En el lapso de una semana, el cálculo político de la primarias demócratas ha cambiado dramáticamente. Hace una semana, Biden estaba cayendo en las encuestas nacionales, discutido como candidato para el tercer o cuarto lugar, y Bernie Sanders fue considerado el favorito con el camino más claro hacia la victoria. Todos los oponentes de Sanders, que representan diferentes facciones dentro del “establishment”, se enfrentaron mutuamente, dando espacio para que el movimiento populista de izquierda ascendiera momentáneamente al primer lugar. Ahora, la situación es muy diferente. Los medios están cubriendo nuevamente a Biden como el favorito, si no el presunto nominado, los otros contendientes del establishment han abandonado y Sanders ha vuelto a su papel de desvalido con un camino más difícil hacia la nominación.

Es importante que todos los trabajadores con conciencia de clase y las personas progresistas entiendan cómo sucedió este giro de los acontecimientos, y tan rápidamente, y no acepten la narrativa de los medios corporativos. Todo ha sucedido tan rápido, como el juego de manos de un mago, que es fácil desviar la atención de la historia principal.

Entre sus muchas distorsiones, la narrativa dominante de la clase dominante después del Súper Martes es que a) se ha demostrado que la campaña de Bernie Sanders está demasiado de izquierda para resonar con un amplio electorado, b) que Biden de alguna manera, milagrosamente, transformó su candidatura de la noche a la mañana en algo impresionante a los ojos de la base demócrata, c) los votantes afroamericanos son especialmente “moderados” y, por lo tanto, se sienten atraídos por el mensaje de Biden, y, d) que Biden es ampliamente entendido como el más “elegible” contra Trump.

Todo esto es falso. Aquí hay cuatro razones para cuestionar estas afirmaciones.

Punto 1: Biden debe su resurgimiento ante todo a una unidad entre amplios sectores de la clase dominante

Biden se ha convertido en el favorito por una única razón: la clase dominante se unió detrás de él como el mejor instrumento para detener el movimiento de Bernie Sanders. Biden no es más coherente, dotado o impresionante como candidato hoy que hace una semana cuando estaba constantemente saliendo en el tercer o cuarto lugar y acumulando titulares por vergonzosos errores.

Pero de las opciones disponibles de la clase dominante, cuando llegó la hora, Biden fue el único con el reconocimiento del nombre y la conexión con Barack Obama (la única figura de establishment demócrata con popularidad genuina) que podría vencer a Sanders. De Biden se había dicho que era el favorito durante gran parte de 2019. Pero tenía muchas vulnerabilidades claras — como individuo, como orador público, como un aliado de la derecha racista y como una encarnación viva de la mediocridad y el establishment de Washington —vque creó una profunda ansiedad entre la clase ultra rica y de donantes sobre su viabilidad para entusiasmar a los votantes demócratas, ganar las elecciones y funcionar como el próximo CEO del imperialismo estadounidense en un escenario mundial. Todas sus preocupaciones se volvieron minuciosamente claras cada vez que hacía campaña y debatía, o generalmente abría la boca.

Entonces, diferentes secciones de la clase dominante y el Partido Demócrata presentaron sus alternativas a Biden. Pero al final ninguna de estas campañas por sí sóla podría competir con la amplitud y el fervor del movimiento Sanders. Necesitaban consolidarse. Cuando llegó el momento crítico del Súper Martes, considerando la posibilidad de una victoria desbocada de Sanders, los ultra ricos dejaron de lado sus ansiedades y diferencias, ya sea por persuasión, soborno o engatusamiento, y se unieron. Buttigieg y Klobuchar se subieron a los aviones para volver a respaldar a Biden en los eventos de campaña del último día.

La consolidación de la clase dominante se reflejó de inmediato en los medios corporativos. Casi todas las estaciones de noticias transmiten una narrativa del nuevo y aparentemente imparable impulso de Biden. En lugar de centrarse en su programa o sus cualidades inspiradoras, que son inexistentes, se centraron exclusivamente en la supuesta “elegibilidad” de Biden contra Donald Trump, especialmente en comparación con el “socialista” de Sanders.

La maquinaria y las redes del Partido Demócrata finalmente recibieron su claro mensaje sobre quién era “el hombre” para 2020. Esa maquinaria, bien practicada y refinada en votos y endosos, se había paralizado por un año de luchas internas entre los más altos rangos del partido y los donantes. Eso fue lo que le dio a Sanders una apertura tan grande y creó una sensación de júbilo momentáneo entre el movimiento de Sanders de que podría ganar rápidamente.

Pero la verdad es que la camarilla de la clase dominante que domina el aparato del Partido Demócrata también se había estado preparando. No iban a dejar que Sanders huyera con el Súper Martes a causa de una primaria abarrotada y habían planeado intervenciones detrás de escena para evitar eso; Obama mismo lo había dicho. Entonces hicieron las llamadas y la maquinaria entró en acción.

