Protesta de ANSWER frente al Hotel Trump en Washington, DC, septiembre de 2016. Foto de ANSWER.

Protesta de ANSWER frente al Hotel Trump en Washington, DC, septiembre de 2016. Foto de ANSWER.

En el Partido por el Socialismo y la Liberación expresamos nuestra indignación por la masacre en dos mezquitas en Nueva Zelanda el 15 de marzo, llevada a cabo por un autodenominado fascista. Deseamos transmitir nuestra más profunda simpatía y solidaridad con las familias de las 49 personas que murieron y con los heridos en este horrible ataque.

No solo responsabilizamos al asesino de masas (cuyo nombre no amplificaremos al repetirlo) que cometió esta última atrocidad, sino también a los grupos racistas y extremos fascistas en las que ha estado participando durante mucho tiempo. No es un “lobo solitario,” sino que forma parte de un movimiento neonazi internacional que está protegido y, a menudo, vinculado a la policía y los militares en muchos países capitalistas.

Nadie ha hecho más para promover la islamofobia extrema y el odio agresivo de los musulmanes que Donald Trump. Trump ha satanizado y estereotipado de forma flagrante e implacable a los musulmanes y los árabes. Durante su campaña presidencial en enero de 2016, Trump le dijo a CNN: “Creo que el Islam nos odia,” y durante la campaña dio cientos de discursos anti-musulmanes. Llamó a los inmigrantes musulmanes “el más grande caballo de Troya de todos los tiempos.”

Una vez en la Casa Blanca, Trump exigió una prohibición de la entrada de musulmanes a los Estados Unidos. Si bien los tribunales anularon la prohibición en general, se confirmó el bloqueo de Trump de la inmigración de seis países predominantemente musulmanes, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Las guerras imperialistas de EE. UU. En Irak, Libia, Siria y Yemen durante las últimas tres décadas, tanto durante los gobiernos de los demócratas como de los republicanos, han hecho que los asesinatos de árabes y musulmanes se hayan vuelto un evento cotidiano, no solo para el personal militar de los EE. UU, si también de sus aliados, incluyendo a Australia, de donde se dice que proviene el asesino. La vida árabe y musulmana ha sido considerada como desechable por los medios corporativos.

No es de extrañar que el asesino fascista celebrara a Trump como “un símbolo de la identidad blanca renovada y propósito común” en un documento que emitió mientras realizaba la masacre masiva.

En una declaración extraña y superficial que expresaba “una cálida simpatía y los mejores deseos para la gente de Nueva Zelanda,” Trump no mencionó a las víctimas, o el carácter islamofóbico y racista de la masacre, a pesar del mensaje explícito de la supremacía blanca y anti-musulmán emitido por el asesino.

Al unirnos con nuestras hermanas y hermanos de todo el mundo para lamentar las últimas víctimas del terror fascista, renovamos nuestra determinación de construir la única fuerza que puede detenerlo: un poderoso movimiento popular.