Del 1 al 3 de febrero, tuve el honor y el privilegio de visitar al guerrero nativo y prisionero político Leonard Peltier, donde está encarcelado injustamente en Coleman I, una prisión de máxima seguridad cerca de Tampa, Florida.

Han pasado 44 años del encarcelamiento ilegal y cruel de Leonard Peltier, quien fue arrestado el 6 de febrero de 1976 a los 31 años. El tiene ahora 75 años.

En esos tres días de visita, hablamos de muchas cosas, desde todos los esfuerzos en curso en la campaña por su libertad, de la política internacional, hasta escuchar sus historias de infancia y escuchar sobre las condiciones de vida en la prisión para él y sus compañeros prisioneros.

El sábado llegué a las 8:30 am al centro penitenciario de máxima seguridad de Coleman, a una hora al noreste de Tampa, Florida. Me uní a muchas familias y amigos de otros 20 hombres que recibieron sus visitas personales en la sala de visitas. El horario de visita es de 8:00 a.m. a 3:00 p.m., de sábado a lunes.

Mientras esperaba que me dejaran entrar a la sala de visitas, hablé con algunas de las esposas, madres, novias, hermanos y hermanas de otros reclusos. Escuché las historias de la separación familiar y otras crueldades de prisión y ofrecí mi solidaridad.

Después de pasar la seguridad y seguir las regulaciones que sólo permiten al visitante llevar una bolsa de plástico transparente con dinero para comprar comida de las máquinas, fuimos conducidos a través de una puerta de seguridad, a través de un patio hasta otra puerta y la sala de los visitantes.

¡Estaba tan emocionada de ver finalmente a Leonard después de años de correspondencia por correo! Después de un abrazo y un cordial “¡Buenos días!” el uno al otro, nos sentamos. Los guardias te asignan dónde sentarte, y los visitantes y los reclusos se sientan uno frente al otro, separados por una mesa. Lo primero que preguntó Leonard fue: “¿Cómo está Venezuela?” Acababa yo de volar la noche anterior desde una conferencia internacional antiimperialista en Caracas. Le conté mi experiencia al presenciar la resistencia decidida del pueblo venezolano que defendía la revolución bolivariana del año pasado de la agresión estadounidense. A principios de diciembre, Leonard había transmitido un saludo solidario al presidente Nicolás Maduro.

Leonard está extremadamente bien informado, lee diarios y sigue medios alternativos y progresistas, incluso la radio. Nuestra conversación se centró en muchos eventos actuales. Recibe y lee muchos libros y comparte sus materiales con los otros prisioneros.

Uno de los momentos más memorables que Leonard compartió fueron historias de su infancia, su juventud y su lucha de toda la vida por hacer justicia, justicia para los nativos y todo el pueblo. Fue muy influenciado de niño por el activismo de su familia y los ancianos de su nación.

En un incidente cuando sólo tenía 6 años con su familia viviendo en Montana, él y otros pequeños amigos estaban jugando afuera cuando un grupo de jóvenes blancos comenzó a arrojarles piedras, llamándolos con nombres viles y racistas. Leonard estaba sorprendido. “Nunca antes había visto gente blanca y no entendía por qué nos gritaban”. Arrojó una pequeña piedra en respuesta, que golpeó a uno de los muchachos. Tenía demasiado miedo de decir algo sobre el incidente cuando llegó a casa.

Pronto el mismo día, la madre del joven racista que fue golpeado por la roca llegó a donde vivían Leonard y su familia. Ella gritó enojada y amenazó con llamar a la policía a Leonard y que lo arrestaran. “Estaba entumecido y asustado. No quise decir lo que pasó, y finalmente mi abuelo me dijo que necesitaba decirle.

“Cuando lo hice, mi abuelo sabía que estábamos en peligro de que yo fuera secuestrado por las autoridades y enviado para detención. Esa noche empacamos, salimos de Montana y regresamos a nuestra casa en Turtle Mountain”. Esa es la Reserva de la Nación Turtle Mountain, en el extremo norte de Dakota del Norte, cerca de la frontera con Canadá.

