirar todas las tropas de vuelta y crear programas que ayuden a sanar los problemas de salud mental y física creados por las condiciones de guerra.

Respuestas cortas a las preguntas

Para las últimas preguntas, se les pidió a los candidatos que respondieran solo “sí” o “no.” Aquí están sus respuestas:

1. ¿Te unirías a la iniciativa Belt and Road y te unirías a China en la misión de ayudar al Tercer Mundo a desarrollarse aparte del FMI y el Banco Mundial?

Nathan Wilkins: “[Riéndose] No.”

José Cortés: “Oh, sí.”

Helen Horvath: “Diré que sí por ahora.”

Lucinda Jahn: “Voy a decir que no hasta que sepa más al respecto.”

2. ¿Apoya la construcción de un sistema nacional de trenes bala?

José Cortés: “Sí.”

Nathan Wilkins: “No.”

Lucinda Jahn: “No.”

Helen Horvath: “No.”

3. ¿Está de acuerdo con el derecho de una mujer a elegir?

José Cortés: “Sí.”

Helen Horvath: “¡Sí!”

Lucinda Jahn: “Sí.”

Nathan Wilkins: “¿Qué estamos eligiendo?”

Moderador: “No puedes elegir—sí o no.”

Nathan Wilkins: “Bueno, entonces, no voy a responder.”

Wilkins ha llevado a cabo una campaña incondicional “pro-vida.”

José tiene razón: ¡Necesitamos dinero para trabajos, no para la guerra! Vote socialista el 3 de marzo

Después de la ronda de respuesta rápida, los candidatos concluyeron con sus declaraciones finales. Luego, hablaron con los electores y se dirigieron a casa para pasar la noche. De principio a fin, parecía que José Cortés era el único candidato dispuesto o capaz de lidiar con los problemas que aquejan a los trabajadores del mundo.

José Cortés es miembro del Partido Socialismo y Liberación. Está en la boleta electoral como el candidato del Partido Verde por la Paz y la Libertad para el 50º distrito congresional de California. El capítulo de San Diego de Socialistas Democráticos de América también lo ha respaldado. Si vives en CA50 puedes votar por él en las primarias del 3 de marzo.

Siga la campaña en Facebook (https://www.facebook.com/CortesforCongress/), Twitter (@ cortes4congress) e Instagram (@CortesForCongress) para obtener actualizaciones. Considere donar aquí para ayudar a recaudar dinero para la campaña.