URGENT APPEAL:
Donate to the legal and political support campaign for the arrested Denver organizers
Español

Trump y Biden: ¿qué realmente está sucediendo?

Declaración del PSL

Donald Trump no será presidente a partir de las 12:00 p.m., 20 de enero y lo sabe. Todos los centros del poder institucional de la clase dominante saben que las afirmaciones de Trump de que todavía tiene un camino hacia la victoria son una completa tontería. El establishment del Partido Republicano también sabe que este es el caso, pero ninguno de los líderes del partido quiere contradecir directamente a Trump porque es profundamente popular entre los votantes republicanos. Trump no tiene una estrategia ni un plan. Cada día trae otro esfuerzo por su parte para dominar el ciclo de noticias. Trump acertó que un sistema de máquina de votación había “eliminado 2,7 millones de votos de Trump en todo el país”, pero en cuestión de horas su propio Departamento de Seguridad Nacional distribuyó una declaración diciendo que esa afirmación era falsa aunque no mencionaron a Trump por su nombre.

Trump está jugando. También está recaudando mucho dinero. Trump es un estafador y está involucrado en otra estafa. Pide a sus seguidores que donen dinero para la “defensa legal” del proceso electoral bajo el sobrenombre de “Stop the Steal” (Paren el robo, en español). Sin embargo, en la letra pequeña, la parte que casi nadie lee, resulta que los primeros $5.000 de cualquier donación van al PAC (comité de acción política) de liderazgo personal de Trump, que no es más que un fondo privado para sobornos. Ya se han recaudado millones de dólares de las desprevenidas hordas de fanáticos de Trump.

Por otro lado, las organizaciones sin fines de lucro a favor del Partido Demócrata también están recaudando millones de dólares para “proteger los resultados de las elecciones” y enviar mensajes alarmantes sobre el “golpe de estado” de Trump. Por supuesto, Trump estaría perfectamente feliz de llevar a cabo un golpe de estado para permanecer en el cargo. De lo contrario, él y sus hijos enfrentarán múltiples procesos penales y demandas civiles por sus delitos financieros una vez que regrese a la vida civil. Muchos de estos enjuiciamientos y acciones civiles serán llevados a cabo a nivel estatal por los fiscales de distrito y los fiscales generales estatales, en lo general miembros del Partido Demócrata. Una vez que sea un civil, Trump perderá todas las inmunidades cuando sea procesado por delitos financieros a nivel estatal. Trump ciertamente no está por encima de una toma ilegal del poder para mantener su posición, pero carece del apoyo dentro del sistema capitalista necesario para participar en una táctica de tan largo alcance. Por lo tanto, Trump está involucrado en una farsa gigante.

El carácter político de una Casa Blanca de Biden

Si bien los grandes medios de comunicación capitalista se centran en el fracaso de Trump en adherirse a las normas aceptadas y permitir la “transferencia pacífica del poder” de un partido de la clase dominante a otro, la administración Biden se está formando.

Es de vital importancia que los trabajadores y socialistas con conciencia de clase comprendan el carácter político y social de la administración Biden. Este será un gobierno completamente imperialista. Estará integrado y dirigido por halcones de guerra neoconservadores y agentes de los bancos de Wall Street y el complejo militar-industrial. La administración de Biden no será progresista. No es de la izquierda genuina, de hecho, es el subproducto del establecimiento demócrata que venció a Bernie Sanders en la víspera del Súper Martes y luego no ofreció nada al ala liberal del partido después de que Sanders tiró la toalla. Este será un gobierno archicapitalista e imperialista y, por lo tanto, enemigo de la clase trabajadora y del pueblo pobre en Estados Unidos y perseguirá una política exterior imperialista agresiva a nivel internacional. En la medida en que se puedan lograr reformas progresistas en el próximo período, será 100 por ciento el resultado de la lucha de la clase trabajadora y las comunidades oprimidas y de un movimiento antiimperialista.

Salpicar la administración imperialista de Biden con una o dos figuras liberales como Bernie Sanders en el gabinete, que funcionarían bajo la disciplina del ejecutivo como se requiere de todos los miembros del gabinete, no cambiará ni un ápice el carácter reaccionario e imperialista de la administración. En todo caso, un gobierno capitalista bien puede utilizar tal movimiento para proporcionar una cobertura liberal a sus propias políticas reaccionarias.

¡De vuelta a las calles!

Lo que se necesita ahora es comenzar a movilizar a la gente. El Partido Demócrata y la administración Biden deben sentir la presión de la clase trabajadora multinacional. La organización y la movilización están a la orden del día. En las últimas semanas, los miembros de PSL han estado haciendo pancartas exigiendo “¡Cancelar los alquileres!”, “¡Encarcelar a los policías asesinos racistas!”, “¡Medicare para todos!”, “¡Desfinanciar a la policía!”, “¡Desfinanciar al Pentágono!” “Derechos plenos para los inmigrantes! ” y “¡Terminemos con el fracking ahora!”

Llevaremos estas demandas y otras a la toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero de 2021. La única razón por la que es presidente es que 70 millones de personas votaron para derrocar al reaccionario y racista Donald Trump. Sus votos fueron un referéndum contra Trump y no un respaldo a Biden o su programa reaccionario. Es natural que la gente esté de humor de celebración porque Trump deja el cargo, pero el desalojo de Trump de la Casa Blanca no evitará el desalojo de millones de trabajadores de sus propios hogares. No proporcionará atención médica asequible. No detendrá a los policías asesinos en su desenfrenada epidemia de asesinatos contra los negros y los latinos. No alejará a la sociedad del uso de combustibles fósiles para sustentar el planeta y la vida.

Nuestro trabajo es construir un movimiento de masas para reformas inmediatas. Muchos son alcanzables si la lucha es lo suficientemente profunda y amplia. Al mismo tiempo, el PSL también está construyendo el movimiento por el socialismo. Trump realmente es y fue síntoma de una enfermedad. Las políticas de Biden son un síntoma del mismo problema: el capitalismo. La solución está fuera de ambos partidos de la clase dominante. De hecho, reducir la “democracia” a seleccionar uno de los dos partidos del capital para gobernar la sociedad es la negación de la democracia. Nos estamos organizando para lograr las reformas necesarias mientras construimos el nuevo movimiento de masas para un cambio radical y transformador. Esa es la tarea de los socialistas en el próximo período.

Tags

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button
Close