Leonard me contó sobre la lucha de su padre y de otros contra el intento del gobierno federal de “terminar” la reserva y el estado soberano de las naciones nativas, en la década de 1950. “Nuestra nación fue la segunda en ganar esa pelea y derrotar la terminación. Era un joven adolescente y asistí a las reuniones comunitarias”. El primero en derrotar el plan de terminación de Washington fue la Nación Menóminee.

El segundo día de nuestra visita, se maravilló al recordar la gimnasia de su pequeña bisnieta de 4 años cuando lo visitó hace unas semanas, ¡volteando hacia atrás! Leonard recibe visitas regularmente, incluidos sus familiares, sus abogados y los miembros dedicados del Comité Internacional de Defensa Leonard Peltier, encabezado por Paulette Dauteuil. Ella ha trabajado por la libertad de Leonard durante décadas.

Compartí el trabajo que mis camaradas y muchos otros simpatizantes han llevado a cabo en los últimos meses, desde proyecciones de películas de “Incidente en Oglala”, el documental producido y narrado por Robert Redford, hasta otras actividades en la reserva indígena de Pine Ridge en la tercera semana de enero de este año. La gente ha organizado fiestas de redacción de cartas, tanto para Leonard como para el guardián de la prisiónn, durante el reciente cierre de los presos en sus celdas por seis meses, pidiendo que se levantaran las restricciones a la unidad de los ancianos, siguiendo las sugerencias del ILPDC.

Las horas de visita de los tres días pasaron rápidamente.

Antecedentes

Leonard fue condenado injustamente por un incidente y eventos circundantes de los cuales el gobierno estadounidense y el FBI son los únicos responsables, y de los cuales es inocente. Ese incidente fue la redada del 26 de junio de 1975 por parte de dos agentes del FBI, vestidos de civil y no identificados, en un pequeño rancho en la reserva indígena de Pine Ridge, Dakota del Sur, en medio de la represión violenta de los escuadrones de la muerte respaldados por los Estados Unidos — que operaba para un presidente tribal extremadamente corrupto, Dick Wilson. De 1973 a 1975, 64 miembros, hombres, mujeres y niños de la reserva Lakota, fueron asesinados como blancos selectivos, porque se oponían al gobierno de Wilson.

Cuando el FBI y el BIA (Buró de Asuntos Indios) se negaron a proteger a los residentes, la gente pidió a los miembros del Movimiento Indígena Americano (American Indian Movement) entre ellos Leonard Peltier, que protegieran a los residentes de la violencia. Cuando los agentes del FBI invadieron la reserva y el ranchito, se produjo un tiroteo entre ellos y los defensores de AIM. Ambos agentes del FBI Jack Coler y Ronald Williams y un hombre nativo, Joe Stuntz, fueron matados.

Aunque dos de los tres hombres ​​indígenas acusados ​​de la muerte de los agentes, Bob Robideau y Dino Butler, fueron exonerados por completo en el juicio, Leonard, que había escapado a Canadá, fue juzgado después, empezando con una escandalosa campaña de extradición del FBI que se llevó a cabo aterrorizando una mujer nativa, Myrtle Poor Bear, falsificando testimonio contra Leonard. Ella nunca había conocido a Leonard antes de su declaración jurada falsa, que firmó bajo amenaza de muerte por el FBI.

Debido a que los coacusados ​​de Leonard fueron declarados inocentes por defensa propia, el FBI decidió que Leonard tendría que pagar, a pesar de que no tenía nada que ver con los muertes. Nunca hubo una investigación sobre la muerte de Joe Stuntz, quien fue asesinado por un francotirador. El juicio fue trasladado a Dakota del Norte con un juez que rechazó el derecho de Leonard de presentar el mismo caso de defensa propia que sus coacusados. Varios testigos fueron amenazados por el FBI para testimoniar falsamente, la evidencia fue corrompida.

Un gran número de conocidos partidarios nacionales e internacionales han pedido la libertad de Leonard, desde 54 miembros del congreso de EE.UU. hasta Nelson Mandela cuando estaba vivo y el Congreso Nacional de Indios Americanos.

Luchando por la libertad de Leonard

Además de ayudar a organizar acciones para Leonard a lo largo de los años, junto con mis camaradas y muchos de sus seguidores, me he angustiado por la escandalosa persecución del gobierno contra él.

