Hace poco, surgió un vídeo del Senador Bernie Sanders, quién en ese entonces era alcalde de Burlington, Vermont, haciendo un reporte de primera mano de una delegación entre ciudades hermanas a la Unión Soviética. El que haya participado en este viaje no es algo nuevo. Este hecho surgió durante el concurso de la Primaria Demócrata en 2016 y ha sido sujeto de un numero de artículos desde entonces. Ahora está siendo revivido como parte de la ola de acusaciones anticomunistas cada vez mas viciosa contra Sanders mientras se va consolidándose como el favorito de la campaña.

Este extracto del reporte de Sanders está siendo circulado agresivamente por elementos la derecha porque presenta a Sanders y su esposa Jane (quien también fue parte de la delegación) relatando algunas de las cosas que encontraron impresionantes de la URSS. Y por supuesto, el establishment del Partido Demócrata también está involucrado en diseminar calumnias anticomunistas contra Sanders.

En particular, Bernie y Jane Sanders elogiaron los arreglos de cuidado infantil y los programas extensos de deporte otorgados para la toda la población de manera gratuita.

Los de derecha están atentando de difundir indignación falsa por cualquier cosa positiva que se diga de la Unión Soviética, la cual según su caracterización falsa, fue simplemente una noche larga y oscura, llena de terror y miseria. Desafortunadamente por los Republicanos recalcitrantes, esto probablemente no será la propaganda negativa que esperaban porque, durante su existencia, hasta los enemigos de la Unión Soviética a menudo señalaron exactamente los mismos elementos como puntos brillantes.

Una breve instantánea de la vida Soviética

En 1974, el New York Times escribió un artículo del cuidado infantil Soviético con el titular “En la Unión Soviética la Guardería es la Norma.” Entre otras cosas que noto el artículo: “La red Soviética de guarderías (para las edades de 6 meses a 3 años) y kinders (4 a 6) es mucho más extensa que en la mayoría de los países occidentales, incluyendo los Estados Unidos.”

En 1988, el Christian Science Monitor noto que el kinder era considerado “un enlace clave en la infraestructura social por los planificadores Soviéticos.” Un estudio de 1971 sobre el tema señalo: “El aumento de 86% en instalaciones de cuidado infantil entre 1961 y 1970 es, en sí mismo, cuatro veces mayor que el número total de plazas en instalaciones de guardería en los Estados Unidos,”

En 1957, Sports Illustrated tomó un viaje dentro de la URSS. El artículo noto, entre otras cosas:

“El deporte es algo muy grande dentro de la URSS hoy en día. De hecho, el deporte está por todos lados… el ideal de la aptitud física queda en evidente en los estadios enormes y los campos deportivos en las ciudades grandes, y las innumerables instalaciones más modestas pero completamente eficientes en los pueblos más pequeños. Y no es que solamente estén allí— son utilizadas constantemente.”

También:

“¿Que inspira tanta actividad? Hay varias razones. En primer lugar: el gobierno está tras de esto—lo cuál dentro de la URSS es de gran importancia. Súmele a esto la cantidad significativa de tiempo libre que resulta de una jornada laboral de 8 horas universal, una pasión por actividades en masa, e instalaciones excelentes asequibles sin costo, y ya nos vamos dando una mejor idea de la importancia del deporte en la URSS.”

Una contribución a la revista de 1982 que discutía la relación entre el deporte de las masas y el deporte Olímpico en la URSS declaró que “el sistema ciertamente impresionante.”

Un artículo de el Christian Science Monitor sobre los campamentos de verano en la URSS señalo que era una “red enorme por todo el país… que se encarga de unos 15 millones de niños Soviéticos cada año.” Además, el artículo también indica: “Dependiendo del campamento, hay más o menos porciones de artes y manualidades, excursiones en la naturaleza y cosas similares. Los niños Soviéticos sinceramente esperan el campo Pionero.”

Nostalgia por lo antiguo

Esto es decir que todo era perfecto en la URSS, pero, sin duda, Sanders acertó en algo en 1989: la Unión Soviética tenía un número de características positivas. Una manera de evaluar la veracidad de sus comentarios es la nostalgia clara y bien documentada en Rusia por la época Soviética.

En Octubre de 2019, Pew condujo una encuesta evaluando las opiniones de los rusos sobre el colapso de la Unión Soviética. 63 por ciento de rusos le dijeron a Pew que “era una gran desgracia que la Unión Soviética ya no existiera,” y 71 por ciento de rusos quienes pasaron la mayoría de sus vidas en la URSS se sentían igual, sin embargo, lo que es interesante es que el 50 por ciento de los que tenían de 18 a 34 años— quienes vivieron, a lo mucho, un corto tiempo durante la era soviética—también estaban de acuerdo.

Solo el 27 por ciento dice que la situación económica en Rusia está mejor ahora que “en el comunismo.” Cincuenta y tres por ciento dijeron explícitamente que estaba peor. Solo el 38 por ciento piensa que el cambio a una “economía de mercado” fue una buena idea. El setenta por ciento de personas encuestadas dijeron que la transición ha beneficiado principalmente a los políticos y a la gente de negocios.

Cabe resaltar que, considerando los comentarios de Sanders, solo el 29 por ciento de rusos sintieron que la educación había mejorado después de la Guerra Fría.

La conclusión es: que es absurdo que los Republicanos y algunos Demócratas estén intentando armar un escándalo por que Bernie Sanders en alguna ocasión haya dicho cosas positivas sobre la Unión Soviética. Para los que valoran la atención a la salud como un derecho humano, el cuidado de niños universal, empleo pleno y recreación masiva para todos, la URSS y varios otros países socialistas actuales y pasados tienen mucho en sus historias que discutir, celebrar y recordar.