Los financieros de Wall Street lo siguieron de inmediato. Como decía el titular del New York Times, “Wall Street, animado por las victorias de Biden, rompe sus chequeras”. Hasta ahora, Biden ha luchado para recaudar fondos. El multimillonario Michael Bloomberg también recibió el mensaje, abandonó de inmediato y respaldó a Biden; ahora se espera que entregue sus vastos recursos y aparatos de campaña a Biden y al establishment demócrata.

Si hubiera una consigna para resumir el momento político después del Súper Martes, sería “¡Imperialistas, oligarcas e inversores de Wall Street, uníos!”

Si bien la línea de votación del Partido Demócrata puede estar técnicamente abierta para que los candidatos insurgentes puedan competir, hay poderosas fuerzas que manejan el aparato demócrata para defender los intereses de la clase dominante. Cualquier ilusión de que ese aparato sea transformable ha sido nuevamente disipada.

Punto 2: Grandes sectores de la clase dominante de los Estados Unidos preferirían una victoria de Trump sobre una victoria de Sanders

Todos los mensajes renovados sobre la “capacidad de elección” de Biden son simplemente unas tonterías. Las preocupaciones del establishment del Partido Demócrata sobre si Biden puede soportar una campaña presidencial, inspirar la participación electoral y derrotar a Trump están bien fundadas.

Biden ha sido un fracaso espectacular al postularse a la presidencia desde 1988. Después de 30 años de hundirse en las primarias, obtuvo su primera victoria en una primaria en Carolina del Sur el sábado pasado. Este no es exactamente un ganador nato, como saben todas las manos políticas con experiencia entre la clase dominante. También son plenamente conscientes de la letanía de encuestas para concursos cara a cara que muestran que Trump perdería ante Sanders por mayores márgenes que Biden. Son plenamente conscientes de que Sanders tenía más atractivo cruzado para los votantes republicanos e independientes que Hillary Clinton, y que Sanders sigue siendo el político estadounidense más popular, independientemente del partido. El argumento “Biden es más elegible” no se basa en ninguna estadística.

De hecho, una victoria de Biden llevará a un gran número de partidarios de Sanders, posiblemente el sector más enérgico de los votantes demócratas, a quedarse en casa en noviembre.

Esto revela un secreto más profundo y oscuro que pocos líderes del establishment del Partido Demócrata admitirán: preferirían una reelección de Trump a una presidencia de Sanders. Una presidencia de Sanders desataría fuerzas sociales y contradicciones políticas que serían muy difíciles de manejar para el establishment del partido neoliberal. Causaría desafíos e interrupciones a los principales grupos de interés financiero.

En particular, las acciones de las compañías de seguros se desplomaron cuando Sanders ganó Nevada; Tras la noticia de las victorias del Súper Martes de Biden, subieron junto con todo el mercado de valores. No era sólo el coronavirus lo que estaba asustando al mercado; era el potencial de una victoria de Sanders.

Para el establishment demócrata, permanecer en pseudo-oposición a Trump es mucho más preferible, donde pueden organizar acrobacias de relaciones públicas para parecer progresistas y recaudar dinero para sus campañas, mientras hacen muy poco. Estar en contra de Trump es fácil, una barra baja.

Punto 3: La base central del Partido Demócrata en el Sur, incluso los votantes negros, también se está moviendo hacia la izquierda políticamente, al igual que los demócratas en otros lugares, y abarca gran parte del programa socialdemócrata. Pero ese núcleo, especialmente los votantes mayores, permanece fuera del movimiento Sanders y más integrado en la maquinaria del Partido Demócrata.

Los estereotipos de los medios corporativos sobre los demócratas en el sur, y el voto negro en particular, como inamoviblemente “moderado” es pernicioso porque puede ser repetido por personas bien intencionadas de la izquierda, si tienen poco conocimiento directo de la política en el sur.

Sanders ocupó el primer lugar entre los jóvenes votantes negros en el sur, y perdió por grandes márgenes entre los mayores de 55 años. No existe una explicación única para esta división generacional se está desarrollando entre todas las comunidades, no sólo en la comunidad negra. Claramente, existe una creciente apertura al socialismo y políticas más radicales entre los jóvenes en general, que se sienten particularmente atraídos por los mensajes ambiciosos y audaces de la campaña de Sanders.

Pero la división generacional no debe entenderse mal. La brecha considerable en las preferencias de voto, Biden o Sanders, no sugiere que haya una brecha insalvable en los sistemas de creencias entre generaciones.

Las encuestas realizadas justo antes del Súper Martes, con la retórica antisocialista inundando las ondas, mostraron que el “socialismo” fue visto favorablemente por un amplio margen de votantes demócratas en Texas (57 a 37 por ciento), más amplio incluso que los demócratas en California. El socialismo también fue favorecido entre los demócratas en Carolina del Norte y Tennessee.