El PSL junto con muchos miembros de AIM, organizaciones de derechos de los prisioneros y personas destacadas, han participado en manifestaciones, protestas, peticiones y campañas en su nombre. Una gira nacional de 1985 exigió Libertad para Nelson Mandela y Leonard Peltier. ¡Imagina eso! Era un momento en que Nelson Mandela era prácticamente desconocido en el público general de los Estados Unidos, debido a la complicidad del gobierno estadounidense con el apartheid de Sudáfrica, a pesar de que era un héroe internacional por liderar la lucha por la libertad negra contra el régimen sudafricano.

El legado de Nelson Mandela es conocido hoy en todo el mundo, pero el hecho de que la mayoría de los estadounidenses no lo supieran en 1985 muestra cuán plenamente el gobierno de los Estados Unidos, al apoyar al régimen sudafricano, lo reprimió a él y a la lucha contra el apartheid.

Y lo mismo es cierto de Leonard Peltier. El gobierno de Estados Unidos, el FBI y los tribunales federales, al negar vengativamente la libertad condicional de Leonard o una audiencia imparcial sobre pruebas suprimidas que demuestren su inocencia, también están ocultando la verdad de su caso.

Si el pueblo de los Estados Unidos pudiera conocer el verdadero alcance del genocidio de los Estados Unidos contra los pueblos nativos, el robo total de sus tierras, las innumerables masacres por parte del ejército y los colonos racistas, si pudieran saber que la represión de la década de 1970 en la reserva de Pine Ridge fue parte de esa larga guerra, si supieran la protección de Leonard y los activistas de AIM del pueblo en Pine Ridge, exigirían la libertad inmediata de Leonard.

Mientras tanto, en 1985, mientras luchamos para que el público de EE.UU. supiera de Leonard y Mandela, millones de ciudadanos de la Unión Soviética habían escrito cartas a la Casa Blanca pidiendo la libertad de Leonard. Como país socialista, el liderazgo soviético había defendido su causa y lo calificó lo que es, un preso político y una víctima de la persecución del gobierno de Estados Unidos.

Cuando le escribí a Leonard en nombre de nuestra campaña presidencial socialista para preguntarle si aceptaría ser el candidato a la vicepresidencia del PSL y del Partido Paz y Libertad (si ganemos esa nominación en agosto), respondió que sería honrado ser candidato, siendo un “tradicionalista y socialista”.

Estamos organizando en esta nueva fase de lucha. Lucharemos por su libertad y por la soberanía de los nativos, así como para exponer al sistema capitalista por su racismo, pobreza y guerra sin fin, y en última instancia, luchar por el socialismo.

A pesar del tiempo incomprensible largo de ser encarcelado, Leonard sigue siendo un individuo fuerte y positivo con un profundo sentido de principios y justicia. Ha proporcionado liderazgo a otros reclusos y ha liderado la restauración y defensa de los derechos religiosos de los prisioneros nativos a lo largo de los años.

Pero no se equivoquen, como él me dijo: “No quiero morir en la cárcel. Quiero ir a casa ahora, a mi familia y pueblo en Dakota del Norte. Quiero dedicar el tiempo que me queda para ayudar a los jóvenes a encontrar su camino”.

Con años de correspondencia, enviándole saludos de cumpleaños, actualizándolo en varias luchas como las acciones en su nombre, y de Standing Rock, nunca había podido visitar a Leonard en la cárcel. Realmente me animé e salí inspirada a compartir tiempo con él y, por supuesto, lo visitaré nuevamente hasta que esté libre.

Nunca es fácil visitar a un prisionero y, al final del día, salir libre mientras él o ella permanece encerrado. Cuando entramos por nuestras respectivas puertas después de la visita, cada uno levantó un puño en saludo.

Mientras luchemos, podemos ganar y ganaremos. ¡Debemos intensificar la lucha para liberar a Leonard Peltier, Mumia Abu-Jamal y todos los presos políticos, y poner fin a este cruel sistema de encarcelamiento masivo!

Para más información sobre Leonard Peltier: WhoIsLeonardPeltier

Para conocer la campaña PSL de La Riva / Peltier: LaRivaPeltier2020.org