La candidata socialista Gloria La Riva y nuestro equipo de campaña cumplimos una visita a fines de enero a la región de Black Hills (Los Lomas Negras) en Dakota del Sur para reunirnos con las comunidades de la Nación Oglala Lakota y por la lucha para liberar al prisionero político Leonard Peltier.

Fuimos invitados por Jean Roach, una organizadora dinámica de la comunidad en Rapid City. Ella es Mniconjou Lakota de la Nación Cheyenne River Sioux en Dakota del Sur.

Nos sentimos honrados de ser recibidos por el pueblo de la comunidad, para conocer sus vidas, sus esperanzas y los desafíos que enfrentan.

En nuestras diversas reuniones comunitarias, hubo una respuesta abrumadoramente positiva al hablar del esfuerzo nacional para Leonard Peltier. Todos saben quién es él. Para ellos, es un héroe que defendió la lucha por las tradiciones indígenas, los derechos y la soberanía, y la protección contra un reino de terror en la Reserva Pine Ridge durante la década de 1970.

Leonard Peltier está pagando un alto precio por su liderazgo, encarcelado en prisión y aún tras las rejas después de 44 años. No hay debate aquí, la gente quiere su libertad ahora.

Proyección de cine atrae a multitud significativa

Jean Roach en la muestra de la película Leonard Peltier, Rapid City, SD. Foto de liberación.

Jean Roach en la muestra de la película Leonard Peltier, Rapid City, SD. Foto de liberación.

El viernes por la noche, nuestras actividades comenzaron en Rapid City, con la proyección de la película “Incidente en Oglala, The Leonard Peltier Story (la historia de Leonard Peltier)” para más de 60 personas en el colectivo, Cave Collective. A pesar del clima frío de -9.44 centigrado y vientos de más de 80 kmh, la participación fue un testimonio de la estatura de Peltier en la comunidad.

Joseph Birdshead, un joven de las naciones Lakota y Cheyenne del estado Oklahoma, comenzó la noche con oración y canciones, conectando la reunión de la noche con los valores tradicionales que defiende Peltier.

Antes de la película, Roach contó su historia como testigo de 14 años de edad y sobreviviente del fatídico tiroteo que comenzó el 26 de junio de 1975, cuando dos agentes del FBI allanaron el rancho Jumping Bull en la reserva Pine Ridge. Los dos agentes del FBI y un hombre nativo, Joe Stuntz, fueron murieron. Los co-acusados de Peltier fueron declarados inocentes por defensa propia, pero como Leonard había escapado a Canadá antes del juicio, no fue juzgado al mismo tiempo. El FBI, enfurecido porque los coacusados de Peltier fueron exonerados, decidió que él pagaría el precio. Falsificaron pruebas para extraditar ilegalmente a Peltier de Canadá y amenazaron a testigos para extraer testimonios falsos y asegurar una condena.

Roach habló del caso falso del gobierno contra Peltier. “La teoría que el gobierno tenía contra Leonard nunca fue probada”, explicó, “y sus coacusados fueron absueltos en defensa propia … sobre la base de que fuimos atacados en el campo”.

También explicó cómo el activismo ambiental es una de las formas en que la lucha continúa. “No sólo estamos con el American Indian Movement (Movimiento Indígena Americano), sino que somos Protectores del Agua … está bastante claro que ser una persona nativa, o una persona que respeta la Tierra, la conexión es natural”.

La Riva habló sobre las elecciones de 2020 del PSL como una campaña de lucha que resalta la necesidad de socialismo.

La lucha por Paha Sapa, las Black Hills

Sobre la violación continua de los tratados nativos y la expansión de la minería corporativa en Paha Sapa, conocida como Black Hills, La Riva dijo: “Siempre debemos recordar que esta es tierra robada, y todavía está siendo robada”, debido a la expansión de la minería de oro y uranio, a pesar de la fachada de las audiencias para comentarios públicos.