De los demócratas de Texas que ven el socialismo favorablemente, el 36 por ciento de ellos votó por Biden o Bloomberg. Una encuesta de salida de Alabama encontró que el 51 por ciento de los votantes demócratas apoyan “Medicare para todos” en lugar de un seguro privado, pero incluso entre aquellos que apoyan “Medicare para todos,” Biden derrotó a Sanders por 23 puntos. En Tennessee, el 73 por ciento de los votantes demócratas dijeron que las universidades públicas deberían estar libres de matrícula, un sector que Biden todavía ganó en un 10 por ciento sobre Sanders. En Carolina del Sur, el 53 por ciento de los votantes demócratas marcó que el sistema económico de Estados Unidos “necesita una revisión completa” en una encuesta de salida de NBC.

Claramente, hay muchos demócratas mayores en el Sur que realmente están de acuerdo con las políticas centrales de Sanders, incluso pueden preferirlas a las de Biden, pero aún votan tácticamente por Biden. Algunos tienen expectativas comprensiblemente más bajas sobre lo que el gobierno puede cumplir dadas las décadas de promesas incumplidas, y están menos conmovidos por los grandes diseños de Sanders; muchos tienen una visión más tenue, desde dentro de los “estados rojos”, de si Sanders es elegible; muchos votantes tienden a quedarse con el “demonio que conocemos”. Y, por supuesto, existe la familiaridad con Biden como Vicepresidente de Obama.

Sin embargo, la principal diferencia entre los votantes jóvenes y los mayores son las formas de organización. Muchos votantes negros mayores en el sur son parte de organizaciones comunitarias de larga data como iglesias y otras instituciones cívicas y locales. Cuando se activa, esto puede resultar en una participación desproporcionadamente más alta. Pero los votantes más jóvenes de todas las razas están menos integrados en tales redes y, por lo tanto, están menos influenciados por ellos en el día de las elecciones. Entonces, hay más “agencia libre” política entre los votantes jóvenes, y también una participación mucho menor. Sanders también se ve desafiado por el hecho de que las personas pobres y los jóvenes de todas las razas históricamente tienen un número de participación mucho más bajo en las primarias y muchos no están convencidos de que el Partido Demócrata pueda ser un vehículo para el cambio transformacional, incluso si les gusta el mensaje de Sanders.

Punto 4: Un gran número de personas en los Estados Unidos están votando por un “socialista” autoproclamado y están desafiando toda la “sabiduría convencional” diciéndoles que tengan miedo y odien el socialismo. Esta es una gran oportunidad para la izquierda.

Para los trabajadores y socialistas con conciencia de clase, el problema más importante con la campaña de Sanders no es cómo entendemos a Sanders como individuo, aunque eso también es fundamental. Como político de larga data en Washington, Sanders es algo así como una figura accidental. Lo más importante en esta etapa es que su campaña ha surgido como un instrumento y ha proporcionado un camino de menor resistencia para elevar las expectativas de la clase trabajadora, introducir importantes reformas de orientación socialista en el discurso popular y agudizar la conciencia sobre la realidad de la división de clases. en este país.

El propio Sanders da una definición confusa y diluida del socialismo, y trata de ganar respetabilidad burguesa al distanciarse de las tradiciones socialistas y antiimperialistas reales (¡y todavía es criticado por no condenar a Cuba lo suficiente!). Esta también es una oportunidad para los organizadores socialistas  para proporcionar claridad, educación y organización a aquellos interesados ​​en el socialismo.

Bernie Sanders actualmente dirige un movimiento de base resurgente para el cambio social en los Estados Unidos. Está facilitando su crecimiento al mantener un conjunto claro e inquebrantable de propuestas de políticas frente a los ataques sin parar. Esas políticas no se considerarían radicales para gran parte del mundo, ni siquiera para la era del New Deal del Partido Demócrata de la década de los 1930, que habían sido vencidas hace décadas por el consenso bipartidista de la clase dominante. El liderazgo de Sanders de este movimiento se pondrá a prueba pronto, a medida que surjan grandes luchas. Las primarias están lejos de terminar y el recuento de delegados permanece cerca. Si Sanders se ve privado de la nominación a pesar de que si haya posibilidad de salir primero en número de delegados, y en ese escenario si Biden tomara la nominación por medio de acuerdos internos, ¿seguirá Sanders cumpliendo la promesa de apoyar a ese nominado? ¿Considerará una campaña independiente? ¿Llevarán a cabo sus seguidores el lema “Bernie or Bust” a pesar de sus súplicas y se convierta la Convención Nacional Demócrata en un sitio de grandes luchas y posibles divisiones?

A pesar del aumento en las actitudes e ideas de izquierda, la estructura de la política de los Estados Unidos empuja las cosas continuamente hacia decisiones de políticas de “menor maldad,” hacia el voto como una forma de “reducción de daños” en lugar de un barómetro exacto de las creencias políticas. Pero esta contradicción no se puede suprimir para siempre, y tarde o temprano explotará.