Esta es la consigna audaz de la campaña presidencial de
Lindsay/Osorio 2012 del Partido Socialismo y Liberación, pero la campaña se
trata de mucho más. Es nuestra meta. Es la razón de nuestra existencia como
partido político—para crear un movimiento del pueblo trabajador y pobre, por
todo el país para derrocar la tiranía del 1%; para desmantelar sus
corporaciones, bancos, y grandes empresas petroleras. En vez de que las
ganancias privadas se concentren en las manos de una pequeña minoría, nuestra
campaña propone poner las necesidades de la humanidad primero. Estamos luchando
en cada campo de la lucha obrera, llevando el mensaje del socialismo al pueblo.

¿Por qué el socialismo? Porque el capitalismo es un sistema
corrupto, descompuesto, y en quiebra que solo beneficia a los más ricos de la
sociedad, el 1%. Bajo el capitalismo, el 99% sufre innumerables abusos diarios:
desempleo, desalojamiento, falta de cuidado médico y acceso a educación,
inseguridad alimenticia, racismo, prejuicio, violencia policial, y
encarcelamiento. La lista sigue y sigue. El capitalismo es la dictadura de los
ricos, por los ricos, para los ricos. Ellos son dueños de todo. El resto de
nosotros quizás tenemos un carro, unas cuantas posesiones personales, quizás
hasta una casa, pero somos forzados a trabajar duro cada día—para un sueldo
insuficiente y pocos beneficios—que muchas veces no alcanza. 

Este es el país más rico en la historia del mundo. El pueblo
trabajador crea toda la riqueza, pero no la podemos disfrutar. En vez de ser
utilizado para satisfacer nuestras necesidades, el 1% y sus dirigentes
políticos en la Casa Blanca y el Congreso se aseguran que el dinero va
directamente a los banqueros de Wall Street, que reinvierten para generar más
ganancias para los súper-ricos. Nuestro dinero de impuestos financia a la
maquinaria de guerra estadounidense que es responsable por la matanza de
millones de personas y la destrucción de países en el nombre de sembrar “la libertad
y la democracia”. No tiene que ser así.

Si continuamos a luchar, a organizar, ocupar, alzarnos, y
crear un movimiento del 99% y hacer una revolución, podemos ganar una sociedad
que merecemos.

¿Cómo sería una sociedad socialista en los Estados Unidos hoy?
¿Qué propone el PSL para la sociedad cuando la clase trabajadora este en el
poder?

Todo cambiará. Aquí proponemos sólo un poco del cambio:

Un gobierno manejado por el pueblotrabajador hará como su
prioridad principal servir los intereses económicos y sociales del 99%. Tal
gobierno eliminará el actual gobierno capitalista y expropiará la riqueza
privada de los bancos y las corporaciones, haciéndola disponible a todo el
pueblo con un nuevo estado. No habrá más ganancias privadas hechas sobre las
espaldas del pueblo trabajador. El terror de Wall Street terminará por fin.

La participación cívica y representativa será garantizada
por los centros de trabajo, los comités sociales y vecindarios — todos
democráticamente organizados. No habrán candidatos ni partidos de las grandes
empresas.

El actual sistema jurídico será eliminado. En vez de
promover el racismo y el privilegio de la clase dominante, un nuevo sistema
democrático será construido basado en crear la unidad y solidaridad entre el
99%.

Se garantizará la libertad de expresión y involucramiento
político para todo los pobres y trabajadores. Cuidando el medio ambiente y
esforzándose por remediar la degradación medio ambiental serán las prioridades
principales.

El gobierno instituirá programas para eliminar la pobreza,
garantizar trabajos con salarios dignos, educación gratuita hasta la
universidad, salud gratuita y cuidado de niños, programas de cuidado para los
ancianos y acceso a comida saludable como derechos otorgados para todo el
pueblo. El gobierno revolucionario hará como su más alta prioridad la
eliminación de la herencia de racismo, prejuicio, y inequidades
institucionalizadas que afecta a grandes sectores de la clase obrera.

Habrá el derecho de jubilarse con dignidad. Ciudadanía se
otorgue automáticamente a todo aquel que vive en los Estados Unidos. Acceso a
contracepción y aborto serán garantizado. La igualdad será realizada para la
comunidad LGBT y todo el pueblo.

Todas las guerras por ganancias se detendrán inmediatamente.
Todas las bases militares de los EE.UU. serán desmanteladas. Relaciones con los
pueblos del mundo serán establecidas basadas en la solidaridad mutua, la
cooperación, y la comprensión. El socialismo permitirá que el pueblo de los
Estados Unidos comience a realizar sus sueños y esperanzas por un mundo mejor.

Esto es de lo que se trata la campaña presidencial
Lindsay/Osorio 2012 del PSL—impulsando la lucha socialista por el cambio
revolucionario que el pueblo tánto necesita. No sólo queremos ganar una campaña
electoral; queremos ganar el futuro. Queremos derrocar el 1%.