El Tratado del Fuerte Laramie de 1868  entre varias bandas de los Lakota; junto con las naciones Dakota y Arapaho y el gobierno de los EE. UU. — garantizaron que la mitad de Dakota del Sur constituiría la Gran Reserva Sioux, además de vastas tierras en Dakota del Norte, Nebraska y Wyoming, consideradas “territorio indio no cedido”. La reserva incluía Black Hills o “Paha Sapa”, sagradas para los Lakota.

Pero en 1874, se descubrió oro en Black Hills y continuó el patrón practicado durante mucho tiempo, las violaciones de los tratados por Estados Unidos. Las guerras del ejército estadounidense y las invasiones de los colonos blancos, — impuestas por masacres — redujeron aún más el territorio a las reservas actuales de Dakota del Sur, en las tierras más improductivas.

Aunque en 1980 la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que el robo de Black Hills era de hecho ilegal, sólo propuso una compensación en efectivo. Las naciones nativas han rechazado la liquidación en efectivo desde entonces, diciendo que Paha Sapa no está a la venta.

Después de la proyección hubo una discusión animada entre los asistentes sobre los hechos del caso. Los participantes cerraron reuniéndose y cantando “¡Libertad para Leonard Peltier!”

Pine Ridge: desafíos y esperanza para las naciones nativas

Henry Red Cloud, Gloria La Riva, Candice Choo-Kang, Patrick McWilliams, en la reserva de Pine Ridge. Foto de Liberación.

Henry Red Cloud, Gloria La Riva, Candice Choo-Kang, Patrick McWilliams, en la reserva de Pine Ridge. Foto de Liberación.

Al día siguiente, Jean Roach y Matilda Red Shirt llevaron a nuestro equipo, La Riva y los organizadores de PSL Candice Choo-Kang y Patrick McWilliams, a la Reserva Pine Ridge para reunirse con activistas indígenas.

Nuestra primera parada fue visitar a Henry Red Cloud, un líder tLakota que construye sistemas portátiles y a gran escala para proporcionar energía solar a la comunidad. Se enseñó a sí mismo la tecnología para desarrollar una alternativa viva a la industria de los combustibles fósiles que está destruyendo rápidamente el planeta.

Red Cloud trajo estos sistemas solares al campamento de Standing Rock durante la lucha contra el proyecto del oleoducto Dakota Access en el invierno de 2016, donde él y su esposa Gloria Red Cloud Reyes proporcionaron a los Protectores de Agua estaciones de carga y luz, y no necesitaban la “serpiente negra”, el oleoducto de petroleo.

En reconocimiento de su notable trabajo, Red Cloud recibió un título honorífico en la Universidad George Washington este año y un premio por ser Campeón del Cambio para la Implementación Solar del Presidente Obama en 2014.

Si bien fuimos testigos de estos actos de solidaridad e ingenio encarnados por personas como Red Cloud, también fue imposible no ver el legado del genocidio cometido por el gobierno de los Estados Unidos.

Pine Ridge tiene la tasa de mortalidad infantil más alta de los Estados Unidos, 300 por ciento del promedio nacional. Con el aislamiento extremo, la tasa de desempleo es cercana al 90 por ciento y el 97 por ciento de la población de la reserva vive por debajo del umbral federal de pobreza. El ingreso familiar promedio es un rango sorprendente de $2.600 a $3.500 por año. Vimos mucha evidencia de eso, una falta casi completa de economía que podría proporcionar empleos. Rapid City es la ciudad más cercana, a 195 kilómetros de distancia y no hay transporte disponible. Como en gran parte de los Estados Unidos, la epidemia de metanfetamina golpea fuertemente a la comunidad, lo que llevó al presidente de la Nación en Pine Ridge, Julian Bear Runner, a declarar un estado de emergencia en la reserva.

Estas son las condiciones que existieron durante décadas, que condujeron en 1968 a la formación del Movimiento Indígena Americano, a la lucha en Pine Ridge en 1973 por AIM y los partidarios residentes que exigieron el fin de la extrema pobreza y la represión. Esta es la razón por la cual Leonard Peltier y los líderes de AIM fueron atacados.

El Partido por el Socialismo y la Liberación y nuestra campaña La Riva / Peltier apunta a expandir nuestra solidaridad con la comunidad nativa no solo en Dakota del Sur, sino en otras luchas como lo hicieron nuestros miembros en Standing Rock.

En nuestra visita a Dakota del Sur fue alentador el creciente activismo que vimos entre los jóvenes, para exigir justicia del gobierno de los EE.UU. y un fortalecimiento de sus demandas económicas y sociales soberanas.

Niños robados, vidas robadas

También asistimos a una reunión comunitaria en el Centro Comunitario de Oyate donde las personas compartieron sus experiencias sobre el secuestro racista de sus hijos por el Departamento de Servicios Sociales de Dakota del Sur. DSS perpetúa la práctica racista y vergonzosa de robar a los niños nativos de sus padres, sus familias y su cultura, a menudo nunca se los vuelve a ver.

Escuchamos a muchas de las mujeres y hombres, quienes con valentía compartieron sus experiencias. Expusieron el horrible abuso físico, mental y sexual sufrido dentro del sistema de acogida.

Una mujer, Romina, dijo entre lágrimas a los asistentes: “Fui violada a los 9 años en la casa de mi familia de acogida. Sufrí palizas, todo tipo de abuso en el que puedas pensar. Vivía en las calles, debajo de los puentes, porque tenía miedo de ir a casa al abuso.

“Nunca le dije a nadie por lo que pasé, pero hoy estoy hablando para ayudar a otros”.

Otros que fueron víctimas del sistema de acogida informaron sobre la angustia y el terror cuando también se llevó el estado a sus propios hijos. Describieron una serie de aros interminables que el Estado los obliga a saltar para “probar” que merecen tener a sus hijos de vuelta.

Pero no importa lo que hagan, siempre hay un obstáculo más frente a ellos, el principal es la pobreza. Una vez tomado, el estado exige que haya suficientes dormitorios para alojar a cada niño. En hogares donde las condiciones de vida son mínimas y los niños comparten habitaciones, este es un obstáculo imposible.

El estado afirma que tienen que quitar a los niños debido a incidentes de alcoholismo o uso de drogas. Pero como Jean Roach señaló, los trabajadores estatales no están capacitados para la disposición adecuada de estos casos. Más a menudo que no, los niños se colocan en situaciones más peligrosas.

Gloria La Riva declaró: “En lugar de secuestrar a niños de su familia a destinos desconocidos y muchas veces, peores, el gobierno federal y estatal deberían brindar apoyo y servicios económicos a las familias. Ellos mismos sufren de generaciones de extrema pobreza y racismo.

“Los servicios sociales tienen fondos drásticamente bajos. Este secuestro es una extensión del horrible secuestro de decenas de miles de jóvenes nativos en el siglo XX por el gobierno federal, de sus familias, a las llamadas “escuelas indias” donde los niños fueron golpeados, se les negó su idioma, su cultura y su religión.

Natalie Stites Means, coorganizadora de la reunión con Roach, y miembro de la Nación Sioux de Cheyenne River, “El estado está tratando de decir que ser pobre te convierte en un mal padre … Los niños nativos son el 20 por ciento de la población del estado, pero el 50 por ciento de los niños en cuidado de crianza son nativos. Esto está causando falta de vivienda, suicidio, lo que hace que los niños pierdan la esperanza.

“Si alguien se llevara a mi hijo, no creo que podría soportarlo ni una noche, pero estos padres han sufrido durante años”.

Al final del día, las mujeres propusieron ideas para un plan de acción, incluida la atención alternativa para los niños antes de que el DSS los lleve. Más adelante en la semana, se realizó una concentración fuera de la oficina local de DSS, llamándolos directamente por su racismo. Es una batalla cuesta arriba, pero la comunidad sabe mejor cómo superarla.

Nos sentimos humildes e inspirados por nuestra experiencia en el país de Oglala Lakota, desde Pine Ridge hasta el centro urbano de Rapid City. Profundizó nuestra determinación de fortalecer el trabajo y la presencia de nuestro partido en todas las comunidades de los Estados Unidos, en la lucha por el socialismo, la liberación y el verdadero reconocimiento de la soberanía indígena.